Inicio » Locales » Crimen de las turistas: Más interrogantes que certezas
Yatasto

Crimen de las turistas: Más interrogantes que certezas

Luego de un mes de debate, el juicio por el doble asesinato de las turistas francesas entró en la cuenta regresiva con más dudas que certezas. Más de cien testigos desfilaron por el recinto de la Sala de Grandes Juicios de Ciudad Judicial sin que hasta el momento se haya podido desentrañar la oscura trama que envuelve al caso. Esta situación es atribuida a las falencias de la instrucción, tal como lo dejaron entrever en más de una oportunidad los camaristas, el fiscal y los representantes legales de las parte.

Pareciera que nada está claro en cuanto a los móviles del crimen, y al día y lugar donde mataron a Cassandre Bouvier, de 29 y Houria Moumni, de 22. Por añadidura, las mismas dudas surgen en torno al grado de responsabilidad que tuvieron Santos Clemente Vera y Daniel Vilte Laxi, a quienes el principal acusado, Gustavo Lasi, sindicó como los autores materiales de los disparos que cegaron vida de las turistas.
La citación de un exministro del Gobierno, las sospechas en torno al sobreseimiento del padre de Lasi, la incorporación del expediente del “caso Píccolo”, entre otras cuestiones, dejaron plasmados una serie de interrogantes. El juicio alcanzó su pico máximo el jueves pasado con el testimonio bisagra de los destacados genetistas Daniel Corach y Eduardo Raimondi. Para muchos, todo lo que se dijo hasta el jueves y de aquí hasta el final del debate será tomado como un mero complemento por parte del Tribunal que integran los camaristas Angel A. Longarte (presidente), Bernardo A. Ruiz y Carlos Pucheta.

Se cree que a la hora del veredicto los jueces se afianzarán en las conclusiones a que arribaron ambos peritos que tuvieron a su cargo los estudios de ADN de las muestras extraídas de los cuerpos de las víctimas. Corach y Raimondi declararon por espacio de 8 horas, lo que demostró el enorme interés de los magistrados por los resultados de los estudios científicos que realizaron. Los dos coinciden en que las pruebas de ADN comprometen a Lasi como el autor de las violaciones de las chicas, pero no así en el caso de Vera. Para Corach, quien es el perito oficial, los restos de células extraídos de las uñas de una de las víctimas confirma que Vera estuvo en la escena del crimen, pero aclaró que esto no es determinante.

En tanto que Raimondi (perito de parte), lo descartó de plano, con el agregado de haber detectado dos ADN femeninos. Otro detalle no menor fue la decisión del Tribunal de incorporar las pericias de la Justicia de Francia, las que son coincidentes con las de Raimondi respecto a Vera. La única diferencia es que los franceses detectaron tres ADN desconocidos, de dos mujeres y un hombre. Así las cosas, esta pericia podría constituirse en una suerte de “arbitro” de la contienda judicial y en este caso el principal beneficiado será, sin duda, Vera.
El increíble caso de Lasi padre
El sobreseimiento de Walter Lasi, padre del imputado Gustavo Lasi desnudó otra de las falencias del proceso. En el juicio quedó demostrado que el hombre, al menos, debió ser procesado como partícipe secundario, como lo requería el fiscal Eduardo Barrionuevo. Lasi padre era el dueño del arma con la que asesinaron a las turistas, pero hizo todo lo posible para zafar y comprometió a sus amigos Ramos y Sandoval, quienes terminaron procesados por encubrimiento.

El trabajaba para la empresa Puma Expeditions que tenía a su cargo el negocio de la reserva turística de la quebrada de San Lorenzo, a donde Cassandre y Houria concurrieron aquel 15 de julio de 2011. Era el encargado de controlar el regreso de los turistas de El Mirador y conocía palmo a palmo el sitio donde aparecieron los cuerpos de las chicas. El turista porteño que encontró uno de los cadáveres, el día 29, contó que bajó rápido y le comunicó la novedad a Walter Lasi y que éste no hizo nada para ir a verificar.

Por ese motivo tuvo que trasladarse a la Comisaría de San Lorenzo para dar el alerta. El policía Tiburcio Arias dio un detalle que puso en evidencia la actitud del hombre. Dijo que Lasi los condujo por un sitio distinto al que le indicó el turista. Arias contó que los hizo caminar 300 metros cuando en realidad los cuerpos estaban a poca distancia de El Mirador. Según el policía, Lasi se quería volver con el argumento de que tenía a su esposa enferma.

También le llamó la atención que el hombre no se haya acercado a mirar los cadáveres cuando los hallaron. Además le resultó sospechoso que Lasi padre se haya olvidado de su esposa enferma, ya que permaneció en el lugar hasta que levantaron los cuerpos. El Tribunal lo citó como testigo, pero se amparó en el derecho de no declarar por ser el padre de uno de los imputados.

Los jueces buscan otras pruebas
La falta de certeza está obli­gando al Tribunal a buscar hasta el mínimo resquicio en aras de llegar a la verdad real. Quizás esto explica porqué decidió in­corporar la pericia francesa cuando todo hacía presumir que no lo haría. En este marco aceptó también el pedido de la querella para que el exministro de Medio Ambiente, Francisco López Sastre, sea citado como testigo.

El abogado confirmó que Gustavo Lasi trabajaba en un área de ese organismo cuando ocurrieron los hechos. El nombre de López Sastre circuló en distintos ámbitos luego del crimen de las francesas y algunos medios lo vincularon con el caso. El Tribunal, además, se hizo eco de las declaraciones de Teresa Ghiglione, la madre del comisario Néstor Píccolo, quien estaba al frente de las investigaciones y murió tres meses des­pués del doble homicidio “Mi hijo no se suicidó”, expresó la mujer al diario El Tribuno. Los jueces pidieron el expediente.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*