Inicio » Nacionales » Morales Solá en la OEA: “Cercenada la libertad de expresión en la Argentina”

Morales Solá en la OEA: “Cercenada la libertad de expresión en la Argentina”

Yatasto

Yatasto

Este viernes 01/11 se presentó el informe ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, en Washington, en el que denunciaron distintos hechos que afectan la libertad de expresión en la Argentina. Los encargados de exponer fueron Magdalena Ruíz Guiñazú y Joaquín Morales Solá. Los periodistas argentinos hablaron en representación de un grupo que en agosto del 2012 solicitaro nuna audiencia en la Organización de Estados Americanos para denunciar “presiones e intimidaciones” contra la prensa por realizar comentarios considerados “contrarios” al gobierno nacional.

También participó en la reunión la embajadora argentina en la OEA, Nilda Garré. En su alocución, Magdalena Ruíz Guiñazú denunció que en el año 2010, fue “sometida a un juicio llamado ético y popular que se desarrolló frente a la Casa de Gobierno a plena luz del día” en el que fue “acusada falsamente de haber sido jefa de prensa del Ministerio de Economía de la dictadura”. En su testimonio, la periodista no solo rechazó la acusación sino que además calificó el acto como “una parodia”.

Morales Solá, advirtió que “la libertad de expresión en la Argentina está siendo cercenada”. Y además denunció “represalias que se dan a través de la demonización del periodismo independiente” que, dijo, “ha perdido la tranquilidad” para su profesión, lo que calificó como “censura indirecta” a través del Estado, que “ha usado diversos métodos” como “la difamación de periodistas que tenemos una visión crítica del Gobierno”. Y recalcó “Están buscando la autocensura”. Además Morales Sola especificó que el Estado usa “varios métodos para acallar las voces críticas, en especial la demonización”. Y recordó que, al igual que Ruiz Guiñazú, entre otros colegas, fue “juzgado” en “juicios públicos”.

En defensa de Ruiz Guiñazú, remarcó “Esta señora que está acá sentada fue la primera persona civil que entró a la ESMA para investigar, en nombre de la democracia, que había pasado ahí”. En este sentido, recordó “Yo mismo sufrí una campaña cruel, que todavía existe, para vincularme con la dictadura”. Además contó que tanto Ruiz Guiñazú como Jorge Lanata fueron “apedreados durante una exposición en un foro periodístico”. Y se quejó de que los funcionarios públicos no los reciben. “Además, somos permanentemente insultados”, reiteró.

Además, consideró que “Esta persecución se da un contexto donde se persigue a los medios independientes, a los que se les niega publicidad oficial y se los asfixia, a pesar de los fallos de la Corte Suprema”. El Gobierno fue representado por el director general de Derechos Humanos de la Cancillería, Federico Villegas Beltrán, y funcionarios de la dirección de Asuntos Jurídicos de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación.