Inicio » Internacionales » Con la mira en Siria, comenzó la cumbre del G-20

Con la mira en Siria, comenzó la cumbre del G-20

Yatasto

Yatasto

Con el saludo entre sonrisas cordiales entre el presidente ruso, Vladimir Putin, y su par estadounidense, Barack Obama, como la imagen característica de un encuentro que estará marcado por posiciones encontradas, comenzó en la tarde rusa la cumbre del G-20 en San Petersburgo, en la que Siria será un tema obligado.

Con asistencia perfecta de los 20 países miembro del foro, arrancó cerca de las 11 (hora argentina), la primera sesión primaria de la cumbre anual del grupo en el palacio de Constantino. Tras el saludo oficial, comenzó la primera sesión primaria.

Si bien los temas en agenda son el crecimiento económico y el empleo, la reunión estará marcada por la búsqueda de consenso para una intervención militar en Siria por parte del Obama, y por la marcada resistencia de casi la mitad del G-20.

La cita arrancó con un acto oficial en el que Vladimir Putin, presidente de Rusia y anfitrión de la cumbre, recibió a los líderes del Grupo en el Palacio de Constantino, situado en la localidad de Strelna frente a las costas del golfo de Finlandia.

Tras la ceremonia inaugural, los líderes mantienen una primera reunión para hablar del “crecimiento económico y economía global”, y más tarde asistirán a una cena donde debatirán sobre “crecimiento y desarrollo para todos”, según el programa oficial difundido. Sin embargo, el Putin propuso abordar durante la cena la situación en Siria, aunque el tema no haya sido incluido formalmente en la agenda.

“Varios de los participantes me han pedido que se les dé la posibilidad de discutir otros temas muy importantes y graves de política internacional que no figuraban en un primer momento en nuestro plan, en particular, la situación en Siria”, dijo el presidente ruso.

El jefe del Kremlin propuso abordar este asunto durante la cena que los mandatarios celebrarán tras la sesión plenaria para no alterar la agenda de las reuniones.

Obama , que llegó a la ciudad procedente de Suecia, se propone recabar apoyo internacional para lanzar un ataque “limitado” contra Siria, después de asegurar que el presidente sirio, Bashar al-Assad, es responsable del reciente ataque con armas químicas contra la población civil.

Por su parte, el Kremlin se ha mostrado categóricamente en contra de una acción militar contra Siria sin el beneplácito del Consejo de Seguridad de la ONU y sin pruebas claras de la implicación del régimen sirio en el ataque químico.

Además de la diferencias en torno a Siria, las relaciones entre Washington y Moscú se tensaron desde que Putin otorgó asilo político al ex consultor de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) estadounidense Edward Snowden. Por ese motivo, la Casa Blanca decidió canceló la reunión bilateral que ambos presidentes iban a mantener por estos días en San Petersburgo.