Inicio » Deportes » Tras el clásico, matan a un adolescente hincha de Newell’s en Rosario

Tras el clásico, matan a un adolescente hincha de Newell’s en Rosario

Yatasto

Yatasto

Un adolescente de 13 años que vestía la camiseta de Newell´s fue asesinado de un balazo poco después de que finalizara el partido entre ese club y Rosario Central. Cuando estaba en la calle con amigos, lo atacaron dos personas que iban en una moto, en la zona sudoeste de Rosario.

Fuentes policiales informaron que el hecho sucedió ayer alrededor de las 19.30 en Camino Aldao al 100 bis y Casilda, del barrio Ludueña, donde Gabriel Alejandro Aguirre (13) se encontraba junto a otros amigos. De acuerdo al relato de los voceros, sorpresivamente desde una moto de baja cilindrada ocupada por dos hombres empezaron a disparar contra el grupo. El adolescente, que vestía una camiseta de Newell’s, fue alcanzado por una bala que impactó en el tórax y le provocó la muerte en el acto. Los otros jóvenes que se hallaban junto a Aguirre resultaron ilesos. En el lugar del crimen, los peritos secuestraron cuatro vainas servidas de una pistola 9 milímetros. Los investigadores intentaban determinar si el ataque estuvo vinculado a rivalidades derivadas del clásico de fútbol disputado ayer entre Rosario Central y Newell’s.

El partido.  El defensor Alejandro Donatti, de cabeza, a los 11 minutos abrió el marcador para el conjunto local, a los 15, Maximiliano Rodríguez igualó para la visita pero, a los 28, Hernán Encina volvió a poner en ventaja (todo en el primer tiempo) al `canalla´, que festejó junto a los 45.000 hinchas que colmaron la cancha. En el clásico rosarino la fiesta fue toda de Central que luego de tres años de sufrimiento en la segunda categoría superó a su máximo rival, que llegaba con la chapa del título del Final y la punta del Inicial, con un partido efectivo y planteado de manera inteligente por el DT Miguel Angel Russo, quien mantuvo su invicto ante la `Lepra´.

Con este triunfo, festejado como una final del mundo tanto por los jugadores como por la gente, Rosario Central alcanzó los quince puntos y logró salir de la zona de descenso pasando la línea de Godoy Cruz y All Boys. En tanto, Newell`s, que en la primera etapa tuvo para empatarlo y hasta darlo vuelta, se fue del Gigante de Arroyito con el dolor de una dura derrota (tras cinco victorias al hilo) pero con la tranquilidad de seguir en lo más alto de la tabla de posiciones con 26 puntos. Rosario Central sorprendió con una presión agresiva sobre los defensores centrales (con Luna), los mediocampistas de juego (con Nery Domínguez) y los marcadores laterales de Newell´s (con Carrizo y Medina en cada sector) y le complicó la habitual salida limpia que lo caracteriza.

Ese buen arranque le permitió a los dirigidos por Miguel Angel Russo pararse en campo rival y complicar con la habilidad de Carrizo y Lagos. Precisamente con una falta cerca del área llegó la apertura del marcador: centro de Delgado, peinada del ex Lanús y aparición en soledad de Alejandro Donatti en el segundo palo para conectar de cabeza en el palo más lejano de Guzmán. A pesar de los obstáculos y la desventaja, el campeón del último torneo Final no perdió la cabeza y llegó rápidamente a la igualdad de la mano de `Maxi´ Rodriguez, el mejor jugador del equipo y del torneo Inicial, que tras un gran pase de Figueroa y un excelente movimiento en el área selló el empate y desató el festejo polémico con el `Topo Gigio´ que patentó Juan Román Riquelme.

El equipo del `Loco´ Berti creció a partir del gol y pudo haber dado vuelta el trámite con dos buenas jugadas colectivas que se perdieron Pablo Pérez (precisa habilitación de Bernardi a la espalda de los zagueros) y Fabián Muñoz, quienes fallaron (éste último de manera increíble) en la puntada final. No obstante, los clásicos no conocen de merecimientos y la `academia´ en su segunda llegada profunda convirtió el segundo gol con algo de fortuna ya que Luna habilitó, desde el piso y cayéndose, a Encina, quien culminó una buena jugada individual.

Sobre el final de la emocionante primera parte, el `rojinegro´, que por momentos abusó de la pierna fuerte, tuvo otra chance muy clara con un remate que se estrelló en el palo derecho de Caranta. En la segunda etapa el ritmo del partido se cayó y las ocasiones de gol desaparecieron. Central se dedicó a cuidar el resultado con firmeza y orden, mientras que, Newell´s, con bajas actuaciones individuales, no tuvo sorpresa ni profundidad para, al menos, llevarse un punto que mereció por lo hecho en el primer tiempo. Con el pitazo final del árbitro Mauro Vigliano, de buena labor en general, el Gigante, colmado por 45.000 almas `canallas´, explotó en un grito de alegría y desató las cargadas al ausente público visitante.