Inicio » Destacado » El Gobierno sincera la inflación y admite que en enero alcanzó el 3,7%
Yatasto

El Gobierno sincera la inflación y admite que en enero alcanzó el 3,7%

Debut y sinceramiento. Esas fueron las palabras que más sonaron ayer después de que el ministro de Economía, Axel Kicillof, informara que en enero la inflación fue del 3,7% y, en la misma conferencia, presentara el nuevo Indice de Precios Nacional Urbano (IPCNu). Apenas terminó la conferencia, las repercusiones fueron positivas tanto de los economistas como de la oposición política, que creen ver un aparente cambio en la controvertida política estadística oficial. Es el índice mensual más alto reconocido por el Gobierno desde mayo de 2002, cuando llegó al 4%. Se acerca, además, al IPC Congreso que se conoció ayer: 4,61%. Anualizado, este nivel de inflación se proyectaría al 45%, un dato más que relevante en una semana en la que comenzaron las paritarias que fijarán el aumento salarial para este año.
Kicillof aclaró, luego de dar la inflación, que en enero tuvieron fuerte impacto la devaluación y la disparada del dólar blue, con lo que cuestionó supuestos intentos de “desestabilización” de los mercados. “Había quienes querían hacernos creer que los movimientos del dólar (legal e ilegal) tienen que traducirse en todos los precios que consumimos. Esto es una maniobra especulativa para obtener una ganancia extraordinaria”, denunció. En una conferencia en el Palacio de Hacienda, que compartió con la titular del Indec, Ana María Edwin, y el director técnico del organismo, Norberto Itzcovich, el ministro precisó que el rubro que más subió en el primer mes del año fue atención médica y gastos para salud, con el 5,9%.
Luego le siguieron transporte y comunicaciones, 5,4%; esparcimiento, 4,8%; equipamiento y mantenimiento para el hogar, 4,3%; alimentos y bebidas, 3,3%; vivienda y servicios básicos, 2,2%; e indumentaria, 0,8%.
Dijo y no dijo
Kicillof advirtió que “los precios no deben fijarse por las dudas, ni por el dólar ilegal”, y admitió que “era imperioso actualizar” el índice de precios por los “cambios” en la población y su estructura, los costos y los índices de producción. Lo que no dijo el funcionario fue que el IPC que hasta diciembre midió el Indec estaba fuertemente cuestionado dentro y fuera del país, y que incluso el Fondo Monetario Internacional le había aplicado una mala nota al país a raíz de sus deterioradas estadísticas y, a la vez, le había exigido un cambio.
Ayer, una hora después de conocerse el IPCNu, el vocero del FMI, Gerry Rice, dijo que el organismo multilateral “toma nota del nuevo índice de precios al consumidor en Argentina”, y explicó que será “examinado”. Días atrás un funcionario del Fondo indicó que esa evaluación duraría un año.
Críticas
Kicillof dedicó una parte de su discurso a criticar las mediciones de consultoras privadas y acusó a esas estadísticas de tener “un contenido oscuro, opaco, y además nadie sabe cómo se confeccionan”.
“Han intentado privatizar los índices de precios con escasísimo rigor”, denunció el ministro en referencia a las mediciones de las consultoras.
Kicillof puntualizó que estas estadísticas reflejaron una amplia variación en los precios y detalló que el sondeo con el resultado más bajo fue de 3,5% y el más elevado, 6,1%. “Son índices que tienen un fuerte contenido político, por eso no espero rigor, porque la idea es decir un número y cuanto más alto mejor”, disparó.
Con el nuevo índice se relevan unos 200.000 precios en 13.000 locales todos los días hábiles del mes, en 246 ciudades, tarea a la cual están destinados unos 290 empleados. Con ello, se alcanza a casi la totalidad de la población nacional urbana (86,7%).

Las Opiniones

JORGE CAPITANICH,
Jefe de Gabinete
“El IPC Congreso es un sistema de medición capcioso, un auténtico mamarracho. Es un índice político que le permite a la oposición ponerse de acuerdo en al menos una cosa”.

FEDERICO STURZENEGGER,
diputado del PRO

“Felicito al Gobierno por lo de hoy, también a mis colegas del Congreso, que por años mantu-vieron la llama de la verdad y obli-garon al Gobierno a cambiar”.

JORGETODESCA, economista

“Da la impresión de un registro re-alista. Ojalá sea el principio de un sinceramiento de la inflación.
Desde ese punto de vista es positi-vo, lo que no es positivo es que tengamos esa inflación”.

ORLANDO FERRERES, economista

“Este primer índice está correcto. Pareciera que cambiaron. La causa (de la suba de precios) es fiscal, porque hay un gran agujero y por eso el Banco Central tiene que salir a cubrirlo, pero eso sale caro”.