Inicio » Deportes » Independiente con angustia venció 1 a 0 a Villa San Carlos

Independiente con angustia venció 1 a 0 a Villa San Carlos

Yatasto

Yatasto

Paciencia pidió Omar De Felippe cuando asumió, hace cuatro fechas, como entrenador de Independiente. Con él sumó su primera victoria en el Nacional B, pero desde que comenzó el torneo nunca jugó bien.
Ayer Independiente volvió a dejar deudas en lo futbolístico, pero consiguió tres puntos clave: como visitante, superó 1 a 0 a Villa San Carlos y sumó 8 de los últimos 12 puntos en juego.

Esta es la nueva realidad de los Rojos: sufrir hasta el final… y quizás arañar los tres puntos. Hoy se le dio gracias al gol de Rolfi Montenegro a los 26 minutos.

Por la octava fecha del campeonato de la Primera B Nacional, el capitán Daniel Montenegro, a los 26 minutos del primer tiempo, marcó el gol que le dio la victoria, la segunda de Independiente en lo que va del certamen.

El equipo de Avellaneda suma ahora 10 puntos, mientras que Villa San Carlos, con 4, no sólo ocupa el último lugar de la clasificación del torneo sino también en la tabla del descenso.

En la próximo jornada, el Rojo tratará de conseguir su primer triunfo como local, cuando reciba la visita del muy exigente Sarmiento de Junín.

Quizá el empate hubiese sido el mejor resultado para el partido, porque, a pesar de tener durante más tiempo la pelota y el dominio del campo de juego, Independiente nunca fue muy superior a San Carlos.

El mejor momento de San Carlos a lo largo del cotejo se vio en el arranque mismo. En ese lapso con el trabajo de Gonzalo Raverta y Santiago Sommariva en la mitad de la cancha, y los pelotazos para Nahuel Fernández Silva y Martín Troncoso, complicó al elenco de Avellaneda.

Al minuto un pelotazo frontal complicó al paraguayo Samuel Cáceres, de mal partido, y a su compatriota Claudio Morel Rodríguez, Fernández Silva remató al arco y Diego Rodríguez desvió el balón que cayó en los pies de Troncoso, pero el disparo final resultó desviado.

El momento propicio del conjunto de Berisso terminó en el minuto 15. En ese instante el árbitro Juan Pablo Pompei ignoró una clara infracción de Cáceres sobre Federico Slezack, y le impidió a San Carlos disponer de una chance clara y merecida para abrir el marcador. Independiente, que careció siempre de claridad y profundidad, se adelantó en el campo en la medida en que Matías Pisano hizo la diferencia por derecha, y se encontró con Montenegro para armar juego.

Pero Independiente iba e iba, aunque dejaba la impresión de que nunca complicaría a Gastón Sessa. Sin embargo, a los 26 minutos, en la única jugada más o menos organizada, llegó el gol. Pisano metió un pase en profundidad para el ingreso de Gabriel Vallés, el lateral tiró al arco y, cuando parecía que la pelota pasaba de largo, Montenegro, tirándose al piso, la empujó al gol.

Aún en ventaja, Independiente no fue superior a su oponente, pero en los diez primeros minutos del segundo período pudo haber ampliado la diferencia. Solo frente a Sessa, Montenegro remató a las manos del arquero; a los 8, Pisano, tras una buena jugada, disparó desviado, y un minuto después fue Facundo Parra, quien envió el esférico cerca del palo derecho.

Pero Independiente perdió impulso. Su juego volvió a ser intrascendente y eso le permitió a San Carlos volver a meterse en el partido. Pero el equipo de Ricardo Rezza no tuvo resto para desbordar al visitante, algo sumamente importante en los metros finales de la cancha, por lo que fue incapaz de cambiar la historia.