Inicio » Destacado » Conmoción en Tartagal por caso de Femicidio
Yatasto

Conmoción en Tartagal por caso de Femicidio

Consternación en Tartagal. Vecinos que residen en las inmediaciones de la comunidad Lapacho II, ubicada al costado de la ruta nacional 86 y a 3 kilómetros al este de esa ciudad, encontraron en las primeras horas de ayer el cuerpo de una mujer brutalmente golpeada.
La víctima, identificada como Urbana Severo, mayor de edad, fue encontrada ayer a las 7 boca abajo y semisumergida en un barrial que se formó a raíz de la fuerte tormenta registrada en las últimas horas. Lo más horrendo de la escena fue que la mujer tenía el torso tapado con una campera, semidesnuda y con un elemento punzante de grandes dimensiones incrustado en sus partes íntimas con salida en el abdomen.
Los vecinos del lugar descubrieron espantados el cuerpo y llamaron a la Policía. A los pocos minutos, bomberos junto al médico legal arribaron al lugar y comenzaron a trabajar. Los peritos comentaron que hay fuertes sospechas que indican que el cuerpo fue arrastrado hacia el barrial con la intención de evitar su visibilidad por tratarse de una zona muy transitada.
Un testigo reveló que la víctima tenía evidentes signos de golpes en la cabeza, rostro y otras partes del cuerpo, lo que implica que el o los asesinos procedieron con ensañamiento. Alrededor de 50 personas fueron hasta el lugar del hallazgo, donde también se presentó Alejandra Morales, la presidenta de la comunidad aborigen Lapacho II. La dirigente exigió ver el cuerpo para corroborar si se trataba de alguna mujer de su comunidad, pero minutos después lo descartó.
Durante el transcurso de la mañana, muchas personas se acercaron hasta la zona para intentar reconocer a la víctima, la que finalmente fue identificada por Francisca Sarmiento, la cacique de la comunidad aborigen Sarmiento, ubicada cerca de Lapacho II, quien al observar el cuerpo detecto una cicatriz de una quemadura de larga data a la altura del cuello. Fue así que confirmó que se trataba Urbana Severo, quien desde hace tiempo había arribado procedente de la comunidad aborigen Santa María, en el Chaco salteño.
Finalmente el cuerpo fue trasladado hacia el hospital Perón de Tartagal, donde el doctor Marvin realizó la autopsia. El médico determinó que la mujer murió a raíz de una severo traumatismo de cráneo, también presentaba una fractura occipital y la perforación de sus partes íntimas y abdomen. En la causa caratulada como homicidio, y por la que todavía no hay detenidos, interviene el fiscal Penal 3 Pablo Cabot.
Sospechan de una venganza
Luego de conocer los detalles del macabro hallazgo, una de las hipótesis que se manejan es que podría tratarse de una venganza. El modo en que fue encontrada, el lugar y la violencia que había en el cuerpo de la mujer son propias de homicidios con tintes mafiosos, señaló un investigador. Tampoco se descarta que el hecho haya sido cometido por amigos de la víctima, con los que habría estado ingiriendo bebidas alcoholicas. Hasta las últimas horas de anoche no había detenidos y se supo que la Policía está tratando de identificar a las personas con las que Severo estuvo reunida horas antes. La tarea para los peritos se complicó debido a la presencia de curiosos, cuyas pisadas borraron muchas evidencias.
Mujeres desaparecidas en la zona
Tras conocerse la trágica y escabrosa noticia del hallazgo de la mujer asesinada salvajemente, llamó la atención la preocupación de muchas personas por determinar la identidad de la víctima. Esto hace suponer que hay muchos casos de mujeres desaparecidas en la zona. Al menos tres personas se hicieron presentes en el escenario del crimen para comprobar si se trataba de algún familiar perdido.  Una joven llegó desesperada al lugar diciendo que no tenía noticias de su hermana y sospechaba que podría tratarse de la persona que apareció a la vera de la ruta provincial 86. Recién se tranquilizó cuando le permitieron hacer el reconocimiento. Lo mismo sucedió con otras dos personas, una de ellas manifestó que desconoce el paradero de su hija de 14 años desde el lunes pasado. En medio de un incontenible llanto, pidió también reconocer el cuerpo. De acuerdo con los datos recabados en distintos ámbitos, prácticamente no existe información que dé cuenta de mujeres desaparecidas. Las autoridades informan pocos casos y muy aislados, pero la trágica escena vivida ayer en Tartagal mostró una realidad muy diferente a la pensada. Lo cierto es que en Salta no existe una base de datos de personas desaparecidas, lo cual dificulta la tarea de las fuerzas policiales y de las familias que buscan a un ser querido puerta por puerta y con mínimos recursos. (El Tribuno)

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*