Inicio » Locales » Estudiantes piden volver a clases y poner fin a la toma

Estudiantes piden volver a clases y poner fin a la toma

Yatasto

Yatasto

En defensa de la educación pública, hoy a las 11, estudiantes, docentes y personal de apoyo de la UNSa manifestarán su repudio por la toma del Rectorado y el Consejo Superior que ya lleva nueve días. La concentración será en la plazoleta de la Facultad de Ciencias de la Salud. Así lo confirmó el vicedecano de Económicas, Hugo Llimós, que contó que ayer un grupo de jóvenes autodenominados “Unión estudiantil” planteó su malestar “por los días de clases perdidos, el ruido constante y la falta de respeto a los que no participan de la toma”. Por este motivo, comunicaron al vicerrector Miguel Boso que saldrán a manifestarse de forma pacífica.

Llimós agregó que “ellos dicen que la gente cree que los que están en la toma es toda la universidad y no es así. La UNSa tiene más de 20 mil estudiantes y los que tomaron el Rectorado constituyen un grupo reducido de Humanidades”. Se supo además que se sumaría a la marcha por el campus universitario gente de las sedes regionales de Orán y Tartagal. Por su parte, la decana de Salud, María Passamai, dijo que “la idea es informar sobre la situación que hoy se vive en la universidad y que a muchos confunde. Irán los que quieran, no obligamos a nadie”.

Ayer, por medio de un comunicado, las autoridades de la UNSa confirmaron que la resolución 340 está suspendida, a consideración de lo que decida el Consejo Superior una vez que se cuente con el informe de la auditoría interna que ordenó Víctor Claros. Como parte del trabajo, cuyos resultados se esperan en estos días, se cotejaron informes de la Secretaría Administrativa, la Dirección General de Administración, la Dirección General de Personal y la Dirección Administrativa de la Facultad de Humanidades. Con la auditoría, según fuentes oficiales de la UNSa, se apunta a despejar dudas sobre el déficit que el rectorado y representantes de cinco facultades en el Consejo Superior atribuyeron a presuntos excesos de gastos en la unidad académica que dirige la decana Liliana Fortuny.

Las autoridades de la UNSa aclararon ayer que el Consejo Superior “no sesionará hasta que se deponga la actitud de prepotencia y fundamentalista de estos grupos minoritarios acostumbrados a la anarquía para obtener algún rédito o protagonismo”. Se refirieron de esa forma a los docentes y estudiantes que, hasta el cierre de esta edición, mantenían la toma del Rectorado.

El comunicado que salió de la UNSa ayer también incluyó ásperas consideraciones contra Fortuny y su vicedecano, Marcelo Marchionni. “Cuando las autoridades de Humanidades afirman que hay un ajuste presupuestario, mienten. Lo que ocultan es el desborde de su presupuesto para atender cargos y dedicaciones por encima del crédito asignado. Este déficit, corroborado y aceptado por el propio Consejo Directivo de dicha Facultad, fue cubierto en 2012 por las demás facultades y la administración central. El desborde, que comprometió el presupuesto de toda la Universidad, no se fundamentó en necesidades académicas sino en política de favores y compra de voluntades”, puntualizó el parte que hicieron llegar a los medios las autoridades de la UNSa.

En uno de los párrafos se afirmó que “la forma de distribución interna que tiene la Facultad de Humanidades no privilegia ni carreras ni cátedras de acuerdo a sus reales necesidades, sino que lo hace de acuerdo a la adhesión o no de personas que garanticen la permanencia de un sector en el poder del Decanato”. En otros renglones se subrayó que el Consejo Superior dictó la resolución 340 con el único fin de poner un “status quo” al déficit generado en Humanidades y hacer que esa facultad “ordene sus egresos en gastos de personal” en función de los créditos presupuestarios asignados “a fin de no afectar dineros ajenos”. En este punto se reseñó que, por la resolución 260, el Consejo Superior aprobó la distribución de créditos del ejercicio 2013 para la administración central y las facultades de la UNSa. Para Humanidades fueron autorizados $33.967.116, de los cuales $32.767.116 están destinados al pago del personal de esa unidad académica. Se señaló, en tal sentido, que los citados montos se dispusieron en función de las estructuras de cargos docentes y auxiliares aprobadas por el Consejo Superior y financiadas por la Nación. Se hizo notar que “el monto para personal se incrementa de acuerdo a las subas acordadas en paritarias nacionales”.

Sobre la toma del Rectorado, que cumplió ayer ocho días, las autoridades de la Universidad Nacional de Salta sostuvieron que “la decana, el vicedecano y otras autoridades de Humanidades, ante sus propias irresponsabilidades, eligieron el peor camino de todos: victimizarse y engañar a los estudiantes con la amenaza de que se pueden cerrar sus carreras”. Afirmaron que esa acción encontró rápidas adhesiones “en sectores minoritarios y antidemocráticos. “Quieren imponer por la fuerza las prebendas de las que gozan en contra de los representantes democráticamente elegidos por la mayoría absoluta, de todos los estamentos de la comunidad universitaria, hace tan solo seis meses”, acotó el comunicado.

Paralelamente, desde la Facultad de Económicas salió otro comunicado. En él, y con base en registros extraídos del sistema de información de la universidad (SIU), se indicó que en Humanidades se ejecutaron gastos superiores a los que autorizó el Consejo Superior, en un monto de $ 437.003, producto de designaciones interinas e incrementos de dedicación. De acuerdo con los registros desprendidos del presupuesto 2012 de la UNSa, el Consejo Superior autorizó a Humanidades $ 32.316.508, pero el monto que se ejecutó en gastos de personal en esa facultad fue de $32.753.511. “La composición del crédito se puede ver con claridad en las cuentas de la UNSa, a las que tienen acceso las autoridades de las Facultades, por lo que la decana de Humanidades, Liliana Fortuny, y el vicedecano, Marcelo Marchionni, no la pueden desconocer”, recalcó el comunicado que salió de Económicas. El parte que circuló ayer por los correos de docentes, investigadores y estudiantes de la universidad pública de Salta afirmó que Fortuny, como representante titular en el Consejo Superior, “aprobó el presupuesto correspondiente” y que ello “consta en la resolución 060/12” del mencionado órgano de gobierno universitario.