Inicio » Deportes » Guido Carrillo, delantero del puntero Estudiantes: “Sirve para creer”
Yatasto

Guido Carrillo, delantero del puntero Estudiantes: “Sirve para creer”

Guido Carrillo, el delantero del puntero Estudiantes de la Plata, valoró el triunfo no sólo por el resultado: también por la confianza que le da a un equipo basado en juveniles. El 9 abrió el partido con su gol. Se abrió la cuenta oficial para Guido Carrillo en 2014. El delantero había terminado el año pasado en baja, con señales claras de la confianza disminuida. Pero en el verano ya había asomado otro Carrillo más parecido al que impresionó tan bien en sus primeros pasos en Primera. Ayer, en Floresta, no había dispuesto de posibilidades y su participación estaba más enfocada al pivoteo y al trabajo colectivo hasta que tuvo que usar su olfato goleador para definir el partido.

“Fue una victoria importantísima en una cancha que siempre nos resultó difícil. Nos pone contentos y, sobre todo, nos sirve para creer en nosotros”, señaló Carrillo. El Pincha no ganaba en Floresta desde el 79, aunque es cierto que luego jugaron pocas veces. Aún así, el mismísimo campeón de Sabella cayó 2 a 1 en 2010. “Además de jugar hay que trabar y luchar. Tengo la tranquilidad de haber dado lo mejor que pude y estoy muy contento con el resultado y el gol”, resaltó el delantero nacido en Magdalena. El gol, por cierto, también respondió a una idea de Mauricio Pellegrino especialmente pensada para este partido: la inclusión de Ernesto Goñi por Jonathan Silva para aprovechar su potencia en los saques de costado. Así fue que de un lateral, en el que habían ido a buscar los dos centrales como si hubiera sido un corner, vino la intervención de Desábato y de Schunke que produjeron el rebote y el tanto que definió el partido. “Más que el gol mismo que metí, estuvo muy bueno el trabajo colectivo que se hizo para ganar”, opinó el goleador, quien desde la ida de Duvan Zapata heredó la 9. Ayer, en ese conjunto, estuvo la demostración de la apuesta por los jóvenes: Rulli, Leo Jara, Gil Romero, Auzqui, Correa, Jonathan Silva y el propio Carrillo, quien volvió a gritar cuando más se lo necesitaba.