Inicio » Locales » Difunden caso de muertos por desnutrición en Salta

Difunden caso de muertos por desnutrición en Salta

Bernardo Kliksberg dice que la prioridad debe ser proteger a los más débiles de la desnutrición. Yatasto

Bernardo Kliksberg dice que la prioridad del Estado es proteger a los más débiles de la desnutrición y de la pobreza extrema. Yatasto

El Gobierno aseguró que la economía creció en forma sostenida y que “gracias al modelo” se puede hablar de los últimos 10 años del país como la “década ganada”.

En su intento por tirar abajo los dichos de la Presidente Cristina Fernández, el programa de TV Periodismo Para Todos mostró anoche parte de la pobreza estructural de la Argentina. Los muertos por desnutrición en Salta, el hambre de agua en Formosa y el crecimiento de las villas miseria en Buenos Aires y el conurbano.

Salta para todo el país

Anoche, en su programa Periodismo para Todos, Jorge Lanata dedicó un informe para hablar de la desnutrición en nuestra provincia. El periodista visitó la localidad de Coronel Juan Solá, en Rivadavia Banda Norte, donde se centró en la triste historia de la muerte de dos pequeñas.
Lanata hizo hincapié en la muerte de Melba Antolina Bisón, ocurrida en febrero de este año. La niña, que tenía un año y once meses, residía con sus padres en la misión aborigen Chañar 2, situada en unos terrenos detrás de las vías del ferrocarril.
La pequeña había sido internada un viernes con un cuadro de diarrea aguda en el hospital local, donde según las autoridades sanitarias recibió todas las atenciones que el caso requería. Sin embargo el domingo a la noche la chiquita se descompensó y murió por un paro cardiorrespiratorio.
La muerte de una criatura es lo peor que puede pasar, más si decimos que murió de hambre. Los familiares de Melba le contaron con mucho dolor, que el día que falleció la bebé tuvieron que llevar en brazos el cuerpo de la pequeña, desde el hospital hasta la casa, ya que no había un chofer para que manejara la ambulancia. “La envolví en una toalla y la traje en los brazos”, dijo una dolida madre.
Otro caso que se mostró en el programa es el de Arminda Solís, una pequeña de tan solo un año y cuatro meses, que vivía justo en frente de la casa de Melba Bisón. También fue víctima de la desnutrición y murió. La niña estuvo internada durante 6 meses en Salta. Y con su año y cuatro meses, apenas pesaba 6,9 kilos. El padre contó que es empleado de la construcción y que apenas gana entre 20 y 30 pesos por día.

El informe es tan lapidario como las intenciones de desestimar las palabras y el discurso de la Presidente.

Australia y más

“Bienvenidos al paraíso del primer mundo. Esto es Australia. Australia y la vía. Barracas. Ahí detrás de donde pasa la vía empieza la villa 21 que se extiende hasta el Riachuelo. Es una de las villas más grandes de la ciudad de Buenos Aires. Tiene 60 mil habitantes”, dijo Jorge Lanata anoche cuando presentó el informe de la Villa 21, dónde una de las calles de ingreso se llama Australia.

Después de la reunión con los empresarios en Rio Gallegos, la presidenta Cristina Kirchner sostuvo que la Argentina no tiene nada que envidiarle a Australia y Canadá. “Pedí a alguien que me hiciera una comparación con dos países como Australia y Canadá para derribar algunos mitos”, había dicho Cristina. Anoche, Lanata contó por qué todavía la argentina está muy lejos de economías como la de estos países.

En una recorrida por las villas de la Ciudad y el conurbano y utilizando una herramienta en Google Earth, periodismo para todos mostró en imágenes satelitales la evolución de los asentamientos en los últimos diez años.

En el Gran Buenos Aires, la concentración de villas y asentamientos tuvo un crecimiento marcado en la última década: hay por lo menos 864 villas y asentamientos en las que viven 508.144 familias. Según la ONG “Un techo para mi país”, en sólo el 16% de estos lugares se registró la implementación de algún programa de vivienda por parte del Estado.

Una de las villas más recientes y desarrolladas del conurbano está en Lomas de Zamora, se trata del asentamiento El Tongui. Surgió en 2009, cuando varias familias ocuparon un terreno municipal pegado al camino negro y a 15 minutos del centro. Tiene 120 manzanas y, al menos, cuatro mil familias. La falta de dinero para pagar un alquiler, el trabajo precario y la falta de asistencia son algunas de las causas que llevan a familias enteras a vivir en asentamientos.

En Capital, la villa Fraga, en Chacarita, se formó en pleno kirchnerismo. Empezó como un asentamiento sobre los playones de maniobras del ferrocarril Belgrano cargas y hoy son dos manzanas con más de 700 familias y un laberinto de pasadizos. El playón donde se asentó la villa es del Estado Nacional, pertenece a la Administración de Infraestructura Ferroviarias. La Ciudad dice que no puede urbanizar este lugar porque para eso necesita que le traspasen el predio, cosa que el gobierno de la Nación no acepta.

Lejos de Capital, en el norte argentino, la pobreza sigue golpeando fuerte. En Formosa, la provincia gobernada por el kirchnerista Gildo Insfran desde hace 18 años, las comunidades nativas y de criollos acuden a las maniobras más insólitas para juntar agua de lluvia, la única que pueden tomar.

En Ibarreta, Hugo Fernández contó que aunque les cobran $35 mensuales por el servicio de agua corriente, hace un año que no llega. Si no llueve, los vecinos de esta localidad del centro oeste compran agua: les cobran $100 el flete hasta su casa y comprar un camión con agua cuesta $1.500.