Inicio » Locales » Los jubilados salteños sufren la burocracia de los bancos
Yatasto

Los jubilados salteños sufren la burocracia de los bancos

La acreditación de identidad y supervivencia que tienen que realizar los jubilados y pensionados ante las entidades bancarias para poder cobrar sus haberes mensuales, son un inconveniente grave para las personas mayores. Cada tres meses se ven forzados a concurrir a los bancos para firmar y demostrar que todavía siguen vivos.
Las largas colas que tienen que hacer se vuelven interminables, y más considerando que la mayoría acarrea problemas de salud y requieren de acompañantes para ir a cobrar. Soportan calor, frío, esperan de pie y todas esas faltas de consideración hacen más irritante la situación.
Inés tiene 75 años y es jubilada docente. Llamó indignada a un diario local, como aferrándose a la esperanza de que alguien lea este reclamo y se anime a cambiar algo para bien de los abuelos. Cada seis meses tiene que ir al Banco Macro a presentar el certificado de supervivencia de su marido, un jubilado del Correo Nacional de 90 años, que está muy limitado en sus movimientos.
Inés se queja: “Cada vez que voy pierdo toda la mañana esperando a que me atiendan. Me siento muy maltratada y humillada por la situación”. Agregó: “El otro día fui a las 8,45 de la mañana y recién me desocupé al mediodía. Había gente que estaba con personas discapacitadas a cargo y tuvieron que llevarlas a la ventanilla para que las vean?” Pidió “que Anses le informe al banco directamente. También el Registro Civil podría pasarle todas las defunciones al banco y nos evitarían tanta burocracia”, aclaró. “Estamos en un país donde nadie se ocupa de los viejos y los políticos no se dan cuenta de que ellos también van a llegar a viejos. A todos les van a doler los huesos y les va costar caminar”, finalizó.
Lo que dice la Anses
Lo que las entidades bancarias buscan a través de la presentación de certificados de supervivencia es evitar que personas inescrupulosas realicen cobros en nombre de fallecidos.
Ernesto Martínez, jefe de UDAI Salta Norte de la Anses, se refirió a la posibilidad que el organismo realice un cruce de datos con el Registro Civil para certificar las defunciones. “Realizar ese cruce de información sería una buena solución pero antes hay que avanzar en informatizar todos los sistemas de registro del país, mientras esto no se realice, los bancos van a seguir pidiendo los certificados”, finalizó.
El proyecto, una esperanza
La diputada nacional por el partido GEN (Generación para un Encuentro Nacional) María Virginia Linares, habló con El Tribuno y explicó el proyecto que presentará en el Congreso apunta a derogar el Certificado de Supervivencia para evitar los inconvenientes que le generan a los mayores que tienen que solicitarlo cada tres meses. “Le solicitamos a la Anses que arbitre los mecanismos necesarios para realizar el entrecruzamiento de su base de datos con la correspondiente del Registro Nacional de las Personas (Renaper) para así evitar la presentación en forma personal de dicho Certificado en el sistema bancario”, informó la diputada. Reclamó que para obtener el Certificado de Supervivencia, el propio jubilado debe realizar el trámite específico o un apoderado, acercándose en forma personalizada en las oficinas de Anses de su ciudad. De no ser así, dicho organismo no depositará sus haberes.
“¿Qué hacen que no le aplican multas a los bancos?”

El diputado nacional Guillermo Durand Cornejo exigió en su programa de radial “Control Ciudadano” que el Gobierno de la Provincia de Salta aplique las multas necesarias a las entidades bancarias para que se cumpla la ley que obliga a que nadie pueda estar esperando más de treinta minutos para ser atendido.
“No puede ser esa falta de respeto de estar hasta cuatro horas esperando. Estos días no hay banco que se salve. La bancarización ha hecho que crezcan los clientes de los bancos y sus ganancias, pero resulta que no invierten”, manifestó Durand Cornejo.
Subrayó que los bancos “ahorran en personal a costa de la paciencia de los clientes”.
Hizo hincapié en el Banco Nación que es un caso emblemático porque, a pesar de ser el que más clientes posee en Salta, tiene una sola sede. Dijo que le pedirá la Nación que abra otra sucursal en la provincia.
Legilación vigente
La ley provincial que regula los tiempos de espera es la Nº 7.800. En su capítulo segundo establece que: “a los fines de la protección de los derechos de usuarios y consumidores, todas las dependencias públicas y establecimientos privados que brinden atención al público, deben garantizar que el tiempo de espera no supere los 30 minutos y que toda persona que concurra al lugar, dentro del horario de atención al público, sea atendida. Por eso, la Autoridad de Aplicación, debe instrumentar mecanismos para documentar y constatar el horario en que el usuario o consumidor se incorpora a la fila y sea atendido, a fin de que toda persona que lo solicite cuente con constancia documentada de su tiempo en espera”.
“¿Qué hacen que no le aplican multas? ¿Le tienen miedo a los bancos?”, se preguntó el legislador. (Fuente: El Tribuno)

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*