Inicio » Nacionales » El Senado aprobó la ley contra el acoso cibernético a menores

El Senado aprobó la ley contra el acoso cibernético a menores

Yatasto

Yatasto

“Basta, con los chicos no”. Una nueva herramienta legal entra en vigencia en nuestro país: el “antigrooming”, una de las tantas prácticas nefastas contra los menores de edad. Ayer, durante una maratónica sesión que incluyó el tratamiento de varias iniciativas “retrasadas”, el Senado de la Nación convirtió en ley el proyecto original que incorpora al Código Penal la figura del “ciberhostigamiento”.
De esta manera, y según el artículo 128 bis, se sancionará con penas que van de los seis meses a cuatro años de prisión para quien incurra en ese delito.
Según se supo, la pena contempla a quienes “por intermedio de identidad falsa, mediante la utilización de cualquier medio electrónico, cometiere acciones destinadas a ejercer influencia sobre un menor para que éste realice, a través del mismo medio, actividades sexuales explícitas o actos con connotación sexual”. Además, establece que “la pena será de dos años a seis años cuando el material pornográfico obtenido a través de la conducta anterior sea utilizado para obligar al menor a hacer o no hacer algo en contra de su voluntad”.
El proyecto había sido aprobado por el Senado el 2 de noviembre de 2011 y girado a la Cámara de Diputados, donde se le hizo una serie de modificaciones que fueron cuestionadas por los senadores, quienes finalmente aprobaron la ley con la redacción original.
Diabetes, otra sanción vital
Horas antes de la sanción de la ley “antigrooming”, los senadores otorgaron media sanción a la reforma a la ley de atención y prevención de diabetes, que establece la obligatoriedad de la actualización cada dos años de la norma para abarcar con la cobertura los avances científicos y tecnológicos. La iniciativa dispone la cobertura del 100 % de los tratamientos y diagnósticos a los tres subsistemas de salud, así como promueve el desarrollo de campañas de concientización y difusión para la detección y tratamiento de la enfermedad. Contempla el reconocimiento de la condición de diabético mediante la presentación de un certificado emitido por autoridad médica pública con vigencia crónica. Cabe destacar que en Argentina 5 millones de personas padecen diabetes, lo que representa el 10,7% de la población.

Una historia con el peor final
Esta es la trágica historia que recorrió el mundo de Amanda Todd, una adolescente canadiense que fue víctima de grooming, sextorción y bullying. A los 12 años, Amanda estaba habituada a chatear en línea cuando en una ocasión fue víctima de un pederasta, sin saberlo confió en un amigable desconocido que la halagaba con palabras bonitas y la convenció de mostrar sus pechos frente a su cámara web. El pedófilo la grabó y un año más tarde le pidió que siguiera exhibiéndose para él amenazándola con enviar el video a todos sus conocidos, como ella no accedió el delincuente publicó el video en internet compartiéndolo con todos los que la conocían. Al no soportar más (después de años de sufrimiento), Amanda se quitó la vida en octubre del 2012. Tiempo atrás, antes de suicidarse, ella misma había subido un video a internet donde expresaba con sus propias palabras todo lo que había sufrido. Carol, su madre, aseguró que la intención de su hija al subir el video en el que relata su historia a internet era llamar la atención sobre el fenómeno del bullying y ayudar a los padres a que estén al tanto de esta situación, así como exhortarlos a que enseñen a sus hijos cómo estar seguros en internet. “Los menores tienen libre acceso a la tecnología y, ahora, ese es el factor de riesgo”, insistió. La historia de Amanda no es un caso aislado, miles de casos de suicidios de menores relacionados con bullying y sextorsión se han registrado en los últimos años.

Solo para niños

No le des tus datos personales o los de tu familia (nombres, dirección, teléfonos) por internet ni entregues tu clave a cualquier persona.
No te juntes con personas que conociste en el chat sin el conocimiento o autorización de tus padres. Hay gente que miente sobre la edad que tienen y que solo buscan hacerte daño. No contestes mensajes que te hagan sentir incómodo o avergonzado y contale inmediatamente tus papás si esto ocurre. No tengas vergüenza de hablar y pedir ayuda a tus papás, a tus hermanos o a tu maestra. Ellos son los primeros que piensan en vos, y tus mejores amigos.