Inicio » Destacado » Empresarios piden “cambio de políticas, no de nombres”

Empresarios piden “cambio de políticas, no de nombres”

Yatasto

Yatasto

Expectativas y cautela ante los últimos cambios de ministros realizados por el Gobierno nacional. Eso se observó ayer en la 19ª Conferencia Industrial Argentina que se desarrolla en la localidad de Cardales, 60 kilómetros al norte de la ciudad de Buenos Aires. Allí, los principales empresarios del país que participan del encuentro consideraron que los cambios de Gabinete que introdujo el Ejecutivo en las dos últimas semanas fueron tomados “con pinzas” por el sector empresario, que pidió que las modificaciones sean “de políticas y no sólo de nombres”. “Las expectativas están, pero debe abordarse ahora cómo recuperar la competitividad”, planteó el presidente de la Conferencia, Héctor Motta. Por su parte, Luis Betnaza, hombre de Techint y vicepresidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), la entidad que organizó el cónclave, resumió: “Todavía se está a tiempo, veremos qué se hace”.
Para otro de los vice de la UIA y presidente de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal), Daniel Funes de Rioja, los cambios realizados por el Gobierno, hasta el momento, han permitido que los reclamos “tengan alguna receptividad mayor que tiempo atrás, pero receptividad no quiere decir soluciones”. “El jefe de Gabinete (Jorge Capitanich) ha transmitido la necesidad de construir diálogo, y vea, la actividad de hoy (por ayer) iba a ser un ejercicio de introspección y se convirtió en uno político. Veremos. Los empresarios observamos con preocupación distintos temas, como por ejemplo, la situación de las economías regionales”, advirtió.
Funes de Rioja se esperanzó con que la llegada de aire fresco al elenco ministerial permita “articular más. La Copal entregó un documento con una agenda transversal. Es hora de pasar del camino del desarrollo al desarrollo sostenido y sustentable”, señaló.
Consenso y competitividad
Por su parte, el gobernador Daniel Scioli, pidió alcanzar un “consenso” entre el Estado y el sector privado para avanzar con la industrialización y sostuvo que “se deben dejar atrás los métodos devaluacionistas” para alcanzar un desarrollo sostenido.