Inicio » Deportes » Argentino A » Gimnasia lo ganaba, pero Central Norte con una corajeada lo empató

Gimnasia lo ganaba, pero Central Norte con una corajeada lo empató

El peor momento de Gimnasia. Central lo empataba y Armella casi marca el tercero. Yatasto

El peor momento de Gimnasia. Central lo empataba y Armella casi marca el tercero. Yatasto

Fue entretenido y vibrante el clásico que regalaron Gimnasia y Central Norte. Clásico que se construyó con un gran primer tiempo del albo, en el que ganaba 2 a 0 con tantos de Zárate y Cabrera, y que terminó de armarse con una estupenda remontada del cuervo, que a pura garra logró el empate con los tantos de Altamirano y Fretes.
El albo comenzó a jugar con la tranquilidad que le otorgó un gol tempranero, en apenas tres minutos se equivocó De Giorgis, Acosta se la colgó pero la pelota pegó en el travesaño y Zárate la empujó dentro del arco. Fue casi un golpe de nocaut para el cuervo.

El tandem Ceballos-Acosta-Guglielmi entró mucho más en contacto y Vazzoler se perdió el segundo con un remate apenas desviado.
A Central le costó hacer pie, sin embargo, Magno siempre fue un estorbo, pero Zárate tuvo la oportunidad debajo del travesaño en otro descuido defensivo del cuervo. Y esas mismas ventajas le permitieron a Cabrera estirar el marcador, de cabeza, tras un tiro libre de Ceballos. Todo era de Gimnasia que jugó, por momentos, en un gran nivel colectivo. En Central, Zurita tuvo serios problemas para manejar la pelota, Medina no tuvo contención y Artura estuvo perdido -al igual que el mismo Central Norte- como el primer tiempo frente a Tiro Federal. Yatasto Noticias.

En el cuervo sólo Magno siguió marcando presencia y sacó otro potente remate que Hernández tiró al corner.
Gimnasia tuvo mayor convicción pero no lo pudo liquidar cada vez que Acosta o Vazzoler tomaron la pelota. Y el final del primer tiempo fue una premonición: Magno escapó por izquierda y Martínez mandó un cabezazo que despintó el palo de Hernández.

En el Segundo tiempo el cuervo atropelló al albo

Central Norte volcó todo su potencial ofensivo en el complemento, inclinó la cancha con mucha actitud y generó varias faltas, ese fue su mejor arma para buscar la heroica.

Gimnasia y Tiro que había remontado frente a San Jorge de Tucumán un marcador adverso y mostró personalidad. Fue remontado y superado. Preocupante los altibajos del conjunto de Riggio.

Así, el “gordo” Altamirano  no tuvo más que empujar un centro de Díaz para marcar el descuento y así también llegó un tremendo zapatazo de Fretes para marcar el empate. Después, Armella hizo lucir a Cabrera cuando Gimnasia no podía salir de su asombro y de su exceso de confianza.
La imagen actitudinal cambió notablemente, parecía que lo ganaba el cuervo pero fue Zárate el que tuvo la gran chance de liquidarlo.
Cristian Zurita tuvo que abandonar al equipo cuervo por una lesión sobre el final del primer tiempo. El Gigante del Norte no le sienta bien a Lula: en el torneo anterior había sido expulsado en este clásico. Sin Zurita, el cuervo perdía uno de los motores en la generación de juego.
Gimnasia salió demasiado relajado a jugar el complemento. No tuvo el aporte de los juveniles Villarreal y Guglielmi, Cabrera comenzó a luchar solo y en desventaja y Ceballos fue perdiendo la línea. Por esto también, el ex-Central Norte terminó expulsado cuando bajó a Chmil en un avance peligroso del cuervo.
La sociedad que armaron Acosta y Ceballos fue clave para el gran primer tiempo que jugó Gimnasia. Por momentos, el albo desplegó fútbol de alto vuelo. Además, la garra de Cabrera y Vazzoler le permitieron al equipo del Tano imponerse con autoridad ante la formación de Coleoni.
Diego Magno fue el más acertado en Central durante la primera etapa. En el complemento tuvo más socios para jugar; Fausto Apaza dejó la timidez de lado y terminó cerrando una buena performance. Jonathan Artura, por su parte, levantó su nivel y apareció más.

El hincha de Gimnasia y Tiro dirá que en la primera parte jugó mejor colectivamente que su rival y el de Central Norte estará preocupado por el primer tiempo errático que tuvo.
Pero en el segundo tiempo, Central Norte con voluntad y algo que no tuvo Gimnasia, le empató el partido. Orgullo es una palabra y una actitud que los hinchas de Central aplaudieron de sus jugadores, pero en la balanza, el empate es justo. Gimnasia lo dejó escapar y Central volvió a dormir en un primer tiempo para reaccionar en el segundo.