Inicio » Locales » Clima en Salta: Humo, calor y vientos

Clima en Salta: Humo, calor y vientos

Yatasto Noticias

Yatasto Noticias

El humo producido por diferentes focos ígneos, redujeron la visibilidad desde tempranas horas de la mañana. Pero, según adelantó el climatólogo Ignacio Nievas, se espera que mañana a la noche las condiciones cambien y en las últimas horas del día aumenten las probabilidades de lluvia que, con más seguridad, caerán el jueves y el viernes, aunque no de manera abundante.
Una gigantesca nube de humo, según los satélites climatológicos, se extiende desde diversos focos distribuídos en Orán, sudoeste del departamento San Martín, Santa Victoria, Iruya, ramal jujeño, hasta los valles de Siancas y de Lerma.
“Una semana atrás ya hubo grandes cantidades de humo en suspensión, pero el viento que sopló desde el sur, se lo llevó al norte. Desde la mañana de ayer cambió la dirección y el viento sopla desde el norte, lo que extendió el fenómeno sobre nuestro territorio”, explicó Nievas.
Según el climatólogo, para hmañana debemos esperar un pico de calor que en la ciudad capital salteña llegue hasta los 30 o 31 grados. Mientras que por la noche la temperatura descenderá.
Para Nievas, este cambio es el resultado del ingreso de un frente frío “que ya venía evolucionando e hizo su ingreso al territorio nacional con una onda frontal de frente cálido a frente frío. Esa situación originará una circulación de viento sur hacia el centro del país y un sistema de alta presión que en las próximas horas ocasionará lluvias con seguridad para el jueves y el viernes, aunque tenues. Así cambiará el clima condicionado por el polvo en suspensión y el cambio de dirección del viento tal vez se lleve el humo al territorio boliviano”, adelantó Nievas.
El climatólogo aclaró que las materias sólidas que se hayan en suspensión, absorben la radiación solar calentando el aire que las rodea. Pero por la noche esas partículas se enfrían logrando que refresque y haya mucha amplitud térmica.
“Otro tema que debemos tener en cuenta es que entre la segunda quincena de septiembre y en la primera de octubre, se dan los picos máximos de la media anual del viento, lo que seca aún más el ambiente”, aseguró Nievas.