Inicio » Policiales » Robo en un country: se llevaron dinero y valores
Yatasto

Robo en un country: se llevaron dinero y valores

“Nos ausentamos unos minutos y nos robaron con una habilidad asombrosa”, dijo José Antonio Llorente, un vecino del barrio privado El Tipal, ubicado a 8 km al oeste de la capital.  Llorente aseguró que el sábado a la noche, desde que salió de su domicilio hasta que recibió la mala noticia de parte de su hija, no había transcurrido ni siquiera una hora.

“Yo salí junto mi esposa poco después de las 20.15. Antes de salir tomé recaudos, dejé las luces encendidas y trabé seguridad en las principales accesos a mi domicilio. Creo que pude haber dejado sólo la puerta del garaje sin llave para que pueda ingresar el vehículo mi hija, que ya estaba en camino, a minutos de El Tipal. A las 21 me avisan desde la casa que personas desconocidas habían ingresado al interior y habían forzado la entrada al vestidor de mi esposa y a un escritorio personal. Cuando llegamos advertimos que habían forzado un mueble y también un secreter de madera empotrado en la pared”. “Se robaron diversos cheques diferidos, 1.000 pesos en efectivo y las joyas de mi esposa, desde su vestidor y los muebles que allí se encuentran. Personalmente me robaron desde el interior de un portafolios 40.000 pesos, producto de la venta una camioneta que había realizado en la mañana del sábado”, relató.

Lo llamativo, dijo Llorente, es que dejaron una suma superior que se hallaba en otro lugar, al que ni siquiera visitaron, fueron directamente y con seguridad a los puntos conocidos por ellos donde podía haber efectivo. “Quiero decir que el ladrón o la ladrona conocía a la perfección todos los rincones de la casa, por lo que no revolvió nada; no dejaron ni un atisbo de desorden. Solo violentaron el secreter y la puerta de ingreso al vestidor de mi esposa”.

“Si pensamos que el barrio cuenta con guardias privados, cámaras y otras medidas de seguridad y en minutos te desvalijaron la propiedad, tengo la impresión que el ladrón no está muy lejos”, reflexionó.
Por otro lado, Llorente dijo que denunció el hecho la misma noche del sábado. Los primeros en llegar fueron los guardias de la seguridad privada del country, luego el móvil de la comisaría de San Lorenzo, luego el 911 y por último la Brigada de Investigaciones.

El damnificado informó que desde 1998 habita en el lugar, pero que esta vez lo sorprendió la precisión y la velocidad del despojo que sufrió. “Ojalá se esclarezca, para poder dormir tranquilo y salir y entrar a mi domicilio con seguridad”, finalizó.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*