Inicio » Nacionales » San Juan: le dieron una bebé que no era de ella

San Juan: le dieron una bebé que no era de ella

Yatasto

Yatasto

“Cuando me mostraron la beba, apenas nació, me dijeron que pesaba 3,100 kilos. No me cerró porque en la ecografía Doppler que me había hecho 20 días antes, para conocer el peso que iba a tener y cómo venía para el parto, pesaba 2,400 kilos. Por lo que debía pesar mucho más de 3,100 kilos al nacer. Después, mi marido se dio cuenta que había un error, porque en el cuaderno que te dan con todo el historial decía que el peso era de 3,800 kilos y la beba tenía 3,100 kilos”, comenzó el crudo relato María Lorena Gerbeno, de 37 años. El último 30 de septiembre, la abogada comenzaba una nueva etapa de su vida con el nacimiento de su hija en el Sanatorio Argentino, aunque la alegría le duró poco y la intuición de madre fue mayor, ya que cuando le entregaron la beba en la habitación, ella dudó de que fuera su hija biológica.
Sin embargo, sus familiares cercanos dudaban de su instinto e intentaban hacerla cambiar de opinión.
Ante la insistencia de las dudas de Gerbeno, se decidió a realizar un análisis de ADN en el Hospital Rawson, lo que terminó por confirmar sus sospechas. Ya habían pasado unos 15 días desde el nacimiento e incluso había sido inscripta en el Registo Civil con nombre y apellido. Sin perder más tiempo, Lorena Gerbeno y su esposo, de apellido Fernández, radicaron una denuncia penal en la división Seguridad Personal en la Central de Policía para empezar la búsqueda legal de su verdadera hija, según la información brindada por El Tiempo de San Juan. El martes 15 de octubre, el juez Benito Ortíz, del Primer Juzgado de Instrucción, citó al director del Sanatorio Argentino, Carlos Alberto Buteler, para subsanar este error de inmediato.
Se confirmó que esa jornada hubo cinco nacimientos, de los cuales dos fueron varones, por lo que tres familias terminaron resultando involucradas en el cambio de bebas dentro del sanatorio. Incluso, inmediatamente debió intervenir el juez de Menores Jorge Toro, quien ordenó medidas para garantizar que las otras dos niñas se encuentren en un ambiente protegido y estén bien cuidadas. Finalmente el lunes pasado, tras los análisis de ADN a las otras dos familias, Gerbeno y su marido pudieron reencontrarse con su hija, mientras que ellos a su vez dieron a la nena que hasta el día anterior tenían consigo al matrimonio Servidio Tejada, otra de las parejas que se sometieron al examen.  Lorena aseguró: “Por ahora disfrutamos de la gorda, pero analizaremos medidas penales contra el sanatorio”.