Inicio » Nacionales » Bullying: cansada de que maltraten a su hija, una madre apuñaló a la compañera

Bullying: cansada de que maltraten a su hija, una madre apuñaló a la compañera

Yatasto

Sin mediar palabra y armada con un cuchillo, una madre intentó “saldar cuentas” por mano propia, dentro de una escuela, con una adolescente que presuntamente había agredido a su hija. La mujer ingresó sin anunciarse en un secundario nocturno de General Roca, Río Negro, cruzó dos palabras con la chica, ambas salieron a la vereda y, frente a la puerta del establecimiento, se produjo el brutal ataque, según se denunció.
La joven de 17 años sufrió cortes en el rostro, por debajo del labio, y también resultó con tres tajos en una pierna. La rápida intervención de una hermana mayor de la agredida, quien estudia en el mismo colegio, evitó que el desenlace fuera peor.
Todo ocurrió en el colegio nocturno CEM 88, el viernes, según confirmó el director del establecimiento, Gustavo Bonader. Debieron intervenir efectivos policiales que, inclusive, trasladaron a la chica al hospital a bordo de un patrullero dado que sangraba mucho y la ambulancia nunca llegó, aseguraron las autoridades del colegio.
La atacante estuvo demorada en un principio y también se solicitaron testimonios del personal de la escuela.
Según contó Bonader, el ataque se desencadenó luego de otro hecho violento que había ocurrido un día antes el jueves de la semana pasada en el polideportivo de las 250 Viviendas. Allí, una jovencita de 17 años que cursa el segundo año en el nocturno fue agredida por una compañera de curso. Aparentemente, durante la pelea, una de las chicas le asestó golpes y con un elemento filoso le produjo cortes en el cuero cabelludo y en el rostro.
Un día después, la madre de la víctima de ese primer hecho fue la que concurrió al colegio y agredió a la otra chica. Ambas jóvenes, comentó el docente, arrastraban rencillas casi desde el comienzo del ciclo lectivo.
Las clases se suspendieron en el acto y hubo un importante revuelo en el barrio. En este colegio estudia casi un centenar de adolescentes y adultos que cursan un plan de 4 años.
“La verdad, es insólito lo que pasó. Sí se han dado casos de irse a las manos o agarrarse de los pelos, pero no hechos de sangre como este”, advirtió Bonader. El director explicó que aún “estamos investigando para saber precisamente cómo y por qué ocurrieron los hechos, ya que la situación se abordará en el Consejo de Convivencia” escolar.