Inicio » Deportes » Argentino A » Juventud Antoniana le ganó 1 a 0 a San Martín de Tucumán

Juventud Antoniana le ganó 1 a 0 a San Martín de Tucumán

Ganó sin brillar y tiene 3 puntos. Yatasto.

Ganó sin brillar y tiene los primeros 3 puntos. Yatasto.

Juventud Antoniana le ganó 1 a 0 a San Martín de Tucumán en el primer partido de la temporada jugado en condición de local.
En el primer tiempo, el equipo de Laspada fue superior a su rival; generó situaciones claras de gol pero la suerte le fue esquiva. Su arquero Mariano Maino fue un espectador de lujo porque el santo tucumano no llevó riesgo. A los 34 minutos, y luego de una serie de rebotes en el área, llegó Emanuel Martínez con su remate para marcar el gol. El antoniano se iba al descanso con una victoria merecida.
Pero en el complemento, Juventud disminuyó su ritmo futbolístico, se relajó y los jugadores sintieron el cansancio y el peso de jugar con un gran rival, que hizo todo lo posible por revertir el marcador incluyendo a dos delanteros más. Sin embargo, el santo aguantó bien, no se desesperó y cuidó la victoria hasta el final.

El triunfo también fue auspicioso para el técnico Mauro Laspada porque su propuesta táctica marcó tres hombres de punta en casi todo el partido. Porque sin brillar y sin tener un enganche definido, el equipo fue para adelante confiando en la firmeza de su última línea.

Es que la fuerza de una ofensiva llega muchas veces desde atrás. Y esta lectura de juego posicionó al ex Central Norte Emanuel Martínez como figura del partido y le potenció al equipo esa característica de ir siempre al frente.
El santo no brilló para nada, pero ganó y tiene 3 puntos. Arrancó con dudas y fue creciendo en el campo con el correr de los minutos. En la misma medida en que Ortiz y Domínguez se asentaron. Y con Sánchez, el equipo comenzó a marcar presencia en el área de Pave. El uno tucumano tuvo que exigirse para desviarle un cabezazo y luego tuvo la fortuna de que el “9” rematara muy desviado (de frente al arco y en clara posición de gol).
El crecimiento de Juventud también obedeció al mensaje que envió el Gringo Martínez desde su acierto en la marca y sus guapeadas en el campo enemigo. Como lo hacía en Central: el lateral aportó en la ofensiva y como premio pudo empujar el balón hasta el fondo del arco tras una serie de rebotes y entre una maraña de piernas sanmartinianas.
Fernández tuvo la chance del segundo tanto pero Pave lo impidió con grandes reflejos.
Después, en el complemento, dio la sensación de que Juventud podría haber hecho algo más. Pero fue retrocediendo, un poco por cansancio y relajo, otro poco por el apuro y el apriete de un rival con buenos apellidos (Parisi, Becica, Ibáñez, Tambussi, etc.) y que se sintió cerca del empate.