Inicio » Deportes » Bianchi perdió crédito y le llueven las críticas
Bianchi recibe un pelotazo de Ledesma en un ensayo. Yatasto

Bianchi perdió crédito y le llueven las críticas

Tras el disconformismo de los hinchas con el siempre cuestionado Julio César Falcioni, allá por diciembre de 2012, empujó a los dirigentes de Boca, sin el pleno convencimiento, a salir a buscar al “intocable”, al técnico más ganador de la historia del club, para recuperar la mística ganadora añorada. Pero la productividad, el nivel de juego y la presencia en el plano internacional decayó abruptamente en los últimos catorce meses. Y aquel caballero situado en un pedestal e inmune a cualquier crítica comenzó, de a poco, a perder el crédito inagotable que parecía tener en el mítico “celular de Dios”, como solía decirse para graficar su fortuna en los éxitos conseguidos.
Carlos Bianchi comenzó a ser duramente cuestionado; no sólo por la opinión pública, sino también por los hinchas de Boca, aquellos que se cansaron de venerarlo por las alegrías brindadas en aquellos dorados años 2000.
La derrota frente a Belgrano de Córdoba en una Bombonera vacía y sin presión el domingo último por la segunda fecha del torneo Inicial parece haber sido el detonante para muchos, más allá de que Daniel Angelici y compañía aún apoyan al Virrey (también por el alto contrato del entrenador y el elevado costo económico que tendría despedirlo).
Para muchos, Bianchi es el responsable de la crisis futbolística y de la alarmante falta de resultados (Boca no gana un partido -oficial o amistoso- desde el 10 de noviembre del año pasado). Para otros, simplemente no tendría que haber agarrado en su momento aquella “brasa caliente” y debería haber seguido durmiendo su “siesta”, para no empañar aquella imagen de mártir de esa década inolvidable de triunfos y celebraciones por el mundo. Y para muchos, quienes aún lo “bancan”, es el equipo el que no entiende su mensaje y no asume un compromiso dentro de la cancha.
Pero los disconformismos no sólo son materia exclusiva del hincha de Boca por este mal presente. También los jugadores, internamente, expresaron su malestar por diferentes motivos: Guillermo Burdisso ya había cuestionado el juego del equipo antes de pegar el portazo. Y ayer fue Fernando Gago, el referente visible que tiene el plantel xeneize en cancha (ante la ausencia por lesión de Juan Román Riquelme), el que salió a responderle a Bianchi cuando éste dijo que su equipo no mostró actitud en su derrota ante el pirata cordobés.
“Acá no hay un problema de actitud, porque todos queremos ganar, todos queremos lo mejor. Sabemos que ellos también juegan, nosotros nos equivocamos y ellos aprovecharon. Y punto”, le respondió Pintita indirectamente a su técnico.
Otro factor que engrosa los cuestionamientos sobre Bianchi tienen que ver con la polémica inclusión de Nahuel Zárate, el lateral que volvió a exponer sus errores en goles rivales. Muchos especulan sobre la incidencia de la relación del futbolista con el hijo de Bianchi, Mauro (es su representante) y el capricho del entrenador de seguir incluyéndolo de titular.
Basualdo quiere ayudar
Quien se ofreció a darle una mano a Carlos Bianchi por el momento de Boca fue uno de los mejores alumnos del Virrey durante su exitosa carrera como entrenador: José Basualdo. El Pepe, quien fue campeón de América y del mundo con el Virrey en Boca y en Vélez, ofreció ayuda al entrenador, pero pasándole cierta “factura”. El exvolante dijo que “el entorno de Carlos ya está armado. Se le ofreció ayuda, incluso la mía, para colaborar ad honorem, pero dijo que prefiere estar con los que tiene. No sé por qué Carlos no se apoyó en nosotros. Habrá que preguntarle a él. No se le van a caer los anillos por pedir ayuda”.
Bermúdez, muy duro
Uno de los viejos referentes de la mística ganadora de Boca a nivel internacional en los años 2000, Jorge Bermúdez, salió con los tapones de punta a criticar con dureza al equipo de Carlos Bianchi.
“Este Boca es un equipo sin espíritu combativo. La adversidad parece que los derrumba y Bianchi no encuentra respuestas de jugadores que parecen no entenderle. La realidad de Boca resulta frustrante y desconcertante. Sólo genera dudas. Se muestran los mismos errores que hace un año, el equipo está muy desorientado y débil ante la adversidad”, fue parte del lapidario arsenal de críticas que desparramó el Patrón, ícono histórico de la defensa de Boca, en la red social Twitter.
Sin embargo, el colombiano -campeón de la Libertadores en 2000 y 2001; y de la Intercontinental frente al Real Madrid- direccionó su crítica a los jugadores y no hacia el DT. “La jerarquía la imponen los jugadores dentro del campo de juego y este grupo carece de ella”, dijo.
Burruchaga: “Hay que aprovecharse”
Boca no tiene tiempos para lamentos y ya enfocó el encuentro que deberá disputar en las próximas 48 horas con Atlético Rafaela, en el norte santafesino (el jueves, a las 2130).
Para nadie pasa desapercibido el mal momento futbolístico del xeneize, y mucho menos para sus rivales, que pretenden aprovecharse de las debilidades de un equipo que no levanta cabeza. Así lo siente Jorge Burruchaga, el DT del próximo rival del conjunto de Bianchi. “Lo mejor para nosotros será golpear a Boca, no darles confianza y hacer un gol lo más rápido posible para derrumbarlos. Se viene un Boca herido y a eso hay que aprovecharlo y agredirlos. Nosotros tenemos que jugar tranquilos y dejar que sean ellos los que se desesperen”, tiró el estratega.
El plantel de Boca trabajó ayer en Casa Amarilla. Quedó descartado otra vez Riquelme y se prevén varios cambios para la visita a la crema. Para empezar, la floja tarea de Nahuel Zárate, responsable de los dos primeros goles del pirata, pareciera abrirle las puertas de la titularidad a Emanuel Insúa. No obstante, aún se desconoce qué será de la suerte de Diego Perotti, quien llegó desde Sevilla como tercer refuerzo. Se estuvo moviendo diferenciado en los últimos días para mejorar físicamente y pide pista para debutar el jueves.