Inicio » Deportes » Argentino A » Cuervos y Albos aseguran a sus delanteros goleadores

Cuervos y Albos aseguran a sus delanteros goleadores

Yatasto

Yatasto

Los hinchas de Central Norte y los de Gimnasia y Tiro podrán pasar tranquilos las Fiestas de Fin de Año. Podemos decir que disfrutarán de sus propios “gordos de Navidad”. Oscar Altamirano en el cuervo y Leandro Zárate en el albo se comprometieron a seguir metiendo goles el próximo año.
Los futbolistas renovaron contratos para continuar en sus clubes respectivos, luego de haber provocado más de un festejo en medio de las campañas irregulares de sus equipos. Ambos, caracterizados por sus voluminosos cuerpos, le taparon la boca a los incrédulos y a esa lógica que no permite conjugar el exceso de peso con una exigencia física que demanda un duro campeonato como el Argentino A. El Gordo Altamirano y la Chancha Zárate hoy son los jugadores más representativos de Central y Gimnasia, hicieron recuperar la idolatría perdida de los hinchas azabaches y millonarios pero también ponen a Salta en los primeros lugares si de goleadores se trata.
Altamirano marcó 12 tantos en el actual torneo y es el segundo máximo anotador del certamen, con un tanto menos que Fernando Zampedri, de Guillermo Brown de Puerto Madryn.
Zárate está unos escalones más abajo con 8 goles, pero con la posibilidad de elevar su cuenta personal esta tarde en Tucumán, cuando el albo enfrente a San Jorge.
Luego de marcar los dos tantos de Central Norte, en el empate del viernes último ante San Martín, el Gordo anunció su continuidad en el cuervo por un año y medio más. Es decir, Altamirano se quedará hasta mediados de 2015, según el acuerdo al que llegó con los principales directivos de Central.
La Chancha, que ha sido un especialista en marcar en los clásicos y viene de anotar el único gol con el que Gimnasia venció a Chaco For Ever y salió del fondo de la tabla, tiene la misma fecha de vencimiento en la Vicente López: junio de 2015. Pero, así como están hechas las leyes y los contratos, también hay trampas y cláusulas que pueden tirar todo al tacho. Es decir, ambos goleadores también podrían irse en cualquier momento pese a los compromisos asumidos.
Altamirano, por ejemplo, solo dio su palabra de seguir siendo parte del equipo que dirige Gustavo Coleoni. Antes de marcharse a Olavarría (Buenos Aires), le dio su palabra a los dirigentes de firmar su contrato por un año y medio más ni bien regrese en los primeros días de enero. De todos modos, ese vínculo también tendrá cláusulas para rescindir en caso de que lleguen ofertas jugosas y superadoras. Lo mismo sucede con Zárate. El artillero albo estampó su firma antes de que el plantel que comanda Ragusa partiera a Tucumán y solo podrá romper el acuerdo si el club interesado en llevárselo pone casi “trescientas lucas”, según dice la letra chica del contrato.
Por lo pronto, Central y Gimnasia se aseguran varios goles para cuando se reanude el campeonato.
Oscar Altamirano:  “Recién hace un año que estoy en el club (seis meses en 2012 y el último semestre), me tocó convertir varios goles, y por supuesto que a uno le gusta que lo ovacionen. Le agradezco a la gente porque desde que llegué me trataron muy bien. Sobre mi peso, siempre dije que soy así, al que le gusta bien y al que no, no me importa. En Salta se vive el fútbol de una manera muy linda y sé que a todos no se los puede conformar. Trato de llevarme bien con todos los medios, pero algunos dijeron que no estaba para la categoría, hoy dicen que más o menos soy Batistuta.
Dí mi palabra para volver y me manejo así. Acordamos que cuando vuelva firmaré un contrato, no sé si de seis meses o un año y medio. Se lo dije a Macaione (presidente) y López (vice) porque ellos me bancaron cuando fui criticado. Y cuando muchos no querían que vuelva, ellos confiaron en mí.
Sí, he tenido varias propuestas, pero bueno, lo decide mi familia y ellos están bien en Salta.  Me debo a Central, le debo todo a Central, que hoy me da trabajo. Pero no sé dónde jugaré mañana, hoy estoy en Central y estoy muy cómodo. No soy de ponerme metas, pero uno no se conforma. Tuve la suerte de hacer dos goles en varios partidos. En el torneo pasado hice quince goles en Racing de Olavarría, trabajo día a día para eso.
En Central Norte, uno o dos partidos perdimos bien y por algo estamos abajo, por algo Guaraní está arriba. No nos gusta y sabemos que la gente está mal, pero vamos a pelear hasta el final. En Central siempre es así, todo cuesta el doble, por algo es el club más grande de Salta.

Chancha Zárate:  Firmé un contrato hasta junio de 2015 luego de que me hicieran una propuesta muy interesante y que igualaba la de otros clubes que se habían interesado en mí. Ya tengo el contrato y voy a seguir jugando en un lugar donde aprendí a sentirme muy cómodo. Ahora tendré que respaldarlo con goles. La gente de Gimnasia siempre se preocupó por mí, me valoró y le tengo un gran agradecimiento. No tuvieron ninguna duda. Yo fui, di la cara y les comuniqué de frente que tenía otras propuestas para seguir mi carrera en otro lado. Pero en 24 horas me dieron la respuesta. Ni bien supieron que yo tenía ofertas muy buenas, hablaron conmigo y me preguntaron el salario que quería ganar. Y recibieron el apoyo de la gente que está por hacerse cargo del club. La gente de Gimnasia se la jugó por mí y demostró tener interés. Eso y el cariño de la gente fueron aspectos fundamentales para elegir seguir quedándome en este club. Mi estadía en Gimnasia superó mis expectativas y todo lo que tenía previsto, tanto para mí como para mi familia. Analicé todo eso. Todos nos sacrificamos en el equipo. La gente me tomó un gran cariño, pero por el juego que me toca desplegar y por lo que me piden, esa parte es la que se nota más, la que más resalta en mí cuando juego. Yo tengo un estilo para jugar que para la gente es comprador. Me siento muy bien en este club. La gente me hace sentir su cariño cuando jugamos de local y Gimnasia en poco tiempo me dio mucho. Tengo muy buena relación con los muchachos de la subcomisión, con quienes estoy muy agradecido, los respeto mucho y sé la clase de personas que son. Ellos tienen muchas ganas de sacar a Gimnasia adelante. Arreglé mi contrato en un club en el que se vienen tiempos importantes y se va a dar pelea. Somos realistas y sabemos que la prioridad es salvarse del descenso y pensar en lo que se va a venir”.