Inicio » Locales » Ruta 26: Decenas de animales mueren envenenados pasando La Isla

Ruta 26: Decenas de animales mueren envenenados pasando La Isla

Yatasto

Yatasto

Ocurrió en un campo, pasando la localidad de La Isla, 10 kilómetros al sur de Salta capital, sobre la ruta 26.
Desde el pasado domingo los vecinos de La Isla se dieron con que alguien había regado las inmediaciones con un material orgánico que contenía algún veneno, a modo de cebo, sin dirección precisa pero que cubrió un gran espacio.
El poderoso agente mortífero pasó a los cuerpos de los animales que comieron al cebo envenenado y podía vérseles agonizando en las casas y en la misma ruta.
Según un vecino que alertó a las autoridades, el hecho ya se había producido en años anteriores, pero esta vez decidieron dar testimonio ante la Policía de barrio Los Pinares.
Miguel Marrupe, que tiene un pequeño negocio junto a su hija Julia Marrupe, ubicado frente a la Finca La Candelaria, denunció que el autor de la matanza de animales es un productor de apellido Franco, que posee un terreno detrás del suyo.
En su denuncia, Marrupe asegura que es este vecino el autor de la matanza, ya que así se lo habrían confirmado los cuidadores del criadero de animales que tiene Franco en su terreno contiguo. “Este señor tiene un negocio en la ciudad y él mismo faena los animales que después pone a la venta. Según nos han dicho, él fue el que esparció el veneno porque los animales sueltos le roban las gallinas de su criadero. De esa manera, Franco busca eliminarlos y que ya no lo molesten. Pero no sé hasta dónde esparció esa carne envenenada. A mi nieto le mató su perrito, lo mismo a los vecinos de enfrente. Pero no solo se han muerto los perros de la gente sino que también barrió con zorros y charatas. El sábado y el domingo había un montón de animales muertos en todas partes, pero no los quisimos tocar mucho porque no sabemos qué le ha echado al cebo que ha tirado”, explicó Marrupe.
Según el vecino, su hija Julia dio aviso al Sistema de Emergencias 911, que efectivamente llegó hasta el lugar pero que luego se retiraron si saber muy bien qué hacer. “Necesitamos la protección del Estado. No puede ser que una persona decida ponerse a tirar cebo envenenado por ahí y que siga sin que nadie le diga nada. ¿Es eso posible? ¿No hay ninguna autoridad que lo frene? En este caso, a nosotros y a los vecinos nos mató a los perros, pero también acabó con parte de la fauna de la zona. Y así como ha puesto en peligro a los animales, también pone en peligro, con eso de andar envenenando por ahí, a las personas. Cualquiera puede entrar en contacto con el veneno y si muere alguien, ¿quién va a ser el que se haga responsable?”.