Inicio » Locales » En un domingo frío una multitud saludó al Señor y la Virgen del Milagro

En un domingo frío una multitud saludó al Señor y la Virgen del Milagro

Yatasto

Yatasto

Los pañuelos blancos le dieron el marco a la fiesta. Una multitud saludó al Señor y la Virgen del Milagro, tanto a la salida de la Catedral como en su regreso a la basílica, que ocurrió a las 19.30.
El frío, sorpresivo invitado para la celebración, no apabulló a los creyentes. La Virgen del Milagro irrumpió sobre calle España a las 15 y estuvo custodiada por más de 100 gauchos salteños y del país. Una hora y media más tarde el Señor del Milagro se ofreció ante decenas de fieles que con aplausos, saludos y hasta con lágrimas no contuvieron la emoción de verlo.
“Con la fe enamorada convirtamos la esperanza en Milagro”, fue el lema de la festividad que se repitió durante la procesión. El arzobispo Mario Antonio Cargnello cerró su homilía refiriéndose a ello: “Dejemos que el rayo de la luz de Dios irrumpa en nuestros corazones y nos haga disponibles para prender la llama de la esperanza”. Ese fue el puntapié para iniciar la renovación del pacto de fidelidad con el Señor y la Virgen del Milagro al pie del monumento 20 de Febrero, que miraban hacia la multitud que ocupaba avenida Sarmiento.
“Es urgente que los candidatos junten sus aspiraciones en la probidad moral demostrada a lo largo de sus vidas, en el valor de sus proyectos, en el compromiso con el bien común y no en propagandas vacías tan cargada de emotividad, cuánto carentes de propuestas”, fue una de las frases contundentes de la homilía que ofreció el Arzobispo de Salta a los devotos, que no dudaron en responder con aplausos. La dirigencia política local, presente en los palcos central, supo que el mensaje iba para ellos.
Cargnello mencionó, al igual que el año pasado, la responsabilidad de ser ciudadano. “Es necesario que cultivemos el respeto por el vecino, la capacidad de realizar bien el propio trabajo, la contribución honesta de tributos y servicios, la exigencia de la buena administración, la voluntad firme de no doblegarnos ante las dádivas partidarias, la capacidad crítica para advertir las vanas promesas”.
Aclaró que no se podía participar de la procesión y de la renovación del pacto de fidelidad “si después seguimos esclavizando a los hermanos que caminan con nosotros”.  http://www.yatasto.com/en-un-domingo-frio-una-multitud-saludo-al-senor-y-la-virgen-del-milagro/#.Ujjlj9LrwnM
También se refirió a aquellos que renuevan leyes que reducen al ser humano en un objeto, a los que acumulan dinero mal habido, a las personas violentas en el hogar, a los padres que se desinteresan de su responsabilidad al igual que lo hacen profesionales, empresarios y los propios trabajadores.
El arzobispo agradeció a los jóvenes por responder al llamado del Papa Francisco: “El les ha pedido que no balconeen en la vida si no que se metan en la vida”, aseveró Cargnello al cierre de su mensaje.
La temperatura durante la fiesta fue de 11 grados, con el cielo nublado y viento fresco, en una atípica tarde de Milagro.