Inicio » Deportes » River se llevó de Rafaela un empate que le quedó demasiado chico

River se llevó de Rafaela un empate que le quedó demasiado chico

Yatasto

Yatasto

El equipo de Ramón Díaz fue mucho más que su rival, tuvo varias situaciones claras de gol que no pudo concretar y terminó 0-0. Lleva cuatro partidos sin ganar y sin convertir.

Alejado definitivamente de la pelea por el título y con el solitario objetivo de la Copa Sudamericana hasta fin de año, River, no pudo quebrar a Atlético de Rafaela y terminó empatando 0 a 0, en un encuentro correspondiente a la 13ª fecha del torneo Inicial. Deseoso de terminar con una sequía de tres partidos sin marcar, apenas 90 segundos tardó el Millonario en inquietar a Esteban Conde, con un potente cabezazo de Carlos Carbonero, tras un córner de Jonathan Fabbro, que se estrelló contra el travesaño del arco local, cuando los hinchas todavía se estaban acomodando en las tribunas del Monumental de Rafaela.

Fue apenas el primer aviso, al que le siguieron cuatro remates de larga distancia que no encontraron destino. Más allá de esa imprecisión, la visita tuvo un intenso primer cuarto de hora, en el que tuvo otra chance por arriba, con un cabezazo de Rodrigo Mora, también después de un centro de Fabbro, que Conde controló abajo. Sin ser brillante, River se mostró superior al conjunto de Jorge Burruchaga, que amenazó con su buen juego por las bandas, sobre todo a través de Juan Eluchans, pero no puso en aprietos a Marcelo Barovero, un viejo conocido de la casa.

Si la escasa puntería de los delanteros del Millonario era una buena garantía para mantener cerrado el arco local, un error arbitral también colaboró con ello. A los 31 Mora la mandó a guardar en el corazón del área luego de que Carbonero se la bajara de cabeza, pero Andrés Merlos anuló la conquista por una posición adelantada inexistente del colombiano. Como un calco del arranque del primer tiempo, al minuto de la segunda etapa River tuvo una inmejorable, que evidenció el mal momento de Teo. Mora lo dejó solo frente al arquero, pero el ex Racing pifió desde una posición inmejorable. Sin brillo pero con gran intensidad, los dirigidos por Ramón Díaz fueron un vendaval en ese tramo del juego y coquetearon con el gol. Primero Conde se lo sacó a Carbonero, luego Mora no llegó a empujar en el área chica un centro rasante y más tarde Gutiérrez se abrió demasiado y no pudo resolver ante el segurísimo arquero rafaelino.

Apabullado e incapaz de tener la pelota, el local no podía atravesar la mitad de la cancha. En la primera ocasión que cruzó a terreno rival, a los 20, casi se pone en ventaja: Cristián Canuhé trepó por izquierda y metió el centro atrás, Barovero quedó fuera de acción, Andrés Rodales remató al arco desguarnecido y Ponzio evitó el gol con la espalda. De a poco, la búsqueda de River fue perdiendo vigor y le permitió tomar un respiro a Atlético, que trasladó el juego más lejos de Conde, quien tuvo un último tramo de partido casi sin sobresaltos. Incluso los de Burruchaga hicieron sonar las alarmas por segunda vez a los 36, con un cabezazo de Rodrigo Erramuspe que besó el palo izquierdo.

Todavía quedaba una chance para los de Núñez, que otra vez encontró la negativa del árbitro. Tras un córner desde la izquierda, Adrián Bastía se equivocó y la dejó servida para que Álvarez Balanta la empujara al gol, pero Merlos invalidó la jugada por posición adelantada del zaguero colombiano, puesto que interpretó que la cesión del mediocampista local había sido sin intención. Así, los arcos quedaron definitivamente cerrados. De esta manera, River sumó su cuarto partido sin victorias y llegó a 361 minutos sin gritar un gol, desde aquel lejano tanto de Gabriel Mercado que le dio el triunfo ante Lanús. Tan lejano para el Millonario como la punta y la lucha por el título.