Inicio » Deportes » Independiente 3, Sportivo Belgrano 2: Lo ganó de pena(l)
Yatasto

Independiente 3, Sportivo Belgrano 2: Lo ganó de pena(l)

Independiente lo tenía muy complicado pero lo ganó por un error de Maglio, que vio penal por un forcejeo sobre Penco. El Rojo quedó a dos puntos de Instituto, pero el equipo no apareció.

Tremendo desahogo de Independiente: era claro que dejar puntos ante Sportivo Belgrano significaba dejar pasar, quizás, al último tren para conseguir el ascenso. Como le suele ocurrir en este 2014, cualquier rival lo complica y no con mucha oposición. Lo peor fue el funcionamiento defensivo, tal como ocurrió en la derrota ante Crucero del Norte en Posadas. Los dos goles cordobeses llegaron tras pelotas paradas. Y el fondo fue muy ingenuo en ambas acciones.

Los rendimientos individuales de los que se había quejado De Felippe volvieron a evidenciarse: Pisano recuperó la titularidad pero fue muy irregular e intermitente. El Rolfi falló como conductor. El paraguayo Fernández, que arrancó entre los once, por la lesión de Parra, sólo hizo acto de presencia.

Todo le costaba mucho a Independiente. Tula marcó el 1 a 0 porque el fondo cordobés no rechazó una pelota. Igual, el Rojo se lo empató solo: Medina definió en el área chica con una libertad que sólo puede entenderse por la ineficacia de Independiente. Otra vez se le complicaba al Rojo, y otra vez tuvo ayuda rival para ponerse en ventaja: mala respuesta de Rigamonti ante un remate de Vidal.

Nunca, en todo el desarrollo del partido, Independiente impuso su protagonismo. Sí repitió errores: el 2 a 2 de Sportivo Belgrano (Martorell) fue tras un tiro libre. Y todos los corazones del local (todos, eh) se paralizaron cuando Osvaldo Miranda le dio al palo y en la continuidad de la jugada Juan Pablo Francia falló con el arco libre. Desazón, impotencia… Los hinchas empezaron a cantar contra los jugadores.

Vale reconocer el esfuerzo de los futbolistas, pero más que nada el Rojo tiene que concederle la gracia de la victoria al penal que vio Maglio por un forcejeo de Martorell sobre Penco. No hubo desplazamiento ni sujeción, las pautas que marca el reglamento para sancionar infracción. El Ruso Rodríguez no falló, como ante Banfield.

El equipo de De Felippe acumuló tres puntos de una importancia sublime. Instituto está a dos puntos encima. Pero el primer enemigo es el propio Independiente, que debe evolucionar en volumen de juego y, sobre todo, en confianza, si realmente sueña con volver en esta temporada a Primera División.

A la anterior victoria, ante Talleres en el Libertadores, el Rojo no supo capitalizarla: le siguieron dos empates y una derrota. Volvió a ganar ante un rival cordobés. En el próximo juego, ante Gimnasia en Jujuy, no contará con Morel Rodríguez y Vidal, y cada baja es un problema para Independiente. Aunque el principal problema sigue siendo un fuerte déficit colectivo.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*