Inicio » Deportes » Argentino A » Juventud perdió más que 3 puntos en Chaco
Yatasto

Juventud perdió más que 3 puntos en Chaco

El Santo fue lo mismo que los últimos partidos, un equipo sin ideas y sin reacción. Juventud Antoniana está en auténtica caída libre, sus jugadores no reaccionan, el juego, las ideas, la rebeldía, el hambre ni el alma aparecen. Y si sigue así, puede llevarse una desagradable sorpresa en la definición para el infarto de la plaza del “infierno” en la Zona C, el grupo que aún resta entregar un descendido (ya fueron condenados al Argentino B Racing de Olavarría y Rivadavia de Lincoln).
Entre el santo -que anoche recibió una verdadera paliza de orden, practicidad y eficacia en Resistencia ante Chaco For Ever, al caer goleado sin atenuantes por 3 a 0-, su verdugo de ayer en cancha y Central Norte dirimirán el tercer y último descenso. Y sólo tres puntos separa a los involucrados en la traumática lucha del peor de los abismos. Lo que hasta hace poco parecía ser una posibilidad lejana, hoy es una chance concreta para el santo luego del descalabro futbolístico de las últimas fechas.
El peligro latente de descenso hoy amenaza a Juventud con más fuerzas. Y más que complicar al cuervo, la derrota en Chaco terminó por comprometer en serio al derrotado.
Chaco fue la antinomia. Pese a estar peleando por no bajar, For Ever demostró ser un equipo combativo, con alma y con cualidades futbolísticas como para no estar batallando el descenso. Hace méritos de sobra en cancha como para salvarse y condenar a uno de los tres equipos salteños al Argentino B, contrastando con la escasa actitud y la falta de rebeldía de un Juventud apático, deslucido, que nunca encontró los caminos para vulnerar a Abadie y cuya defensa fue poco para controlar a las “bestias” de arriba: Silva y Visconti. A los 3’ fue precisamente Silva el que aprovechó una asistencia del “9” para asestarle el golpe del nocaut a Juventud apenas se inició el encuentro. A los 26’, el “uno” chaqueño controló en dos tiempos un intento de Ceballos; y un minuto después, Visconti, con una fría definición, liquidó el pleito.
La persiana se bajó antes de tiempo, el santo fue un cúmulo de desaciertos y nunca pudo encontrarle la vuelta en el complemento, hasta que apareció otra vez Silva para aprovechar la permeabilidad defensiva y sentenciar la goleada tras una interminable corrida y definición de oficio. El antoniano estaba para el cachetazo y volvió a sufrirlo a los 30’, con una volea de Alzugaray que luego no llegó a completar César Martínez. Y a los 36’, con un cabezazo de Brítez que se estrelló en el travesaño.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*