Inicio » Destacado » Caso Mamaní: hallan indicios, pero el juez pide “cautela”

Caso Mamaní: hallan indicios, pero el juez pide “cautela”

Yatasto

Yatasto

Como ya ocurrió en otras oportunidades, la precaria casa 968 de la calle Mar Tirreno fue el centro de atención en el barrio Pablo Saravia, ubicado en la zona sur de esta ciudad. Ese lugar es el domicilio de Javier “Indio” Aramayo, quien está sospechado de la desaparición de Marcela Mamaní, la joven cuyo paradero se desconoce desde el 17 de febrero de 2012. Ayer, entre las 8 y las 14, hubo excavaciones en su vivienda, donde encontraron una gran mancha húmeda en un pedazo del contrapiso que está al fondo del terreno.
Según comentaron las fuentes, como ya ocurrió en otros hechos, los investigadores sospecharon que esa humedad que se dejaba ver, podría haber sido por la descomposición del cuerpo de la joven.
Por ese motivo, la Policía Científica, que mantuvo un hermetismo absoluto, utilizó un martillo neumático, una pala, canes especializados y otros elementos para sacar el cemento y llevarse las pruebas para que sean analizadas para compararlas con el ADN de la familia Mamaní.
Tras conocer los nuevos detalles, el juez de la causa, Esteban Dubois pidió “cautela” y espera para hoy las novedades sobre lo incautado. Un vecino que colaboró en la perforación, si bien no agregó datos sobre lo encontrado, contó que “en otro sector del patio hay un pozo ciego y los policías también buscaron en ese sector”.
Tras varias horas de investigación, los efectivos cargaron a los perros a uno de los vehículos y luego sacaron lo hallado en diferentes cajas para ser estudiado.
Minutos antes de la finalización del rastrillaje, dos hermanos de la joven desaparecida y su madre, Carmen Fernández, se presentaron en el domicilio para exigir respuestas, pero se encontraron con la negativa de los oficiales que custodiaban el lugar. “Por el momento no hay nada, no hay pruebas y cuando se sepa algo van a ser los primeros en enterarse”, les dijeron. Sin embargo la mujer, quien lucha día a día en la búsqueda de su hija, gritó: “quiero que el “Indio’ me la devuelva. Es el único que sabe donde está”. Mientras, del otro de la puerta, la mamá de Aramayo observaba la tarea policial.
“Quiere vender la casa” En diálogo con el diario El Tribuno, diferentes vecinos de la zona que fueron consultados sobre el perfil del principal sospechoso, dijeron que “es un hombre respetuoso que saluda a sus vecinos, pero no sabemos más nada de él”. “Su mamá quiere vender la casa y darle una parte a su hijo para que compre otro terreno. Ella hace mucho se quiere ir”, agregó otra mujer. Cabe recordar que Aramayo, quien ya había sido detenido tras la desaparición y liberado por no haber pruebas firmes en su contra, fue apresado nuevamente semanas atrás para que no pueda entorpecer la investigación. El hombre en diferentes oportunidades negó el hecho y hasta se mostró interesado en saber sobre el paradero de su exnovia, con quien tenía una relación enfermiza. Otras personas con quien Marcela habría tenido otras relaciones amorosas también fueron investigadas, pero el magistrado cree que Aramayo puede haberla enterrado en su casa y por eso continúa con los allanamientos.