Inicio » Destacado » El Gobierno ya suprimió 14 secretarías para ajustar el presupuesto

El Gobierno ya suprimió 14 secretarías para ajustar el presupuesto

Como parte del compromiso asumido en el Pacto Fiscal para reducir el déficit fiscal, la Provincia anunció que desaparecen 14 de estas carteras. El jefe de Gabinete, Fernando Yarade recibió hoy a diputados provinciales que conforman el bloque del Partido Justicialista, a quienes explicó en detalle las acciones que desarrolla el Gobierno de la Provincia en el marco del Pacto Fiscal firmado con Nación,
“Queremos generar la mejor asignación de los recursos, y buscamos estructuras ágiles, más chicas y eficientes”, sostuvo el Jefe de Gabinete, Fernando Yarade, el día de su asunción y antes de que se diese a conocer el decreto N° 1603, con el que el Gobierno provincial puso en marcha un conjunto de medidas para reducir el déficit fiscal.En ese marco y, también de acuerdo a la nueva ley de Ministerios N° 8053 que prevé la creación de hasta 44 secretarías de Estado (la anterior ley 7905 autorizaba las 55 que funcionaban hasta hace pocos días), la provincia de Salta avanza en el compromiso asumido en el Pacto Fiscal firmado con Macri y ya se suprimieron las siguientes Secretarías de Estado:

1) Secretaría Delegación Casa de Salta en Capital Federal

2) Secretaría de Atención Ciudadana

3) Secretaría de Servicios Públicos

4) Secretaría de Área Metropolitana

5) Secretaria de Métodos Alternativos de Resolución de Conflictos (se unificó con la Secretaría de Justicia)

6) Secretaría de Tecnología para la primera infancia

7) Secretaría de Desarrollo Comunitario (se unificó con la Secretaría de Asuntos Indígenas)

8) Secretaría de Fortalecimiento Institucional

9) Secretaría de Adicciones

10) Secretaría de Salud Mental

11) Secretaría de Nutrición y Alimentación Saludable

12) Secretaría de Economía Social y Empleo

13) Secretaría de Comercio, MiPYMES y Desarrollo Local (Se unificó con Industria)

14) Secretaría de Tierra y Bienes

En el marco del pacto fiscal que Mauricio Macri firmó con casi todos los gobernadores argentinos –sólo se rehúso Rodríguez Saá-, las provincias han empezado a aplicar recetas para recortar el gasto público. La mayoría de los distritos ha apelado a una misma fórmula: la reducción de personal y el congelamiento de salarios estatales. Por su parte,JUAN MANUEL URTUBEY, ha utilizado el congelamiento de los salarios y detuvo la contratación de funcionarios públicos en Salta además de numerosas decisiones reflejadas en el decreto mencionado que aseguran un Estado más eficiente y efectivo en el uso de recursos. La fuerte decisión de austeridad incluye un plan de retiros voluntarios solventado por Nación y la promoción de la jubilación de empleados que ya están en condiciones de acogerse al régimen.
Otras provincias que analizan achiques en la administración pública, aunque no difundieron los detalles de la implementación, son Santa Cruz, Misiones, Catamarca y Santiago del Estero.
Hay casos como el del sanjuanino Sergio Uñac, que ya avanzó en reformas administrativas y tributarias y el de Entre Ríos en donde se redujo la cantidad de ministerios -Gustavo Bordet prescindió de dos de las siete carteras que tenía- y trabaja en la reforma tributaria.
Sobre el control del gasto que se busca, Fernando Yarade manifestó que “tal como lo dijo el Gobernador, vamos a ser muy cautos a la hora de la asignación de los recursos” y agregó que “cada Ministro tiene capacidad de decidir en la temática que corresponde, pero con la responsabilidad de seguir las pautas que convenimos siendo, todos, muy cuidadosos”.
“Adecuar las estructuras administrativas” en un marco de “austeridad y eficiencia”, reza el decreto que lleva la firma de Urtubey y de su nuevo gabinete. Y, en ese sentido, todo avanza hacia lo solicitado ya que los ministros deberán presentar un informe indicando el personal con que cuentan y la tarea de cada uno y, en paralelo, un plan para reducir 20% de las estructuras administrativas de las áreas a cargo. Recordemos, entre otros puntos que el decreto ordena a los organismos a “renegociar” los contratos de alquiler de edificios y predios que ocupen, y suspende las comisiones de servicios fuera del país y limita las que requieran, dentro del país, pasajes aéreos.
En otro tramo, congela salarios, prohíbe que se cubran los costos de refrigerios del personal, limita los montos de los contratos y prestaciones publicitarias o fílmicas. A la vez, no podrán autorizarse nuevas designaciones que impliquen aumento del gasto.
“La Sindicatura General de la provincia hará monitoreos periódicos” para determinar si en las distintas áreas de gobierno se cumple con la normativa, señala el decreto que indica que esas medidas rigen hasta el 31 de diciembre del 2018. En tanto, el Gabinete Económico trabaja a destajo con el presupuesto 2018 y mantienen reuniones con distintos sectores además del trabajo interministerial coordinado por Yarade bajo la atenta mirada del gobernador Juan Manuel Urtubey quien recalca que “es la primera vez que se firma un pacto fiscal que permite garantizar una Argentina competitiva, que genere empleo y en la que se pueda crecer” pero hace hincapié en el esfuerzo que va a demandar reducir el déficit fiscal que arrastra Nación.
Hubo cuatro secretarías cuya eliminación generó inquietud por el impacto social de sus funciones: las de Salud Mental, Adicciones y Nutrición y Alimentación, dependientes del Ministerio de Salud, y la de Desarrollo Comunitario, que se unificó con Asuntos Indígenas.
“Los servicios se mejorarán”
El ministro de Salud, Roque Mascarello, aseguró que con la eliminación de las tres secretarías se trata de “agilizar el servicio, simplificarlo y no duplicar tareas y gestiones”.
Salud Mental y Adicciones se unificarán con el criterio de que se trata de problemas homogéneos. Ambas secretarías se fusionarán en una agencia que quedará dentro de la competencia de Salud.
Por otra parte, Mascarello informó que los problemas nutricionales serán abordados en forma conjunta con el área Materno Infantil y Atención Primaria de la Salud. El ministro señaló que la cartera profundizará la estrategia frente a la desnutrición -que, según estima, afecta a unos 300 niños -, la malnutrición, que se traduce en obesidad, y la desnutrición vinculada a la deshidratación y que se hace sentir en sectores particularmente vulnerables.

Cambios significativos
En todos los casos, la eliminación de secretarías se fundamenta en razones de eficiencia. En algunos, como las de Delegación Casa de Salta, de Atención Ciudadana o de Área Metropolitana, queda para la opinión pública la sensación de que naufragaron porque habían sido creadas por coyunturas políticas. En otros, el reacomodamiento se explica por el paso del tiempo.
El secretario general Ramiro Simón Padrós destacó que la Secretaría de Métodos Alternativos de Resolución de Conflictos, que fue un objetivo central del Ministerio de Justicia, se fusionará con la Secretaría de Justicia, pero que la mediación seguirá mereciendo la misma importancia que hasta ahora. Se trata, opinan, de una política exitosa de la provincia.
Las de Tecnología para la Tercera Infancia, Servicios Públicos, Fortalecimiento Institucional, Economía Social y Empleo, Comercio, Mipymes y Tierra y Bienes, responden a objetivos que no requieren una estructura como la que tenían hasta ayer. Por el contrario, se considera que la duplicidad de funciones les resta eficiencia.
Dos datos más que conlleva la medida de ordenamiento fiscal. La ministra Edith Cruz tendrá en su ámbito la Secretaría de Desarrollo Comunitario, unificada con Asuntos Indígenas. Simón Padrós destacó ayer los aspectos clave que deben asumir ese ministerio y esta secretaría: por una parte, la problemática que plantean las comunidades rurales, especialmente las aborígenes, con dificultades para el acceso a servicios elementales; por otra, la aparición de “grupos políticos radicalizados, autodefinidos indígenas, que generan conmoción en los valles salteños”.
Esta situación obligaría a la Provincia a gestionar estrategias con el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas.

La posición del Gobierno
“Queremos generar la mejor asignación de los recursos, y buscamos estructuras ágiles, más chicas y eficientes”, explicó el jefe de Gabinete, Fernando Yarade. Las provincias han empezado a recortar el gasto público. La mayoría ha apelado a una misma fórmula: la reducción de personal y el congelamiento de salarios estatales. La fuerte decisión de austeridad incluye un plan de retiros voluntarios solventado por la Nación y la promoción de la jubilación de empleados que ya están en condiciones de acogerse al régimen. Adecuar las estructuras administrativas en un marco de austeridad y eficiencia”.

El Pacto Fiscal en Diputados
El proyecto de adhesión al consenso fiscal contiene un conjunto de reformas orientadas a una homogeneización tributaria que elimine el incremento artificial de costos, por sobreimposición.
Al mismo tiempo, la Legislatura deberá convalidar los cambios en ganancias e impuesto al cheque, que involucran a la coparticipación y entre cuyos términos figura el desistimiento de juicios de la Provincia contra la Nación. Se trata de un complejo sistema de compensaciones en el que la Provincia está obligada a reducir gastos. Todos estos cambios inquietan a los empresarios y comerciantes, que comparten el objetivo de bajar los costos, aumentar el empleo y hacer retroceder la pobreza. Pero están desconcertados porque intuyen un “impuestazo” encubierto.
Los legisladores, por su parte, aseguran que resistirán al “ajuste”, pero nada hace pensar que el proyecto presentado por el Ejecutivo vaya a chocar con obstáculos al momento de votar en el recinto.
El jefe de Gabinete, Fernando Yarade, recibió ayer a diputados oficialistas, a quienes explicó en detalle el decreto Nº 1603, por el cual la Provincia decidió congelar el sueldo de los funcionarios, suspender las comisiones que demanden pasajes aéreos y restringir el uso de los vehículos oficiales. Yarade recomienda cautela a la hora de asignar los recursos, si se quiere procurar la solvencia del Estado. Indicó que hoy hay un déficit consolidado de todas las provincias, que asciende a 87 mil millones. El Gobierno nacional pretende reducirlo a 44 mil millones y “esto es un esfuerzo entre todos”.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*