Inicio » Destacado » Se agudiza la crisis en el sector automotriz: una fábrica analiza eliminar un turno de producción
Yatasto

Se agudiza la crisis en el sector automotriz: una fábrica analiza eliminar un turno de producción

Las automotrices Peugeot y Citroën resolvieron paralizar esta semana la producción de la planta de Villa Bosch, lo que implica que 3 mil operarios fueron suspendidos. Y a partir de mayo prevé eliminar un turno de producción, lo que pone en peligro más de 800 puestos de trabajo.

Esta compleja situación se suma a otras complicaciones que atraviesan por ejemplo la alemana Volkswagen, la francesa Renault y la fábrica de camiones Iveco, del Grupo Fiat.

Raúl Torres, miembro de la conducción de la UOM y titular de la delegación metalúrgica de Tres de Febrero, reveló al diario El Cronista las dificultades de la automotriz. Comentó que la suspensión de la producción responde a la readaptación de tareas al nuevo régimen de turnos, luego de la eliminación del turno de producción de 15 a 24 horas.

Según el dirigente de la UOM, el gremio se encuentra discutiendo con las autoridades la continuidad laboral de unos 850 trabajadores que se desempeñan en ese turno. “Estamos conversando alternativas para que se garanticen esos puestos de trabajo, puede ser la producción de un nuevo modelo”, dijo Torres.
Voceros del sector automotriz confirmaron la información y anticiparon que la próxima semana la terminal francesa tomará decisiones sobre la situación generada por la caída de las ventas internas y el freno a la exportación de unidades al mercado brasileño.

En Volkswagen, las autoridades de la empresa negocian con el gremio de Smata un entendimiento que evite el despido de 700 mecánicos. Además, hasta la semana que viene continuará paralizada la producción de la planta de Iveco y de Renault en Córdoba, en ambos casos por sobrestock de 0 Km.

Un llamado más de atención se registró ayer en el sector a partir de las declaraciones de otro dirigente de Smata, en esta oportunidad de Rosario. Antonio Milici consideró preocupante la situación de la firma General Motors en la localidad de Alvear, producto también del freno en las exportaciones.

Ayer, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, relacionó la “reducción abrupta” solo con la demanda externa de Brasil y señaló que a partir de esa situación se inició un trabajo conjunto” con el gobierno de la presidenta del Brasil para la renovación del acuerdo automotor, que vence en junio.

En este marco, los ministros de Economía, Axel Kicillof, y de Industria, Débora Giorgi, terminaron en las últimas horas de pulir la propuesta que le presentarán a Dilma Rousseff, con el fin de mantener el esquema de comercio bilateral administrado de vehículos.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*