Inicio » Deportes » Argentino A » En medio de un conficto salarial, Gimnasia prepara su partido frente a Juventud

En medio de un conficto salarial, Gimnasia prepara su partido frente a Juventud

Zárate quiere gritar gol. Yatasto

Zárate quiere gritar gol. Yatasto

Gimnasia y Tiro se jugará mucho este domingo frente a Juventud. Y si bien el cuerpo técnico le pone “paños fríos” a la derrota con Gimnasia y Esgrima de Concepción del Uruguay, en una semana especial por donde se la mire, el DT Víctor Alfredo Riggio tiene pensado “castigar” a algunos componentes excluyéndolos del once titular e introducir cambios que se imponen casi por decantación, siempre y cuando la ingrata burocracia de las habilitaciones no le juegue esta vez una mala pasada.
Es una fija que Ernesto Hernández (luego de tanta espera será habilitado hoy) y Luciano Cabrera (aún no hay novedades con su transfer) debutarán como titulares ante el santo, siempre y cuando ambos tengan en su poder hasta la noche del viernes sus correspondientes altas deportivas. El “uno” se ganó el puesto durante la pretemporada; a su vez, la irregular actuación de Martín Perelman, que tuvo su cuota de responsabilidad en el gol de los entrerrianos, contribuyen para que el “yorugua” tenga por fin el domingo su debut oficial bajo los tres palos, nada menos que en el clásico. Su transfer ya arribó y solo falta el arribo de la credencial que le envió el Consejo Federal ayer por correo postal (al ser extranjero no puede jugar con DNI uruguayo).

Mucho más incierto es el panorama de Luciano Cabrera, la segunda variante que piensa introducir el Tano para el esperado duelo con el conjunto de Mauro Laspada. Aún no hay novedades sobre su habilitación, pero hay optimismo de que tendrá todos los papeles a su disposición el viernes. De no dilatarse más la incómoda situación que mantiene en vilo al refuerzo uruguayo (por un desacierto administrativo del albo), Lucho reemplazará a Pablo Saucedo en el círculo central, ya que la intención de Riggio es compensar con una referencia de marca la zona de volantes, plagada de hombres con características ofensivas (Guglielmi, Ceballos, Acosta).
En la práctica matutina que se llevará a cabo en La Calderilla, el DT comenzará a darle forma al remendado Gimnasia, que casi con seguridad será sometido a un cambio de nombres luego de una derrota que tensó la relación del plantel con muchos hinchas, disconformes con el rendimiento ante el lobo.
Por su parte, Riggio decidió sumar dos nuevos valores juveniles al plantel superior: el volante Jonathan Flores y el delantero Leandro Camacho.
Valdez, el otro elemento
Luego de haber sido denegado el pase del volante Emanuel Valdez, proveniente del club Deportivo Español, del ascenso bonaerense, la dirigencia del albo decidió hacerle un contrato profesional al jugador para poder sumarlo como refuerzo, pese a los contratiempos con su habilitación, por pedido del Tano Riggio.
En otro orden, en la Vicente López esperan por el arribo del nuevo modelo de camiseta que le proveerá su nueva marca. En caso de no arribar la “pilcha” para el clásico el albo utilizará ante Juventud el modelo especial que estrenó frente a River.

Conflicto salarial
El conflicto salarial entre el órgano fiduciario de Gimnasia y Tiro y los profesores de las divisiones inferiores del club se agudizó luego de la última promesa de pago incumplida por el triunvirato, por lo cual algunos entrenadores decidieron adoptar la medida de fuerza de cesar en sus actividades hasta tanto se les brinde una solución concreta. Sin embargo, Osvaldo Montaldi, quien no atiende los llamados a su celular de este medio, se comprometió a “achicar” esta semana la deuda con el personal y algunos optaron por otorgar un último compás de espera, como el caso del legendario Luis Loco Viano. “En 30 años viví muchas situaciones como esta en Gimnasia, nada me sorprende. No voy a parar solo porque los chicos están primero. Nunca dejé de trabajar por una situación como esta y sé hasta dónde esperar”, le dijo el Gringo a este matutino. Por otra parte, fuentes del club adelantaron que hoy se pagará un porcentaje para ponerle un pequeño oasis al conflicto.