Inicio » Deportes » Argentino A » Central Norte cayó ante Juventud Unida de Gualeguaychú

Central Norte cayó ante Juventud Unida de Gualeguaychú

Yatasto

Yatasto

En Gualeguaychú le pasó lo mismo que le viene pasando a lo largo del certamen: cuando se equivoca, los rivales no le perdonan y encima se potencian con la ayuda de la suerte, que no todos tienen. Así, Juventud Unida abrió y terminó festejando la victoria sobre el cuervo por 2 a 1.
El conjunto entrerriano encontró la solución en un zapatazo lejano; Iván Bonzi tomó el balón en el círculo central, avanzó unos metros y le pegó al arco. Le salió un golazo al ángulo y De Giorgi nada pudo hacer para desviar semejante remate. Hasta ese momento (ST 20’), el partido había sido parejo, con un ida y vuelta prácticamente permanente. Porque Central Norte no fue menos que el dueño de casa; tampoco fue más.
Desde el arranque del juego ambos mostraron casi las mismas fuerzas para defender y para atacar. Y el que lo tuvo primero fue el cuervo, pero Altamirano no llegó a conectar un buen centro de Comini tras una gran jugada individual de Magno.
Después, Juventud Unida probó con varios remates de media y larga distancia, porque no le era fácil llegar hasta De Giorgi. Fornillo, Bravo y Weissen tuvieron de ese modo sus chances. Y la última bola del primer tiempo también fue para el cuervo: Jorge Medina remató de volea en la puerta de área mayor y el arquero Rébora la mandó al corner.
Central abrió el complemento con un cabezazo de Martín Aguirre, Juventud Unida contestó con buen remate de Bravo, pero el que no falló fue Bonzi, quien desde unos 30 metros puso la pelota en un ángulo.
El cuervo fue por el empate, a Fabio Giménez le sacaron sobre la linea un remate rasante y a Altamirano no le cobraron lo que pareció un claro penal. Pero el Gordo no se detuvo; en la siguiente recibió un centro y con gran clase la paró y también la mandó al ángulo. Era un empate cantado pero Ramírez volvió a poner en evidencia la falta de concentración de la última línea del cuervo cuando capturó un rebote y no tuvo más que empujarla para marcar el segundo tanto.