Inicio » Deportes » Boca mostró su peor cara ante Tigre y aún así ganó

Boca mostró su peor cara ante Tigre y aún así ganó

Yatasto

Yatasto

Boca ganó un partido inmerecido y hasta perdido. Con muy poco, se quedó con tres puntos y sueña con pelear el campeonato. Desde lo numérico se puede decir que Boca logró un triunfo clave en la lucha por el campeonato. Pero a la hora de analizar el juego, no se puede soslayar que el equipo de Carlos Bianchi volvió a jugar muy mal, continúa sin poder mostrar una identidad de juego y tiene una enorme carencia de ideas. Pero es innegable para los hinchas que la ilusión de volver a ser campeón está latente, en un torneo de regular para abajo.
El xeneize fue víctima de sus propios errores y estuvo en desventaja durante gran parte del partido pero dos acciones de pelota detenida, muy bien manejadas por Juan Román Riquelme, concluyeron en el epílogo, a través de Leandro Paredes y Daniel Díaz, en los goles que le dieron una victoria sufrida pero determinate para seguir con vida en el campeonato.
Tigre se había puesto en ventaja a los 18 minutos del primer tiempo con un gol en contra de Claudio “Chiqui” Pérez, se mostró ordenado y prolijo en defensa pero finalmente no pudo sostener el resultado. Boca fue un equipo lento y previsible que había comenzado sin imponer condiciones y, hasta la apertura del marcador, era muy poco lo que había sucedido. Recién en el último cuarto de hora del primer tiempo, Boca forzó el ritmo y obligó a tres grandes intervenciones del arquero Javier García: a los 37, tras un “jugadón” de Cristian Erbes, 2 min después tras un remate de Riquelme y a los 41 con un cabezazo de Erbes.
En el segundo período iban 8 minutos cuando Pérez García, el jugador más astuto de Tigre, manejó bien un contraataque y ya dentro del área forzó una infracción de Erbes pero Herrera lo interpretó como una simulación y le sacó al salteño la segunda tarjeta amarilla, dejando al conjunto visitante con diez jugadores.
Desde entonces y hasta el final, Boca inclinó la cancha hasta el área rival sin encontrar resolución. La suma de delanteros (cinco), con los ingresos de Cángele, Blandi y Riaño, no variaron el panorama y Tigre dispuso de oportunidades de contraatacar aunque la falta de energía le impidió aprovecharlas.
A los 39 minutos, Riquelme desde la izquierda ejecutó un tiro libre con pase paralelo a ras y Paredes marcó la igualdad con un remate desde fuera del área y al palo derecho de un García muy tapado. En el primer minuto de tiempo agregado, otro tiro libre de Riquelme terminó con centro muy bien colocado para el cabezazo frontal de Díaz que le dio a Boca el resultado imprescindible para seguir en carrera.

El Virrey destacó “las ganas de ganar”

“Yo creo que conseguimos el triunfo por las ganas de ganar, pero el primer tiempo no se jugó mal. Ellos llegaron una sola vez y fue gol en contra. La expulsión también fue importante, porque ellos con uno menos se complicaron. Sabemos que no hicimos un partido perfecto y que para el próximo juego tenemos que tener otra disposición, porque lo ideal no es hacerlo así”.