Inicio » Locales » Ante la falta de oncólogos, formarán residentes
Yatasto

Ante la falta de oncólogos, formarán residentes

Cada año se esperan en promedio 50 casos nuevos de cáncer infantil en la provincia, de los cuales se estima que unos 30 a 35 se tratarán en el hospital Público Materno Infantil de la ciudad. La demanda supera la capacidad operativa del servicio de Oncología Pediátrica que, según datos ofrecidos por el Programa de Oncología de la Provincia, diagnostica un niño con cáncer por semana. En el hospital Materno Infantil el servicio está a cargo de un solo oncólogo pediatra que se aboca a tratar las leucemias agudas, las que más prevalecen en los niños, linfomas y tumores del sistema nervioso central y otros. La capacidad del servicio es reducida ya que, hoy por hoy, se derivan los pacientes hacia otros centros médicos del país porque la institución no cuenta con las condiciones para hacer el tratamiento en los niños. La descomplejización del servicio derivó por un cúmulo se situaciones que el oncólogo pediatra del servicio, Héctor Torres, comentó. Entre ellas se encuentran el traslado de los pacientes de un lugar a otro sin tener una sala propia dentro del mismo hospital; cambios en el personal de enfermería, la falta de recurso humano que se forme en la especialidad y que vuelva a la provincia a trabajar en esa área; trabajo administrativo no organizado y a cargo de los médicos; entre otras.
Ante la imposibilidad de captar especialistas en oncología pediátrica y en hematología pediátrica, la posibilidad de crear una residencia en oncología pediátrica en el Materno Infantil toma vuelo y se presenta como una opción válida para sumar médicos formados.
El proyecto está en marcha y, al parecer, podría tener el visto bueno de las autoridades del Ministerio de Salud. Sin embargo, hay opiniones encontradas: Carlos Terrazas, jefe del Programa de Oncología, consideró que según su visión no es viable crear una residencia en esta área “porque no hay un servicio sólido en recursos humanos y no están dadas la condiciones para ofrecer capacitación”.
El gerente del Materno Infantil, Carlos Moreno, sostuvo que sí busca profesionales, pero no consigue. “Las posibilidades son remotas. Hablé con el director del hospital de Niños de Tucumán para disponer de otro médico y me dijo que no tenían”. Para el gerente de hospital la única manera de resolver la falta de médicos es hacer las consultas con el personal médico del hospital Garrahan a través de la Oficina de Comunicación a Distancia.
Sobre la infraestructura, otro punto flojo en el hospital, el secretario de Obras Públicas de la Provincia, Sergio Zorpudes, mantuvo una reunión con los integrantes de la Fundación Hope, que representa a los padres de niños con cáncer, y el personal del servicio de Oncología del hospital hace dos semanas para interiorizarse qué debería tener la sala, sin respuestas concretas sobre la obra hasta el momento.
La sala de oncología es uno de los requerimientos que plantea la ley que creó el Sistema Intersectorial e Interdisciplinario para la atención de los tratamientos de cáncer infantil. La ley se aprobó el 18 de septiembre de 2013 y aún debe ser reglamentada.
“Salta tiene la posibilidad de aplicar una ley que se promulgó en 2013 sobre el manejo del cáncer pediátrico y que en otras provincias no existe. Hemos dado un gran paso y ahora hay que obligar a las autoridades que la instrumenten”, aseguró Torres.
Carlos Moreno: “Los pacientes no están desprotegidos”
“Yo quiero dejar en claro que los pacientes oncológicos nunca están desprotegidos porque hay dos médicas que trabajan con el doctor Héctor Torres y que si bien no son oncólogas, tienen cierta gimnasia para darse cuenta si hay un caso que necesita ser derivado o que necesita una asistencia urgente a cargo de un especialista”, aseguró el gerente del hospital Materno Infantil, Carlos Moreno, sobre cómo se resuelven algunas situaciones en el servicio de Oncología. También se refirió al recurrente pedido de incorporar otro especialista.
¿No hay posibilidades de conseguir un especialista?
Las posibilidades son remotas. El año pasado hemos publicado este pedido en Córdoba y nos hemos contactado con una doctora que nos ilusionó pero por problemas familiares decidió quedarse en Buenos Aires, a pesar del sueldo que le ofrecíamos. Tuvimos contacto con otra chica que también pidió quedarse en Córdoba. Hablé con el director del hospital de Niños de Tucumán para disponer de otro médico para Salta y me dijo que no tenían.
El hospital ¿qué especialista necesita puntualmente?
Un oncohematólgo u oncólogo pediatra. He hablado con los oncólogos de adultos de acá para que ellos se movilicen y traten de conseguirnos uno, pero tenemos las mismas respuestas: no hay. Jujuy no tiene. Nosotros ofrecimos mandar gente para que se capacite en Buenos Aires, pero el tema es que son muy pocos los que quieren hacer la especialidad.
¿Cuándo se hizo ese ofrecimiento?
El año pasado, cuando yo estuve en Buenos Aires,y me enteré de los cursos de capacitación estando en una reunión de directores de hospital de nivel cuatro de la Argentina en el Instituto Malbran y se ofrecía una capacitación, no especialidad. Ahora estamos viendo de ofrecer capacitación, de nuevo, pero no hay interés en hacerlas.
Cuando no hay ningún especialista, porque están con licencia o carpeta médica, ¿cómo resuelven la atención?
En ese caso tenemos la OCD, Oficina de Comunicación a Distancia, con el Garrahan por la que se hace la interconsulta y desde allá se preguntan por los análisis, si es el debut de un niño, qué tipo de descompensación, entre otras cosas. La OCD incorporará la video conferencia que se va a instalar en el hospital y esa es la única manera que tenemos cuando no hay especialista. También hablé con el gerente de oncohematología del Garrahan y me dijo que no tiene gente disponible.
La residencia y el déficit que hay que cubrir
El oncólogo pediatra del hospital Materno Infantil Héctor Torres explicó que una posibilidad concreta para resolver la formación del personal sería establecer una residencia en oncología pediátrica en el hospital Materno Infantil. El proyecto, iniciativa de Torres y que su equipo acompaña, se viene pensando desde hace años y ahora se motoriza porque sería una estrategia para paliar la falta de recursos humanos en el servicio y en la región. Hay que recordar que en Jujuy la situación es similar a la de Salta, pero allí no hay oncólogo y sí una hematóloga pediatra.
Torres mencionó que la propuesta de la residencia se adelanta a los plazos que se manejaban en el servicio, ya que se pensaba trabajar en ese proyecto una vez que el servicio de oncología del hospital consiguiera cierta estabilidad en su funcionamiento. De la mano de este proyecto también surge la posibilidad de crear un área de cuidados paliativos.
El oncólogo del hospital Materno Infantil comentó que Salta tiene una exresidente de pediatría formándose en el hospital Pedro de Elizalde de Buenos Aires y se espera que retorne a la provincia en 2015. Mientras tanto, y sin certezas de que eso sea así, el médico explicó sobre la residencia: “En nuestra realidad se podría reunir el sector de oncología con el de hematología en un solo servicio, con menos gente, pero hay que tener un laboratorio de hematología en el que se pueden trabajar las técnicas vinculadas a ésta y a la oncología, y eso no tenemos en el hospital”.
Ante este panorama la residencia, si se constituyera, sería de tres años, se realizaría en el servicio de oncología del Nuevo Hospital, pero “la idea es generar acuerdos con otras instituciones para que los profesionales hagan rotaciones en otros centros médicos y puedan completar su formación dadas las condiciones que tenemos”.
Torres recordó que en el 2009, cuando se mudan al Nuevo Hospital, él trabajaba con una hematóloga pediatra, a punto de jubilarse. Ante esa situación ambos médicos buscaron profesionales especializados para cubrir la vacante. Propusieron a dos doctoras, pero el nombramiento nunca salió y esas médicas, una salteña y otra tucumana, hoy trabajan en otras provincias.
Un recurso con muchos años pero reducido
El Instituto Nacional del Cáncer (INC) informó a El Tribuno que el grupo de los especialistas en oncología pediátrica como hematología pediatría es reducido. Se forman unos cinco profesional al año teniendo en cuenta que luego de recibirse de médicos, se debe hacer un residencia básica en pediatría y luego una posbásica en oncología o hematología pediátrica. El INC ofrece capacitación en el marco del Programa de Becas de Capacitación de Recursos Humanos en Cáncer de un año de duración, rentada, en diversas temáticas. Según Pablo Pesce, coordinador de Pediatría del INC, contó que la capacitación está destinada a profesionales médicos que se desempeñen en un servicio de oncología o aquellos que acrediten que podrán insertarse en un servicio de oncología de alguna provincia del país que necesite el recurso humano formado. Este año se hace el tercer llamado de la convocatoria y hasta ahora nunca vino a la provincia un profesional que haya cumplimentado la beca de formación en el INC.
El presidente de la Asociación Argentina de Oncología Clínica, Alberto Romero, aclaró, respecto de la búsqueda de médicos especializados para el servicio de Oncología del Materno Infantil, que las características que toma el cáncer en los chicos “son muy especiales y eso hace que la especialidad sea diferenciada de la oncología de adultos. Se tiende más a tener una formación en pediatría sobre oncología que oncólogos en la pediatría”.
Al consultarle sobre la situación local, Romero opinó: “Es un problema que hay que tratar de resolverlo por regiones, se me ocurre por ejemplo que con Tucumán se establezca una comunicación y atención de referencia y contrarreferencia. Además de que al problema hay que trabajarlo con una articulación por encima de lo que es el servicio en sí, los funcionarios son los que también tienen que arremangarse”.
El jefe del Programa de Oncología de Salta, Carlos Terrazas, aseguró que es necesario otro especialista en el Nuevo Hospital, “porque hay que considerar que para llegar a un diagnóstico positivo de cáncer se necesitan biopsias, interconsultas con otros profesionales, hay patologías asociadas que deben ser tratadas y se necesita el personal”. (Fuente:  El Tribuno)

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*