Inicio » Destacado » Más del 30% de los salteños es pobre, según un estudio de ISEPCI
Yatasto

Más del 30% de los salteños es pobre, según un estudio de ISEPCI

El aumento de precios repercute cada vez más en los salteños. Más del 30% de ellos se ubica por debajo de la línea de pobreza al no alcanzar los 6 mil pesos que representa actualmente el costo de la canasta básica total.
Con un cálculo entre el total de lo que cuestan los productos incluidos en la canasta y los datos de la encuesta permanente de hogares proporcionada por el Indec trimestralmente, se deduce que alrededor de 170 mil salteños, solo en capital, son pobres.
Las cifras recogidas por el Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (Isepci), con relación a marzo del 2014, confirman no solo que más del 30 % de los salteños son pobres sino también que casi el 5 % de la población vive en la indigencia al no acceder ni siquiera a la compra de los 50 productos básicos.
Un relevamiento realizado sobre 250 negocios ubicados en 80 barrios de la ciudad de Salta reflejó en los últimos días una realidad que cada vez padecen más personas.
Desde los 2.600 pesos que implican lo “básico” con productos alimentarios (almacén, verdulería y carne) hasta lo 6 mil pesos que necesita una familia tipo (dos adultos y dos menores) para vivir por mes (sumando vestimenta, impuestos, transporte público y educación pública) representan parámetros que para miles de familias salteñas limitan considerablemente sus compras.
Las distintas listas de precios “cuidados” poco pudieron hacer a la hora de abaratar los costos, ya que el aumento durante el primer trimestre del año fue del 16% y, en relación con lo que sucedía en esta misma época en el 2013, la suba fue del 53%. Se trata de una brecha que aún no encuentra paliativos para disminuir el impacto negativo en la economía familiar.
Lo más barato
El valor de la canasta básica total está determinado en base a los precios más bajos del mercado, por lo que los gustos o preferencias de marcas no están contemplados en la medición. Se trata específicamente de lo más barato a la hora de comprar e, indiscutiblemente, el costo real puede verse modificado significativamente si se tiene en cuenta una u otra marca.
De acuerdo al informe emitido por el Isepci, los aumentos se dan en los meses en los que el Gobierno intentó implementar congelamientos o acuerdos de precios en tres oportunidades sucesivas: el 1 de febrero de 2013 (para todos los productos que se comercializan en el país), el 1 de mayo del mismo año (para 500 productos), desde enero del presente año (200 productos) y ahora, a partir de abril, llegaría a 302 productos.
Datos, cifras y variaciones que representan el mapa con los que las amas de casa se encuentran a diario. El mismo que las lleva a recorrer más de un negocio a la hora de elegir qué productos comprar.
El mayor aumento
Dentro de la canasta básica de alimentos, la harina fue lo que más subió en el último año en lo que respecta a productos de almacén, ya que en marzo del 2013 el costo por kilo era de 4 pesos, mientras que hasta fines de marzo de este año el precio se elevó a 9 pesos.
Las verduras también mostraron una evidente variación, inclusive, ubicando al tomate como el de mayor aumento de la canasta al pasar de 5,25 pesos el año pasado a costar en marzo del 2014, 12 pesos.
Lo real es que con una suba que supera el doble de lo que costaban el año pasado, los productos de la canasta básica total solo son adquiridos por el 70% de la población.

Variación por rubros

Teniendo en cuenta cada rubro de la canasta, la variación interanual mostró que los productos de almacén lideraron los mayores incrementos, seguidos por los de verdulería y carnicería. La discriminación de las subas se refleja de la siguiente manera: almacén (66,95%), verdulería (44.35%) y carnicería (42.71%).

La canasta básica de alimentos señala el valor de los bienes que satisfacen las necesidades nutricionales (cantidades mínimas de calorías y otros nutrientes) tomando en cuenta los hábitos de consumo predominantes.
Los índices a nivel nacional
Los índices de pobreza a nivel nacional fueron rechazados en las últimas horas por el Gobierno. Los mencionados índices fueron expuestos en un informe creado por extécnicos del Indec donde se señala que la pobreza en Argentina llega al 36,5%.

Según ese informe del Instituto Pensamiento y Políticas Públicas, que coordinan los economistas Claudio Lozano y Tomás Raffo, publicado este mes, hay, además, 5 millones de personas en la Argentina que pasan hambre, o que están bajo la línea de indigencia; nada menos que el 12,1% de los argentinos.
De acuerdo a datos publicados a su vez por la Universidad Católica Argentina (UCA), existen más de 11 millones de pobres en el país.

En este sentido, Jorge Capitanich, jefe de Gabinete nacional, salió al cruce y rechazó esos indicadores al decir que es emanado “desde núcleos del arco opositor que quieren descalificar todo el tiempo”.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*