Inicio » Destacado » Juicio por el Crimen de las Turistas Francesas: En el circuito de La Quebrada no registraron la salida de 15 personas
Yatasto

Juicio por el Crimen de las Turistas Francesas: En el circuito de La Quebrada no registraron la salida de 15 personas

Proceso por el crimen de las turistas francesas comenzó. Acaba de terminar el testimonio de Maximiliano García, quien era empleado del circuito de La Quebrada para la empresa Puma Expeditions. García relató que ese día ingresaron 103 personas de las cuales avisaron su salida 88, quedando 15 personas sin registro de salida. Sin embargo, ese día vio salir a dos chicas y cuando las habló para anotar su egreso, las jóvenes le gritaron ¡Francia! y esto fue antes de que cayera el sol. Más adelante sostuvo que entre el 15 y el 29 de julio no hubo ingresos de franceses por lo que supone que esas dos jóvenes que se retiraron podrían ser las víctimas. En otra parte de la declaración dijo que entre el mirador y el barrio privado Buena Vista hay solo 100 metros por lo que pensó que las chicas halladas podían haber estado en algunas de las fiestas VIP que se organizan allí, lo que sorprendió a los presentes. Además aclaró, como ya lo hizo otro testigo ayer, que a La Quebrada también se puede acceder por senderos que lo comunican con barrios privados de la zona.
Cuando le mostraron las fotos que las mujeres se tomaron en la confitería El Duende, no las encontró parecidas a las que él vio ese día, sin embargo las vio parecidas a los cuerpos hallados. En tanto Daniel Vilte va quedando cada vez más “despegado” del caso, ya que varias son las personas que confirman no haberlo visto nunca en La Quebrada. No pasa lo mismo con Walter Lasi, con quien, los administradores de Puma Expetions estaban molestos porque se desaparecía y luego les decía que había ido a ver a su mamá que vive más arriba del Mirador.
Maximiliano García, quien era empleado del circuito de Quebrada en 2011 declaró que conoce a Lasi. “Creo que es hijo de Walter, lo vi una sola vez”, dijo. Declaró que él registraba quien entraba y quien salía del circuito. Aclaró que su función también era asistir en la tirolesa.
Remarcó: “Mi tarea en la Quebrada era estar en la casilla de la entrada. Vendía las entradas”. Agregó: “Me acuerdo que las registré en la entrada. No les pedí el ticket”. Recuerdo que dos chicas bajaron de la quebrada, les dije “chicas” y se dieron vuelta y me dijeron “Francia”. García remarcó que las chicas tenían el ingreso registrado pero el egreso no. “Eso se chequea para decirles que salgan del circuito”. Al continuar con su declaración aclaró que el día que las chicas aparecieron “yo estaba con dos primos en el cerro San Lorenzo. Saliendo del circuito veo a mis jefes”. “Ellos nos cuentan lo que pasó y nos piden que los acompañemos a buscar. Olaciregui fue el primero en encontrar un cuerpo”.
“En ese momento pensamos que era María Cash”. “Mi primo que era mayor de edad fue testigo en el momento de revisar los cuerpos. Vi cuando la policía encontró el ticket”. Por otra parte declaró que Lasi vivía en la zona. Era el más conocedor del circuito. “Él era el responsable del mantenimiento del lugar y siempre llevaba machete, pala, pico”. De la misteriosa mujer de anteojos oscuros todavía no se sabe nada.

Laguna reconoció que Vilte le ofreció un arma

La tercera jornada del proceso por el crimen de las turistas francesas comenzó a las 10. La primera en declarar es Viviana Tobío, dueña del restaurante El Duende, y Juan Martearena, empleado del lugar. Más tarde le tocó el turno a Reynaldo Daniel Laguna, primo hermano de Gustavo Lasi.
Laguna al comenzar su declaración reconoce a Vilte y dice que es “conocido”. Hace lo mismo con Vera. El testigo recordó que al salir de su trabajo encontró a Vilte, quien salía de la casa de su abuela y le preguntó “si sabía quién quería comprar un arma o si yo no estaba interesado”. Laguna aclaró que Vilte no le dijo qué calibre era el arma y también aclaró que no recuerda en qué fecha Vilte le ofreció el arma. Cree que fue anterior a la fecha en la que encontraron a las chicas asesinadas.

Por su parte Viviana Tobío, dueña del restaurante El Duende, donde las turistas estuvieron antes de ascender a la quebrada. Tobío fue citada por la querella; pero en breve concluyeron en que ella “no tiene datos para aportar sobre el hecho”. La mujer dijo que no sabe nada más, fuera de lo que se sabe públicamente. Aclaró que conversó sobre el tema, pero nadie del restaurante se acordaba de ellas. El tribunal les mostró unas fotos y ella reconoció el lugar, pero no a las personas que aparecen en la imagen.
En otro pasaje de la indagatoria le preguntaron si vendían comidas con maíz, porque fue lo que se halló en el cuerpo de Houria; ella dijo que humitas y ensaladas. Tobío indicó también que la fecha en que estuvieron las chicas es temporada alta y hay mucha gente en el lugar. También le mostraron la fotografía de la mujer de anteojos y ella dijo que no la conoce.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*