Inicio » Locales » Municipio de Salvador Mazza: Estafa con fondos nacionales
Junco jurando sobre la biblia administrar bien el municipio de Salvador Mazza. Yatasto

Municipio de Salvador Mazza: Estafa con fondos nacionales

Hoy recae sobre esta intervención del municipio de Salvador Mazza, a cargo de Mercedes Junco, una grave denuncia: el desvío de casi un millón de pesos de una cuenta del municipio, dinero proveniente del Ministerio de Planificación Federal para una obra que estaba certificada en más del 60 por ciento.
Horizontes Construcciones y Servicios es una empresa dedicada al servicio mecánico y reparaciones, de estrecho vínculo con diversos municipios ya desde hace más de siete años. Su titular es Alberto Elías. En un convenio celebrado en junio del año pasado entre la empresa y el municipio de Salvador Mazza, la contratista se comprometía a realizar la refuncionalización de la Planta de Líquidos Cloacales de esa localidad. Por esto la Municipalidad, en ese entonces a cargo de Carlos Villalba, debía pagar en total 1.700.000 pesos, monto financiado por el plan nacional “Más Cerca”, del Ministerio de Planificación Federal.
Una vez firmado el contrato, la empresa se puso en acción. La planta ya existía pero hace más de 18 años estaba fuera de servicio y desde Horizontes comenzaron a trabajar para ponerla en funcionamiento. Así es que en el plazo estipulado se certificó un 60 por ciento de la obra. Por esto se emitieron dos facturas por un monto total de 961.325.000 pesos. Una por 401.275 pesos y la otra por 560.050. Se certifica la obra y la Nación depositó el monto acordado el 17 de setiembre, fecha que Mercedes Junco ya estaba en funciones en ese municipio.
Desvío de fondos
El Ministerio de Planificación Federal cumplió y mandó los fondos en tiempo y forma. La Provincia transfirió los mismos a la cuenta del municipio. Hasta ahí nada extraño había. El 17 de septiembre, en una de las cuentas oficiales de Salvador Mazza, ingresaron 961.325 pesos. Extrañamente, 16 días después se retiraron de la cuenta y se transfirieron 193.090,91 pesos. En un plazo de treinta días se retiraron 490 mil pesos, después 214 mil y finalmente 64 mil pesos. En menos de dos meses la cuenta quedó con 313 pesos y quien debía cobrar ese dinero no recibió un solo peso. En ese marco, la responsable política y única persona con acceso a esa cuenta era la persona de máxima confianza del gobernador: Mercedes Junco.
Avida de poder, la interventora enviada por el Gobierno provincial decidió la reutilización de esos fondos, dinero que hasta ahora se desconoce su destino teniendo en cuenta que Junco recibió un municipio en llamas y lo dejó en cenizas.
Teniendo en cuenta que se trata de fondos específicos nacionales, sí o sí hay que pagarlo a quien certificó y ejecutó la obra, lo cual no ocurrió.
Hasta el momento no existe una respuesta oficial. En silencio, la empresa trató de solucionar la situación con el Gobierno de la Provincia. No hubo justificación alguna ni respuesta en vía de solucionar el conflicto que traería cola.
Vías judiciales
Horizontes Construcciones y Servicios presentará la denuncia formal en la Auditoría General de la Provincia y Oscar Salvatierra se deberá expedir en un corto plazo sobre la situación.
A su vez se planea elevar la denuncia al Ministerio de Planificación Federal ante la falta de claridad en cuanto al control que puede llegar a tener el Gobierno para con los municipios en relación a los fondos.
“¿Cómo hace Carlos Parodi para tratar de cubrir ese agujero que dejó la intervención de Mercedes Junco? Tiene que sacar un millón de pesos de los salteños. Se los gastó, los llevó a otro lado, no sé. Eso lo determinará la Justicia”, disparó el titular de la empresa.
Según entiende la parte legal que representa a la compañía, acusaría a Junco del delito de peculado e incumplimiento de los deberes de funcionario público en perjuicio de ese municipio.
Cabe recordar que por una situación similar fue procesado Faustino Peloc, exintendente de Santa Victoria Oeste, quien extrajo 214.800 pesos de la cuenta de ese municipio.
Una compañía destruida
Una vez en funciones, la interventora de Salvador Mazza, Mercedes Junco, decidió de manera unilateral el bloqueo de una de las cuentas corrientes oficiales del municipio y frenó compromisos de pagos.
La polémica iniciativa era clara: no pagarle a nadie. Esto tuvo un impacto directo y, por supuesto, negativo en la firma Horizontes Construcciones y Servicios.
Es que se generó una cadena de falta de pagos e incumplimientos que borró con el codo los años de confianza y trayectoria que con mucho esfuerzo supo cosechar esa compañía en sus trabajos privados y para con el Estado en sus diversas variantes.
Así, los cheques comenzaron a rebotar. Había compromiso de pagos con proveedores, empleados, máquinas en reparaciones, etc. Nada de eso pudo ser respondido a tiempo.
Por vía judicial o personal (en malos términos) los reclamos de los proveedores se multiplicaron.
“Destruyó la parte comercial con lo que corresponde a nuestro trabajo en la parte mecánica, de servicios. Años de confianza, trayectoria, crédito especial por el tiempo y la relación comercial que teníamos con los municipios hoy están destruidos”, dijo el titular de la empresa.
Cabe recordar que la compañía ya lleva unos siete años de trabajo en conjunto con la mayoría de los municipios teniendo una excelente relación con los mismos.
Ante los comprobantes de extractos bancarios queda a simple vista que hubo peculado, malversación de fondos y abuso de deberes de funcionario público, de acuerdo al equipo legal con el que cuenta esa empresa.
Finalmente Elías advirtió que “la situación está más que complicada con la interventora. De seguro va a tener que transitar los pasillos de Tribunales. En mi lucha por cobrar esta plata. Dudo que solucione esto el Gobierno. Y hoy el gobernador es responsable por esto o no es que era una persona de confianza de Urtubey”.
El detalle
Desde agosto la obra está paralizada ante la falta de pagos y giros pese a la certificación del 60 por ciento de la misma.
Off the record, jefes comunales levantaron la voz ante la falta de reflejo y respuestas del Gobierno provincial.
Hace menos de un mes, el intendente Rubén Méndez manifestó que se deben 15 millones de pesos. Ante la fuerte crisis que atraviesa ese municipio, se recortaron secretarías, direcciones y puestos de trabajo. (El Tribuno)