Inicio » Deportes » Boca jugó mal, pero esta vez no pudo ganarle a Arsenal

Boca jugó mal, pero esta vez no pudo ganarle a Arsenal

Jugando mal difícilmente pueda salir campeón Boca. Yatasto

Jugando mal difícilmente pueda salir campeón Boca. Yatasto

El equipo de Carlos Bianchi repitió errores, cayó 3 a 2 y quedó quinto en la tabla. Si Newell’s le gana a hoy a Tigre le sacará cinco unidades a los xeneizes; los de Sarandí se prenden en la pelea y quedaron a dos del líder San Lorenzo.

“No podemos tapar el rendimiento con resultados”, había declarado, palabras más palabras menos, Emmanuel Gigliotti en la semana sobre el juego irregular de este Boca, que no termina nunca de consolidarse. Y la verdad, no se equivocó. El equipo de Carlos Bianchi se reiteró en errores defensivos y dilapidó una gran oportunidad de seguir en carrera en el campeonato. Boca había jugado muy mal frente a Tigre, pero igual le pudo ganar con muy poco.
Arsenal, que tuvo ventajas parciales de 2-0 y 3-1, fue claramente superior en el primer tiempo, con una mejor estructura, ideas más definidas y buenas respuestas individuales como las de Damián Pérez, Ramiro Carrera, Nicolás Aguirre y Milton Caraglio.
Se complicó en el tramo final, en especial porque perdió la seguridad que antes había tenido en función defensiva, pero su triunfo no admite discusiones.
Boca quedó expuesto desde el principio hasta el final porque no estuvo ordenado, ni tuvo consistencia. Su arremetida final, cuando jugaba con cuatro delanteros, Leandro Paredes como volante suelto y Juan Román Riquelme en posición de cinco, lo puso cerca del empate, pero no puede llamar a engaño esa circunstancia porque su producción estuvo lejos de ser satisfactoria.
Boca salió con la intención de poseer la pelota y elaborar juego con prolijidad, mientras que Arsenal fue más directo: atacó por los costados y buscó a los delanteros sin mayores dilaciones.
A los 14 minutos, llegó la apertura del marcador. Una torpe infracción de Ribair Rodríguez contra Caraglio permitió que Aguirre, con remate de zurda por afuera de la barrera al palo derecho de Emanuel Trípodi, colocara el 1-0. Desde entonces fue casi todo de Arsenal, que fue creciendo, recuperó la pelota con facilidad y la hizo correr con fluidez, en tanto Boca no encontraba fórmulas para acercarse al arco rival. Sobre los 26 minutos, un rebote le quedó en el área a Caraglio, quien definió de gran manera por encima de Trípodi y colocó el 2-0.
Diez minutos más tarde, después de un mal rechazo, Furch conectó de zurda en el área y generó otra intervención comprometida de Trípodi. En el complemento, Boca salió previsiblemente a atacar y encontró el descuento a través de un córner de Jesús Méndez que cabeceo muy bien Caruzzo para vencer a Campestrini.
Muy poco después, a los 9, Carrera robó una pelota, avanzó con Boca desarmado, la pelota derivó en Caraglio, quien abrió hacia la izquierda, y el centro de Aguirre produjo un cabezazo impecable del propio Carrera para establecer el 3-1.
Acto seguido, Arsenal se replegó demasiado, seguramente con la intención de liquidar en contraataque, pero le faltó precisión para salir. Precisamente a los 31, ante un pelotazo frontal de Riquelme, los dos defensores se complicaron frente a Riaño, a quien le quedó la pelota para conectarla de media vuelta y con zurda, sellando el 3-2. Boca, con mucho empuje, pudo haber empatado con un remate de Paredes que controló Campestrini en dos tiempos, a los 35; una media vuelta de Gigliotti con zurda, a los 39 (la pelota rebotó en el palo izquierdo y recorrió la línea de meta) y, ya en el tiempo agregado, con otro disparo de Paredes, apenas desviado, pero la igualdad hubiera resultado demasiado premio y el campeonato le quedó muy lejos.