Inicio » Deportes » Argentino A » Juventud ganó agónicamente 3 a 2, Gimnasia reaccionó tarde y no le alcanzó

Juventud ganó agónicamente 3 a 2, Gimnasia reaccionó tarde y no le alcanzó

Yatasto

Yatasto

Doce mil personas fueron testigos de un electrizante clásico que se correspondió con la respuesta en las tribunas. Y en ese juego fue Juventud el que se adueñó del show y se llevó el gran duelo gracias a una brutal efectividad que dejó “desarmado” y con la tropa debilitada a Gimnasia y Tiro en apenas un tiempo.
El santo se impuso en el clásico por 3 a 2 porque fue ordenado y práctico en los primeros 45 minutos, pero nada más. Luego se desinfló y se vio desbordado por un millonario que con mucha actitud se lo llevó por delante en la última etapa, con un hombre menos y herido en su orgullo. En el complemento Juventud se colgó del travesaño y Gimnasia lo arrinconó pero ese envión no le alcanzó para empatar el partido. Los últimos 45 minutos, con Juventud que retrocedía más de la cuenta y perdía el dominio del mediocampo, opacaron, en parte, la solvencia de un equipo que golpeó todas las veces que insinuó y por eso se llevó el premio mayor, que lo coloca cerca de la zona de clasificación .

El dominio inicial fue del albo: (un tiro libre de Ceballos esforzó a Viola a los 18′, a los 20′ fue Palacio quien casi la mete en contra y a los 23′ Zárate le entró mal de volea y dilapidó otra buena llegada. Y en el momento de mayor “peloteo” del local, Palacio silenció a los albos anticipándose a los marcadores y mandando su cabezazo a la red tras un centro de Aguirre. Y tres minutos más tarde una gran jugada de Matías Fernández en complicidad con Prieto culmina con una definición deliciosa del hombre con pasado en Gimnasia. Luego llegó la expulsión de Plaza: el capitán no paró a nadie por la banda (fue un error incluirlo de lateral) y quedó expuesto a las faltas. Y tras dos infracciones corrientes vio la roja y derrumbó el castillo millonario, que parecía terminar de desplomarse con la sutil definición de Molina a los 8′ del complemento. Los ingresos de Ascencio y Guglielmi (aciertos de Ragusa) inyectaron aire y actitud a un Gimnasia que no se dio por vencido con uno menos. El albo mostró los dientes y acorraló a un Juventud que perdió la brújula y la pasó mal, más aún tras los descuentos de Zárate (11′) y Villarreal (16′) cargados de espíritu de lucha, amor propio y verguenza deportiva. Pero en el fútbol, a la hora de los balance los intentos poco cuentan en la foja, y prevalece aquel que acierta las oportunidades que tuvo.

Gimnasia, el último, cómodo en la tabla

Otra vez Gimnasia y Tiro se quedó con las manos vacías, pero en esta oportunidad cambió su imagen en el clásico. El equipo de Salvador Ragusa cayó pero de pie, porque perdiendo frente a Juventud Antoniana por 3 a 0 sacó a relucir su amor propio en el complemento, marcó dos goles en dieciséis minutos y quedó a un paso de lograr la hazaña con un hombre menos, aunque no pudo.
El DT del albo valoró la entrega de sus muchachos y pese a la dolorosa derrota, analizó: “Confío en el plantel, mucho pasa por la cabeza, es un equipo que se quiebra fácil, por eso los hablé paternalmente en el segundo tiempo. Hice las correcciones y puse línea de tres, hasta que ellos se dieron cuenta y metieron tres volantes en el medio. Así y todo, seguimos manejando el partido”. El cambio de actitud con el que salió al jugar el segundo tiempo el millonario fue notorio, fue otro equipo, como si en el entretiempo habrían recargado energías. “Muchos habrán dicho: “Ragusa los retó en el segundo tiempo, pero los hablé como un padre’. Fue al revés del partido pasado, donde los reté. Ahora cambió la actitud del equipo, los años me van enseñando cosas”, ponderó el técnico.
Cuando el telón cayó y el albo volvió a quedar con las manos vacías, los hinchas de Gimnasia valoraron el esfuerzo de sus jugadores con un cálido aplauso. “Esa es la gente de Gimnasia que quiero ver, me refiero al público, porque entendió el mal momento que está pasando Gimnasia. Lo vamos a sacar adelante. Que la gente venga con esa fe y aliente hasta el final. El equipo enmudeció una tribuna en el segundo tiempo y otra alentó. Necesitamos de todos, es en serio”, chicaneó el Profe. En tanto, Leandro Zárate, el mejor del albo, se retiró cabizbajo por la derrota. “Nos vamos tristes por cómo se dio el partido. Estábamos bien hasta que nos hicieron el gol, perdimos las marcas y nos convirtieron de pelota parada”, dijo el goleador. Una alarma, según La Chancha, es que “nos están haciendo muchos goles y eso es preocupante. Pero lo que no preocupa es la gran actitud que tuvo el equipo en el partido”, resaltó el atacante, autor del primer gol de Gimnasia y pieza fundamental en la estructura millonaria, porque fue él el que se cargó el equipo al hombro.  “Nunca me había tocado un momento tan difícil”, Salvador Ragusa se refirió así al momento del albo, pero seguramente olvidó la pésima campaña que realizó con Gimnasia y Esgrima de Jujuy en el Nacional B.

El Gigante del Norte lució un clima diferente desde las horas previas al clásico y a medida que los hinchas copaban las tribunas. No hubo banderas desplegadas, símbolos identificatorios con posturas determinadas ni inclinaciones políticas partidarias. Sólo primaron los colores celeste y blanco y la exclamación de los hinchas, quienes piden que el club vuelva a revivir, más allá de los nombres circunstanciales que estén a la cabeza y de las listas de turno. Al seguidor millonario se lo notó entusiasmado, más allá del clásico que tenía, luego de que el pasado martes la Justicia decretara el fin de doce años de angustias y fideicomiso y la vuelta de la institución a manos de los socios. Y a quien se le preguntaba, coincidía con una unión de todos los sectores para sacar al albo adelante. Dirigentes de la “vieja guardia” se ubicaron en la platea y engrosaron las especulaciones y los rumores sobre un posible regreso de antiguos directivos, hoy muy resistidos en la Vicente López, para tomar las riendas del club. Hasta el momento, ninguno se animó a posicionarse como candidato, por lo que todo parece indicar que la venerada Lista Unidad tomará la manija (ver aparte). Pero el clima festivo tras el celebrado anuncio del regreso a los socios se vio empañado por una actitud que poco tuvo que ver con “el sentido de unión” que se proclama: la denuncia por agresión que recae en los hermanos López, de la subcomisión, por golpear a jugadores de Juventud. Teniendo en cuenta que ya tienen antecedentes en estos menesteres: ¿cuándo estos dirigentes dejarán de comportarse como hinchas?
Lluvia de piedras y destrozos en la previa
Si el clásico se desarrolló con normalidad dentro del estadio y durante el partido, antes y después hubo disturbios. El operativo de seguridad estuvo a cargo del comisario Hugo Castellanos y tuvo un par de fallas pese a que a última hora habían incrementado el número de efectivos de 500 a 600.  El primer conflicto se produjo antes del partido, en intersección de las calles Vicente López y Santiago del Estero, donde se enfrentaron hinchas de Juventud y de Gimnasia.
Un grupo de simpatizantes del santo se trasladaba por la calle Santiago del Estero para desembocar en la avenida Bicentenario. Cuando los barras llegaron a la intersección de calle Vicente López encontraron a unos pocos metros a un grupo de hinchas del albo. Y, aunque hubo un cordón policial de por medio, de un lado y del otro se tiraron piedras, hubo corridas y varios autos dañados, hasta que el personal policial reforzó la zona. De todos modos, los vecinos ya habían sido perjudicados. Las escenas de violencia recrudecieron una vez finalizado el encuentro. Un hincha de Gimnasia apedreó el colectivo que transportaba al plantel de Juventud y una de esas piedras hirió al defensor Cárdenas.
Evidentemente, hubo fallas en el procedimiento, pero también es cierto que cuando los hinchas están dispuestos a provocar incidentes, no hay operativo que alcance. Al ser consultado por los incidentes, el comisario Castellano admitió que hubo un par de conflictos, pero no los consideró como fallas del operativo. “Creo que todo salió bien, hubo algunos incidentes pero después todo se desarrolló con normalidad”, dijo. Lo cierto es que los vecinos están hartos de terminar perjudicados.