Inicio » Internacionales » Cancillería de Colombia: “Nicaragua va en contra del derecho internacional”

Cancillería de Colombia: “Nicaragua va en contra del derecho internacional”

María Angela Holguín. Yatasto

María Angela Holguín. Yatasto

Como una demanda contraria al derecho internacional y que no sorprende a Colombia, calificó anoche la canciller María Ángela Holguín el nuevo recurso instaurado por Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, en el que busca una plataforma continental ampliada.

En la demanda, el Gobierno de Nicaragua dijo que quiere que la CIJ entre a “definir el rumbo exacto de la frontera marítima” entre los dos países en las zonas de la plataforma continental que pertenecen a las partes más allá de los límites determinados previamente por la Corte en la sentencia del 19 de noviembre de 2012. Es decir llegar más allá de las 200 millas náuticas.

Según las pretensiones “esta demanda tiene por propósito terminar de definir los espacios marítimos de Nicaragua que limitan con Colombia en el Caribe, sin perjuicio de los derechos de terceros estados” y acusó que tomaron la decisión porque “la posibilidad de una negociación bilateral sobre este tema, se ha visto impedida por la reacción de Colombia a dicha sentencia”.

Sin embargo, en la respuesta de la Cancillería se indicó que “esta acción no sorprende a Colombia. Así lo había anticipado el Presidente Santos en su alocución del 9 de septiembre”.

Paso seguido, la Canciller advirtió que “la pretensión de Nicaragua es contraria al derecho internacional” y para ello sustentó que “la plataforma continental de las Islas del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, que se extiende hacia el oriente en 200 millas náuticas, se une incuestionablemente con la plataforma continental que tiene la costa Caribe colombiana que se extiende hacia el noroccidente y hacia el Archipiélago en al menos 200 millas”.

Insistió en la posición del Gobierno, en el sentido que “Colombia tiene una plataforma continental continua e integrada, sobre la cual ejerce los derechos soberanos que otorga el derecho internacional, tal y como aparece en el decreto 1946 del 9 de septiembre de 2013 anunciado por el Presidente en su alocución de ese mismo día”.

Por esta razón, el Ministerio de Relaciones Exteriores alertó sobre que “la desmedida ambición de Nicaragua afecta no solo áreas que le corresponden a Colombia, sino también de otros países como Panamá, Costa Rica y Jamaica”.

Por lo anterior, anotó que “Colombia está preparada para hacer frente a estas infundadas pretensiones de Nicaragua” y anunció que “las confrontará con toda la determinación y el rigor que exige la defensa de los legítimos derechos de Colombia”.

Ante el nuevo escenario legal, analistas coincidieron en que lo que se viene es un largo camino, que Colombia deberá afrontar muy bien para evitar impasses.

El internacionalista Enrique Serrano dijo que lo de Nicaragua es parte de la estrategia de Daniel Ortega porque “tiene un gobierno deslegitimado que aprovecha la debilidad de Colombia para jugar una carta tras otra y sacar provecho”.

Anotó que ve un panorama gris, porque “Colombia no ha mostrado su estrategia en ningún frente y además hubo demoras en recusar el Pacto de Bogotá”.

En contraste, el especialista Luis Ricardo Paredes dijo que “es muy difícil que Nicaragua logre un triunfo”, pero conminó al Gobierno que “sea cauteloso, porque la única salida es responder esa demanda y pensar en una contrademanda”.

Vicente Torrijos, entre tanto, aseguró que la decisión de Nicaragua, primero, fue muy calculada y además “desmorona la estrategia del presidente Santos”, por lo que insistió en que ahora “más que nunca hay que acudir a la diplomacia con mayúscula en el Consejo de Seguridad de la ONU y buscar el apoyo de los aliados”.