Inicio » Destacado » Bonadío: “El maquinista Marcos Córdoba fue subido a un lugar donde nunca debió haber estado”
Yatasto

Bonadío: “El maquinista Marcos Córdoba fue subido a un lugar donde nunca debió haber estado”

El juez federal Claudio Bonadio estaba de turno el 22 de febrero de 2012 y desde las 8.32 de aquel día estuvo a cargo de la investigación judicial por la tragedia de Once. En sus casi veinte años de juez federal dio muy pocas entrevistas. El día del inicio del juicio oral y público por esa tragedia brindó un reportaje para el programa “Inimputables” que se emite esta noche en el canal de noticias CN23.

Infobae adelanta algunos de los conceptos del reportaje al magistrado, que habló de Marcos Córdoba, el maquinista del tren que chocó el 22 de febrero de 2012. También se refirió a Pedro Ochoa Romero, interventor de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) en la época de Ricardo Jaime en la Secretaría de Transporte, y a Eduardo Sícaro, quien reemplazó a Ochoa Romero. También de la búsqueda del cuerpo de Lucas Menghini Rey. Y de su diálogo con el entonces cardenal Jorge Bergoglio –hoy papa Francisco– días después de la tragedia.

En su procesamiento de octubre de 2012, el juez responsabilizó por el choque de Once a la “trilogía siniestra” de empresarios, sindicalistas y funcionarios que estaban a cargo del ferrocarril Sarmiento. Señaló que en su investigación se demostró que hubo “un uso irracional de los fondos recibidos por parte de los empresarios” (la empresa Trenes de Buenos Aires). Y que el sindicato de los maquinistas La Fraternidad asignaba los turnos de los conductores de los trenes. “Los turnos los elegían los de más antigüedad. Los que primero elegían eran los que empezaban bien temprano a la madrugada y quedaban libres para hacer otro trabajo. Los que menos tiempo de antigüedad tenían quedaban en el turno de mañana-tarde. Córdoba tenía poca experiencia, cinco años en la empresa. Dos años en manejo de formaciones eléctricas. Una hora antes de Córdoba se bajó del tren un maquinista de 12 años de antigüedad y subió Córdoba con dos años de experiencia… ¿qué hace Córdoba con el tren con mal mantenimiento y con dos compresores menos y totalmente cargado?, se preguntó.

El juez habló de la responsabilidad de los funcionarios del kirchnerismo, es decir, de la Secretaría de Transporte y de la CNRT. “Cuando se va Ochoa Romero y llega Sícaro, hay un cambio –dijo–. Hasta en dictámenes de la Auditoría General de la Nación que dicen que Ochoa Romero no controlaba a diferencia de Sícaro. Sícaro criticaba, multaba y luego de fijaba si se cumplía con las recomendaciones. La Secretaría de Transporte no controló la utilización de los dineros entregados”.

Respecto de la discusión acerca de si el sistema de frenos funcionaba o no, Bonadio señaló que “no hay ninguna duda” de que funcionaban. “Sí, funcionaban. En algunos momentos frenó mal, se pasó, el tren estaba muy pesado y aplicó el freno largo. Cinco o seis de los vagones utilizados en aquel tren los corrieron-en el primer peritaje- y frenaba. Lo que no se sabe es qué pasó en los últimos 300 metros. Alguno de los peritos planteó un problema de presión para recargar los compresores de los frenos. No hay forma de saber qué pasó. ¿Qué hacía un chico de 25 años con dos años de experiencia con un tren absolutamente cargado, de la década del 60 al que le faltaban dos compresores, en la conducción de ese tren? Lo más probable sea que Córdoba haya tenido un problema de disminución de presión y eso lo hizo frenar muy sobre el golpe. La cuestión de los frenos no exime de responsabilidad de lo sucedido al resto”. El juez sentenció sobre Córdoba: “Ese chico fue subido a un lugar donde nunca debía haber estado”.

Desde lo personal, Bonadio admitió: “Para mí este caso marca un antes y después en mi vida” Y contó de su comunicación con el actual papa Francisco: “Un colega que pasó por una situación similar –investigó un caso de con muertos en un accidente en el Sarmiento me dijo que le había hecho llegar la lista de víctimas al arzobispado de Buenos Aires. En aquel momento hablé con el cardenal Bergoglio para ver si necesitaba la lista de las víctimas. Y me dijo que sí. Y en poco tiempo se hizo la primera misa por las víctimas. Y luego escuché las opiniones de los familiares y eso les sirvió mucho”.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*