Inicio » Deportes » Argentino A » Juventud y Gimnasia empataron en un decepcionante partido

Juventud y Gimnasia empataron en un decepcionante partido

Zárate y Zuvinikar disputando el balón. Yatasto

Zárate y Zuvinikar disputando el balón. Yatasto

Juventud Antoniana y Gimnasia y Tiro jugaron un partido pobre que arrojó una igualdad en cero. El juego aburrido y con escasas llegadas en ambos arcos castigó a los dos. Pero el que más perdió, por el pobre trabajo que exhibieron santos y albos fue el hincha que pagó su entrada con la ilusión de presenciar un partido vibrante, intenso, con ida y vuelta permanente pero se encontró con una cruda realidad: la falta de ideas y ambición para mirar el arco de enfrente.
Juventud intentó asumir el protagonismo y en la única opción de convertir, Marcos Litre se encontró solo ante Ernesto Hernández y el cabezazo del delantero fue salvado providencialmente por el guardavalla millonario en la puerta del arco.
Y fue ésa la única jugada que presentó la posibilidad de marcar para el lado del santo. Mientras que Gimnasia buscó, vía Claudio Acosta, encontrar el camino para llegar hasta Mariano Maino, pero el Beto también fue perdiendo gravitación porque las incursiones las hizo en soledad. Además, Acosta, con más ganas que claridad, cuando buscó juntarse con Matías Ceballos no contó con un socio ideal en el traslado de la pelota y en más de una oportunidad los defensores contrarios le fueron tomando el tiempo y cerrando todos los espacios disponible en ciertos pasajes del encuentro.
El esquema táctico que esta vez dispuso el técnico Mauro Laspada no prosperó de mitad de cancha para adelante. Una cuestión pendiente es que al equipo antoniano le cuesta concretar para avanzar en forma más incisiva en campo contrario. Y, cuando aparecen este tipo de contingencias se planteó un trámite enredado y en el que se propuso que la pierna se dedique más a destruir que apelar el ingenio para generar situaciones de gol. Esto fue común denominador en un partido chato.
No es saludable para nada que tanto Juventud como Gimnasia propongan un reparto de puntos sin dejar algo en el haber, en función de lo que puede deparar con el correr de la fecha el desarrollo del torneo.
Queda por realizar un serio replanteo en las dos partes con la esperanza de que en futuras presentaciones comiencen a saldar lo que dejo este mediocre enfrentamiento: notoria ausencia de calidad futbolística y ambición por ganar.
Pasó un clasico más que rápidamente quedará en el olvido.
Ezequiel Palacio, en la defensa antoniana, le tocó suplir la ausencia del Gringo Martínez, un jugador que había rendido a un nivel importante tanto en la preparación como en el debut del santo frente a San Martín de Tucumán. Y el defensor, que llegó de Defensores de Belgrano de Villa Ramallo, no desentonó y controló bien al Beto Acosta.
Ahora en la formación antoniana, se producirá una nueva baja ante la expulsión del Colorado Gabriel Zuvinikar, cuando vio una polémica tarjeta roja, por doble amonestación.
Seguramente, para el próximo partido, de local, los dirigidos por Mauro Laspada, contarán con la vuelta de Martínez y la presencia de Ezequiel Palacio en la zaga central, un comodín al que viene echando mano el DT.