Inicio » Destacado » “Mi sobrino no estaba en la zona del estadio”
Foto El Tribuno. Yatasto Noticias

“Mi sobrino no estaba en la zona del estadio”

“La presión de Marcelo Tinelli hizo que detengan injustamente a mi sobrino”. Contundente fue una de las primeras frases del testimonio de Rosalía Alibertti, la tía del menor acusado de agredir al hincha de San Lorenzo, José María García. Las noticias fueron muchas en las últimas horas tras el comentario del conductor de televisión en Twitter, el 25 de febrero.
Ese día Tinelli publicó: “Me gustaría saber el avance de la Justicia salteña para encontrar al agresor de José María”. Horas después habló con el gobernador Juan Manuel Urtubey y más tarde, un joven de 17 años fue detenido en Villa Palacios, a causa del hecho.  Ayer, tras la llegada del conductor a esta ciudad, la familia de la persona apuntada dijo que es “un chivo expiatorio”.
“A la hora del partido entre River y San Lorenzo (disputado el 29 de enero en el estadio Padre Martearena), mi sobrino estaba con sus padres en la agencia de viajes que tienen en el centro”.
“No estaba en la zona del estadio y te digo más: es hincha de Boca, aunque mucho no le gusta el fútbol”.
“Mi cuñado fue a hablar con el juez -de Garantías 1, Pablo Arancibia- para comentarle que ese día ellos estaban con él en otro lugar de la ciudad”.
La mujer contó también que el joven sigue apresado y que le tomaron dos declaraciones. Está destruido, imaginesé, ¡nunca pisó una comisaría!”, contó.
“Lamentablemente, él tiene el mismo nombre del que aparentemente golpeó al hincha de San Lorenzo, pero el agresor no es mi sobrino. Buscaron a un ‘perejil’ y lo encontraron”. Por último, Rosalía, a quien se la vio muy angustiada, pidió que la familia de José María entienda la situación. “Le digo a la familia García que así como ellos están destrozados por lo que pasó, nosotros también lo estamos. Por eso le pido a la Policía que busque a quien realmente fue”.
“Es deportista”
Además de su tía, su abuela y su hermano Javier contaron que el detenido “juega al rugby en el club Gimnasia y Tiro. También está en la Selección y al hablar con su papá le preguntó si ya iba a salir en libertad para poder ir a entrenar”.
Por su parte, Javier, quien se enteró de la noticia en Córdoba donde está de vacaciones con su madre, aseguró: “Allanaron la casa de mis padres y rompieron todo. A las 7 se llevaron a mi hermano y la única prueba que pudieron encontrar es un gorro viejo de River que era mío”.
“A mi hermano mucho no le gusta el fútbol. Es de Boca, pero no va a la cancha ni ve los partidos”. “Es muy injusto lo que está pasando y nosotros estamos sufriendo. Tenían que agarrar a alguien y lo hicieron”. “Lo único que sabemos es que sigue detenido y el delito es “tentativa de homicidio”, agregó su hermano.
El día de la brutal agresión a García
El 29 de enero pasado, después del triunfo de San Lorenzo a River por 3 a 1, jugado en el estadio Martearena por el Torneo de Verano, un joven de 20 años identificado como José María García fue cobardemente atacado en inmediaciones del predio. Amigos de la víctima contaron que esa noche cerca de la pasarela de la avenida Paraguay, José junto a un grupo de personas pasaba caminando cuando fueron atacados por jóvenes identificados con la indumentaria de River Plate. Lamentablemente, el joven recibió, además de golpes de puño y patadas, un ladrillazo que le provocó un traumatismo encéfalo-craneano que lo dejó inconsciente.
Ese golpe le afectó la médula espinal y lo dejó inmóvil, por lo que fue asistido en el hospital San Bernardo donde días después, lamentablemente, sufrió un virus intrahospitalario. Una fuente cercana al conductor y vicepresidente de San Lorenzo, Marcelo Tinelli, confió que las autoridades se comunicaron con él y le dijeron que “en un principio a Tinelli le dijeron que quienes habían atacado a José María fueron ‘Los Borrachos del Tablón (la barra brava de River)’”.  “Después, me comuniqué con Marcelo y le dije que según los testigos, la tonada de los agresores era salteña”.
Otra vez las cámaras
El informante también contó que si bien hay una cámara de seguridad cerca de donde agredieron a José María “las autoridades le dijeron a la familia García que lamentablemente las ramas de un árbol tapan justo esa zona”.
Ahora el agredido pelea por su vida en el Sanatorio El Carmen a casi un mes del violento hecho. (Fuente: El Tribuno)

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*