Inicio » Deportes » Boca no tiene paz: la situación de Bianchi y el contrato-gate

Boca no tiene paz: la situación de Bianchi y el contrato-gate

Yatasto

Yatasto

No son tiempos fáciles para Boca. Además de lo que sucede en la cancha en los últimos meses, se nota en cada gesto, en cada declaración, una tensión que flota en el ambiente. La realidad muestra que el equipo no funcionó durante el semestre pasado, y en el verano todo se potenció con los malos resultados y la derrota del sábado por 2-0 ante River, en Córdoba. En ese partido, incluso, Carlos Bianchi se salió de su eje y fue expulsado por el árbitro Diego Abal, algo inédito en la carrera del entrenador. Tantos problemas desembocaron en una frase sugestiva nacida ayer de la boca de Daniel Angelici, el presidente del club: “Carlos tiene el respaldo del presidente”.

En tono de respaldo, Angelici también fue más allá en sus declaraciones. “El sábado, Boca va a cambiar la imagen en el clásico. Bianchi no depende de los resultados, el respaldo de Carlos es del hincha. No necesita de los dirigentes”, añadió el dirigente a Radio La Red, en referencia al tercer partido con River del verano, que se jugará en Mendoza.

Obviamente el presidente también habló de la polémica nacida en las últimas horas por la exhibición en el canal C5N del contrato de Bianchi. “No me banco que muestren el contrato de Bianchi. Es de mal gusto y mala leche”, afirmó Angelici, muy molesto por la situación.

Carlos Bianchi firmó su vínculo con Boca a fines de 2012. En el contrato se especifican el sueldo que percibe el entrenador y las primas por premios y objetivos. El hecho de que se sepan estos números causó muchísimo revuelo, y Angelici tuvo que salir a dar explicaciones sobre el tema: “Es una operación política no en contra de Bianchi, sino de los dirigentes”.

Ofuscado y verborrágico, el presidente de la entidad extendió su pensamiento: “Me pongo en hincha y también lo defiendo a Carlos Bianchi. Yo cuando lo fui a buscar, lo fui a buscar convencido, charlé con él y se convenció. Sin dudas que todos los hinchas salen a defender en las redes sociales a Carlos como lo hago yo ahora”.

Algunos datos particulares se suman a esta historia que no tiene un claro final y que hasta podría derivar en algún despido en la institución. Jorge Sánchez Córdova, el tesorero de Boca, tiene un estrecho vínculo con el Grupo Indalo: el multimedios adquirió en 2012 el 70% de las acciones del Banco Finansur, que actualmente preside el citado dirigente xeneize. Sugestivo, Angelici deslizó este tema en sus dichos: “Yo no pongo las manos en el fuego por nadie; el tesorero tiene una sociedad con el grupo que adquirió C5N y no tengo por qué desconfiar de él”.

Al quedar en el medio de esta controversia, el tesorero de la entidad también alzó su voz y eligió desparramar posibilidades. “Entre cinco y diez personas tienen acceso a los contratos. Buscaremos al responsable de este hecho”, dijo a Radio 9. “Me imagino que Bianchi debe estar bastante molesto con estas cosas. Tenemos respeto por los contratos firmados y sobre todo con un ídolo de Boca como es Bianchi”, agregó.

Asimismo, Sánchez Córdova comentó que está haciendo todo lo posible para dar con el responsable de la publicación del contrato. “Pudo haber pasado por la AFA y salir desde ahí. Estoy investigando y voy a ir hasta las últimas consecuencias, quiero saber quién lo hizo y lo daré a conocer. No descarto nada. Estamos investigando a fondo para dar con la persona que lo hizo”, insistió Sánchez Córdova.

El tesorero fue más allá en su intento de llegar a la verdad y expuso su hipótesis. “Creo que hace más de dos meses que tenían la copia. No sé cuál fue el propósito de la persona que lo hizo. Evidentemente están buscando perjudicar, sin ninguna duda. Dejo todas las puertas abiertas, a nivel de la prensa y de Boca Juniors”, continuó. Si había problemas en Boca, ahora se sumó uno más. Nació el contrato-gate y todo indica que esta novela recién comienza.

Riquelme sin jugar en el debut del torneo

El deseo de no repetir un semestre con lesiones como el anterior está muy lejano a la realidad. Juan Román Riquelme acusó una sobrecarga muscular que retrasaría su regreso a las canchas: se perdería el debut del torneo Final ante Newell’s, el domingo 9 de febrero en el Parque Independencia. Su vuelta podría concretarse una semana después ante Belgrano, en la Bombonera (sin público, debido a la sanción que debe cumplir el club por los incidentes en el última fecha del torneo Inicial ante Gimnasia).

Y se sumó otro lesionado: Pol Fernández, que se fracturó el quinto metatarsiano del pie derecho, por lo que tendrá una inactividad cercana a los dos meses