Inicio » Deportes » Argentino A » “Clásico” Juventud – Gimnasia: ¿Por qué la gente no concurrió al estadio?

“Clásico” Juventud – Gimnasia: ¿Por qué la gente no concurrió al estadio?

De fondo, las tribunas vacías. El Martearena tiene una capacidad para albergar 20.408 espectadores. No es una misión imposible llenarlo, pero difícil que se logre con entradas caras. Yatasto

De fondo, las tribunas vacías. El Martearena tiene una capacidad para albergar 20.408 espectadores. No es una misión imposible llenarlo, pero difícil que se logre con entradas caras. Yatasto

Juventud y Gimnasia jugaron un partido de bolsillos flacos.
Hoy la modernidad llama clásico a este partido y superclásico al que juega el Santo con el Cuervo.
El partido de ayer no fue una fiesta como muchos adivinaban. Y esta vez no había excusas: el hermoso día de verano casi, se prestaba para concurrir al estadio Martearena en masa pero, lamentablemente, no fue el marco esperado para un clásico. Que estamos a fin de mes, podría ser un razonamiento atendible. El bajo nivel futbolístico no es un buen argumento, porque el Torneo Argentino “A” recién comienza y los equipos están ganando rodaje. Además ni siquiera Juventud ni Gimnasia, en instancias definitorias, que jugaron el Undecagonal final para el ascenso hace meses, pudieron llenar sus estadios. El tema es grave y merece una reflexión.
Para Yatasto, el principal culpable fue el alto costo de las entradas. Ese precio excesivo hizo que la gente no se entusiasme, sobre todo la familia. Hubo cerca de nueve mil personas (según datos oficiales de la Liga Salteña y la Policía de Salta) y no hubo “ambiente” de clásico. Ni siquiera cuando ambos equipos ingresaron al campo de juego.
Dentro de un marco inesperado, con la tribuna preferencial vacía, Juventud sacó ventajas llenando su popular sur en comparación del lugar asignado para Gimnasia. Y en la preferencial, la superioridad antoniana fue notoria. Es evidente que Gimnasia y Tiro es el equipo que tiene menor poder de convocatoria de los tres, durante estos partidos.
Es evidente la necesidad que tienen los clubes de potenciar sus arcas y su economía pero, ¿a qué precio?
Yatasto contesta la pregunta. La suba en los precios de las entradas para la nueva temporada del segundo semestre de 2013 es como un cross a la mandíbula del hincha.
El Consejo Federal fijó un precio base para las entradas de $ 50.
Central, Gimnasia y Juventud llevaron la entrada popular a $ 55, diez pesos más que lo que se cobraba en el torneo pasado. La preferencial ahora cuesta $ 70 y la platea $ 80.
En Central Norte apostó a un precio especial para la venta anticipada (con un descuento para los que compren la entrada días antes en el club, además del que perciben los socios con la cuota al día) pero parece que eso no alcanza.
En la segunda fecha, Gimnasia y Tiro como local recibió a Gimnasia y Esgrima de Concepción del Uruguay. Ese día la Bandeja Leguizamón tenía un costo de $55; la Virrey Toledo: $65; Platea Baja: $65 y Platea Alta: $80.
Los mismos dirigentes del albo dijeron: “Nosotros armamos nuestro presupuesto de acuerdo a los clásicos”.
En temporadas pasadas del Argentino “A”, cuando jugaban los equipos salteños entre ellos, subía el precio de las entradas, por encima del precio que estipulaba el Consejo Federal.
Es como si los clubes salteños al saber que más gente irá a ver esos partidos denominados “Clásicos”, se aprovechan del poder de convocatoria de esos encuentros para castigar los bolsillos de los concurrentes.
En un contexto de crisis económica, sueldos que no suben, INDEC que miente con los números de la canasta básica familiar, ¿podrán los clubes salteños seguir sosteniendo esta política de aumentos en el precio de las entradas y seguir castigando a la economía del hincha?
Llevar una familia al estadio es una inversión y un gran sacrificio sobre todo para hinchas que viven en hogares en situación de pobreza e indigencia.
Los dirigentes dirán que tienen que pagar sueldos y recaudar, pero ¿piensan en la economía castigada de las familias salteñas?
Esta reflexión de Yatasto es un aporte a la conciencia de los dirigentes de fútbol salteños. Sabemos que tenemos razón. Y el que piense o crea que no la tenemos, sólo que responda esta sencilla pregunta:
¿Cuándo veremos un partido entre equipos salteños a cancha llena?

(Yatasto)