Inicio » Policiales » Tres hombres a juicio por la violación de una niña

Tres hombres a juicio por la violación de una niña

 

La menor hoy se encuentra con severos trastornos de conducta. La verdad sobre el cruel ataque sexual se develará durante el juicio. Yatasto

La menor hoy se encuentra con severos trastornos de conducta. La verdad sobre el cruel ataque sexual se develará durante el juicio. Yatasto

Los acusados de abuso sexual con acceso carnal agravado son los hermanos Adrián y Eduardo Carmen y Leonel Bobarín. El juicio a los tres imputados se celebrará en la Sala II del Tribunal de Juicio ubicada en la Ciudad Judicial. Desde las primeras horas de hoy en la sala II del Tribunal de Juicio comenzarán a ser juzgados los hermanos Adrián y Eduardo Carmen y Leonel Bobarín, bajo los cargos de “abuso sexual con acceso carnal agravado por el número de participantes en perjuicio de una niña, por entonces de tan solo 11 años de edad. La calificación del delito es una de las más grave que prevé el Código Procesal Penal de la Provincia, y contempla penas que van desde los ocho años de prisión mínima hasta un máximo de veinte años de reclusión.

El defensor de la pequeña adelantó que “existen pruebas suficientes incluidas en la prolija instrucción llevada adelante por el juez de Instrucción Formal 8, Federico Diez, que hacen prever que el tribunal impartirá estricta justicia, como claman la víctima y sus familiares”. El hecho, que causó conmoción cuando tomó estado público, fue investigado en su momento por la Brigada de Investigaciones, y los acusados fueron reconocidos fehacientemente por la víctima, a quien además de ultrajarla primeramente le hicieron fumar marihuana, para luego abandonarla en horas de la madrugada en las calles del barrio San Ignacio.
Allí fue hallada por una joven vecina, quien se solidarizó con la niña, que se hallaba aterrorizada y sin posibilidad de desplazarse por la lesión sufrida en los músculos anales.
La menor concurría a un establecimiento escolar del macrocentro, y había decidido irse a casa de una compañera en el barrio San Ignacio, en el este de la capital, a salida de la escuela. A las ocho de la noche la compañera la llevó hasta la parada de colectivo, donde fue abordada minutos después por uno de los acusados, quien la llevó hasta un camión estacionado, en cuyo camarote la violó reiteradamente junto a otras dos personas, hasta altas horas de la madrugada. La menor hoy se encuentra con severos trastornos de conducta. La verdad sobre el cruel ataque sexual se develará durante el juicio. La madre de la víctima resumió la situación con la frase: “La destruyeron y ya no es la misma”.