Inicio » Deportes » Racing – Estudiantes: Empate de última hora
Yatasto

Racing – Estudiantes: Empate de última hora

Racing lo ganaba dos veces, pasó a pederlo y, aunque Campi puso el 3-3 sobre el final, su gente lo despidió entre insultos: sigue en el fondo de la tabla. Y aunque jugó un gran partido, Estudiantes no pudo alcanzar a Vélez en la cima del torneo.

Mejor que decir que el partido en el Cilindro no tuvo ganadores es decir que ninguno sumó de a tres. Porque, sin dudas, el que ganó fue el espectador neutral y cualquier amante del fútbol en general que sepa ponderar la quimera que parece presenciar seis goles en el contexto de un fútbol tan pobre. No le sirve a Racing para salir del fondo de la tabla (¿sí en los promedios?), ni a Estudiantes para alcanzar a Vélez en la punta, pero más allá de errores puntuales, casi seguro ambos dejaron su mejor versión en las 11 fechas que llevan jugadas en el Final.

El despertador sonó temprano para Racing, que golpeó a los 2′ con un testazo de Saveljich, cuando Estudiantes todavía estaba bostezando. Pero lejos de quedarse, el equipo platense fue al frente, se hizo con la pelota con Román Martínez y Verón, y lo empató con la misma fórmula: pelota parada, un hombre que apareció solito en el área (Carrillo) y otro pase a la red. La intensidad siguió y Saja salvó un par de veces de un lado, y De Paul pifió un par de veces del otro.

¿Era mucho pedir otros 45′ así? Demostrado quedó que no. Se enchufó Viola, armó un jugadón y le sirvió la redención a De Paul. Y al toque otra apilada de Tintín, pero esta vez no la pasó y Rulli tapó bien. Era de Racing hasta que entró un ex Independiente a arruinarle la fiesta. Patito Rodríguez, en menos de diez minutos, sacó el empate de la galera (la empujó Olivera bajo los palos) y definió él mismo lo que era el triunfo 3-2 y la punta para el León.

No había tiempo para más fútbol ni emociones cuando Campi, otro ingresado, metió un zapatazo furioso desde afuera del área y decretó el resultado final de un partidazo en 3-3. A pesar del gol en el último instante, la hinchada de Racing explotó en bronca y cantó contra sus jugadores. ¿Por acordarse tarde? ¿Por dejar pasar otra chance que por momentos tuvo abrochada? ¿Porque sigue último? Todo es cierto, pero también lo es que, desde la última victoria, su equipo juega a otra cosa. Le falta contundencia, le falta oficio para aguantar pero, en sus últimos dos empates, también un poquito de suerte.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*