Inicio » Destacado » El papa Francisco desmintió haber llamado a una mesa de diálogo
Yatasto Noticias

El papa Francisco desmintió haber llamado a una mesa de diálogo

A muchos la posibilidad los había esperanzado porque pensaron que el papa Francisco podría convocar al diálogo que se reclama en el país, en medio de la incertidumbre que provoca la situación económica e institucional actual. Otros se preguntaron por qué el Sumo Potífice se inmiscuye en temas políticos domésticos a pesar de ser argentino.
Ayer el país amaneció con la noticia de que Jorge Bergoglio había convocado para el 19 de marzo próximo a empresarios, sindicalistas y funcionarios del Gobierno nacional a una reunión en el Vaticano. El propósito: asegurar la paz social. Pocas horas después, él mismo la desmintió y dijo que no mantiene contacto con las autoridades argentinas desde hace bastante tiempo. Pasado el mediodía la noticia cambió. Fue cuando el líder de la Iglesia católica se comunicó por teléfono con su amiga Alicia Barrios, periodista del diario Crónica, para desearle un feliz cumpleaños. Ella le consultó sobre la convocatoria a una mesa de diálogo de la que hablaban algunos medios. El, en ese diálogo, respondió que “todo es un disparate”:
– Jorge, ¿viste la tapa de los diarios?
– No, acabo de levantarme de la siesta. Leeme, ¿qué pasó?
– Dice que convocaste a una reunión para el 19 de marzo por la crisis.
– No, eso no es cierto. Es un disparate. Esperame que voy a buscar mi agenda.
Trascendió que ese día el Papa solo tiene agendados dos encuentros con argentinos: con el titular del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (Smata), Ricardo Pignanelli, y con José María del Corral, especialista en educación, director del colegio San Martín de Tours y uno de los dos encargados elegidos por el propio Francisco para dirigir su proyecto de la Red Mundial de Escuelas, un programa para conectar de manera virtual a distintas instituciones educativas del mundo. Ese mismo día, además, se cumplirá un año de la asunción de Jorge Bergoglio en el papado. Aseguran que el Pontífice anunció que no habrá ningún tipo de celebración u homenaje por la ocasión
La agenda Fuentes oficiales confirmaron ayer que representantes de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) irán al Vaticano y que los dirigentes argentinos estarán entre las personas que habitualmente van a saludarlo y a besarle la mano en la plaza San Pedro.
Los supuestos invitados a la mesa que se realizaría en el Vaticano, según la información publicada, eran representantes del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, de la Unión Industrial Argentina (UIA) y de la CGT, con el fin de dialogar sobre la situación económica del país, en un escenario de inflación y paritarias. Habían señalado que el Pontífice recibiría esa fecha al ministro de Trabajo, Carlos Tomada; el presidente de la UIA, Héctor Méndez; su vice Daniel Funes de Rioja, y el titular de la Unión Obrera de la Construcción (Uocra) y referente de la CGT oficialista, Gerardo Martínez. El 26 de noviembre pasado, Francisco recibió durante casi dos horas a la mesa directiva de la CGT oficialista, liderada por Antonio Caló, quien señaló que el Papa les pidió a los dirigentes gremiales “por la unidad de todos los argentinos”.
“Nos pidió a los dirigentes gremiales por la unidad de todos los argentinos y para ello nos pidió el compromiso como trabajadores”, explicó Caló luego de la reunión concretada en el Vaticano, en la que hablaron sobre distintos temas de la Argentina. También, el metalúrgico señaló entonces que hubo un pedido de Francisco a favor la unidad del movimiento obrero, actualmente disperso en cinco centrales: la oficialista, que él lidera; la Azopardo, cuyo jefe es Hugo Moyano; la Azul y Blanca, que lidera el gastronómico Luis Barrionuevo, y las dos CTA, que encabezan Pablo Micheli (opositora) y Hugo Yasky (oficialista).