Inicio » Destacado » Si no hay acuerdo, el Gobierno fijará el aumento por decreto
Yatasto

Si no hay acuerdo, el Gobierno fijará el aumento por decreto

Hoy comienzan las paritarias entre el Gobierno nacional y los gremios docentes, una negociación que es mirada por todos, ya que fijará la pauta del aumento salarial para las provincias y para otros sectores del mundo laboral. Pero aun antes de sentarse a dialogar la Casa Rosada metió presión: si no hay acuerdo, el porcentaje de incremento será fijado por decreto, tal como sucedió el año pasado y en 2012. Fue el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, el que puso negro sobre blanco: “Si existe acuerdo, obviamente, se suscribe el acuerdo de paritarias, se hace público y es de conocimiento global de la sociedad, pero si no hay acuerdo, puede existir una propuesta de carácter unilateral por parte del Estado nacional”. A punto seguido, el funcionario buscó bajar el tono de la advertencia al remarcar que “nuestras expectativas siempre tienen que ver con la vocación del diálogo para establecer posibles acuerdos”.
Panorama complejo
El posible aumento unilateral, que lanzó Capitanich en la conferencia de prensa que ofrece todas las mañanas en Casa Rosada, cayeron en un terreno complejo. En primer lugar, hoy a las 14.30 se sentarán por primera vez los sindicatos docentes y funcionarios del Ministerio de Educación para dialogar sobre la pauta salarial para este 2014.
Segundo, dos provincias, Córdoba y San Luis, ya cerraron su negociación paritaria y otorgaron 31 y 30 por ciento de incremento a los docentes. Tercero, los maestros nucleados en CTERA unificaron lo que pedirán al Gobierno hoy: 35 por ciento, diez puntos por encima de la expectativa de la cartera que conduce Alberto Sileoni.
Cuarto, el próximo miércoles 26 se reunirán los ministros de Economía de 15 provincias para fijar una pauta salarial que sería igual al porcentaje que manejan en Balcarce 50. Será el segundo encuentro y la mayoría espera que sea el definitivo. Pero en esa mesa probablemente esté sentado un representante de San Luis -como lo estuvo en la primera reunión-, algo que tendrá un tono raro, ya que esa provincia acaba de pactar un incremento un 5% por encima del 25% que circula en el grupo. Y lo mismo pasará con el ministro de Santiago del Estero que esta semana si bien firmó con los gremios docentes por 25%, se comprometió a pagar en una sola cuota cuando la mayoría de las provincia puja por abonar el incremento en tres tramos.
Provincias empleadoras
En la conferencia, cuando los periodistas señalaron las negociaciones cerradas por Córdoba y San Luis, Capitanich le trasladó a los gobernadores la responsabilidad de la negociación definitiva. “Cada uno de los gobernadores de las provincias argentinas tiene la potestad de establecer las negociaciones en virtud de la proyección de sus recursos fiscales. Esto implica que ellos son empleadores, y fijan la tasa de salario que a su vez tiene componentes diversos, según se trate de cada provincia”, puntualizó. De modo tal que lo que hace el Gobierno nacional es “efectuar la convocatoria a los gremios paritarios para la fijación del salario inicial. Ese salario inicial constituye un piso para el proceso de negociación en cada una de las jurisdicciones provinciales, pero la puesta en marcha de este proceso implica que deben cerrarse en cada una de las jurisdicciones provinciales”, añadió.
Poco después, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, cerró filas con Capitanich al remarcar que la “política salarial docente corresponde a cada una de las provincias”.
“Si hay techo se acaban las paritarias”, dijo Moyano
El líder de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, consideró que la intención gubernamental de establecer un tope para los incrementos salariales implica la imposibilidad de considerar la existencia de paritarias libres.
“No podemos hablar más de paritarias libres, así como (el Gobierno nacional) produjo el ajuste y la inflación que nos afecta, que diga que se terminaron las paritarias y no se habla mas del tema”, indicó.
Moyano expresó que desde la central obrera se realiza “una evaluación de cuáles han sido los costos de los trabajadores, y hablando de inflación tengamos en cuenta que el 80 por ciento de los salarios se gasta en alimentos”.

El dirigente recordó que distintas voces desde el Gobierno nacional han expresado que la política implementada está basada en el consumo por lo que establecer “un techo por debajo de la inflación es abandonar la política de consumo, porque la gente no va a poder consumir más”.

“La inflación puede superar ampliamente el 30 por ciento y esto hay que tenerlo en cuenta para la discusión paritaria porque el trabajador lo está reclamando”, añadió.

Respecto a la reunión que el equipo económico mantendrá con representantes de la Unión Industrial Argentina consideró que “los empresarios deberían preocuparse de no aumentar la mercadería por si acaso”.

“Se preocupan por lo que los gremios van a pedir pero no se preocupan por lo que ellos ya remarcaron”, agregó.

Por último señaló a la presidente Cristina Fernández de Kirchner y todo su equipo por la inflación registrada en el último año dado que “son los responsables de haber aplicado políticas que nos llevaron a esto”.
Alerta empresaria. Los montos de incrementos salariales que van pidiendo las distintas organizaciones sindicales para las próximas discusiones paritarias fueron el eje del debate entre los principales dirigentes empresarios nucleados en el grupo de los 6 (G-6). Los directivos del G-6 mantuvieron hoy el primer almuerzo del año en la sede de la Asociación de Bancos de Capital Nacional (ADEBA) y allí los pedidos de aumentos de salarios ocuparon el centro de la mesa. “Nos preocupa los montos de aumento que están manejando algunas organizaciones sindicales”, manifestó un directivo que prefirió el anonimato. “Si se manejan en esos montos se va a provocar un desborde que no va a poder ser asumido por muchas empresas y se puede ingresar en un terreno de conflictividad”, expresó.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*