Inicio » Destacado » Ucrania acusa a Rusia de querer una tercera guerra mundial
Yatasto

Ucrania acusa a Rusia de querer una tercera guerra mundial

Se recalienta la disputa. El primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, acusó a Rusia de querer desencadenar una tercera guerra mundial, al apoyar la insurrección separatista en el este y pidió a la comunidad internacional cerrar filas “contra la agresión rusa”.
“Los intentos de agresión del ejército ruso en el territorio de Ucrania provocarán un conflicto en el territorio de Europa. El mundo no ha olvidado la Segunda Guerra Mundial y Rusia quiere desencadenar una tercera guerra mundial”, planteó Yatseniuk en el Consejo de Ministros.
Para el primer ministro, el apoyo de Rusia a “los terroristas en Ucrania constituye un crimen internacional. Pedimos a la comunidad internacional que se una contra la agresión”.
Junto a la escalada verbal, Ucrania seguía determinada ayer a mantener la ofensiva militar contra los separatistas prorrusos del Este, activamente apoyados -según Kiev- por Moscú.
El gobierno interino de Kiev, que es prooccidental, califica de “terroristas” a los insurgentes prorrusos que ocupan inmuebles públicos en varias ciudades de las regiones de Donetsk y Lugansk, a menudo encapuchados, a veces armados y con uniformes sin insignia.
El ejército ucraniano intentará bloquearlos en su bastión de Slaviansk, anticipó el jefe de la administración presidencial, Serguei Pashinski. “Las unidades ucranianas lanzaron una segunda fase de la operación, que consiste en bloquear Slaviansk e impedir que lleguen refuerzos”, indicó.
Un helicóptero del ejército ucraniano fue alcanzado ayer por un disparo de lanzacohetes cuando se posaba en el aeródromo de Kramatorsk, y el piloto resultó herido.
Los vehículos blindados del ejército ucraniano habían lanzado el jueves un ataque contra Slaviansk, antes de retirarse; Kiev afirma que cinco separatistas resultaron muertos. Frente a la ofensiva ucraniana, Rusia amenazó con una intervención militar para defender sus intereses y los de la población de origen ruso en la región. Lanzó además maniobras militares, con participación de su aviación, en la frontera con Ucrania.
Al presidente ruso Vladimir Putin, la canciller alemana Angela Merkel expresó su preocupación por la situación. Washington, por su lado, acusó a Moscú de “no haber tomado la menor iniciativa” para aplicar el acuerdo de Ginebra, para reducir la tensión en Ucrania. “Es un error que puede costar caro”, dijo el secretario de Estado, John Kerry, quien acusó a Rusia de realizar “desmesurados esfuerzos” para sabotear el proceso democrático con una “grosera campaña de intimidación” en Ucrania.
La exrepública soviética convocó una elección presidencial el 25 de mayo para reemplazar al depuesto jefe de Estado Viktor Yanukovich, prófugo ahora en Rusia.
“No disponemos de tiempo para parar esta locura”
Las potencias occidentales amenazaron a Rusia con nuevas sanciones. “No disponemos de mucho tiempo para detener esta locura”, declaró el ministro alemán de Relaciones Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, en una conferencia de prensa que dio en Túnez, junto a su par francés, Laurent Fabius.
Los presidentes estadounidense, Barack Obama, y francés, Fran‡ois
Hollande, como los jefes de gobierno británico David Cameron, italiano Matteo Renzi y alemán Angela Merkel, hablaron durante una conversación telefónica de la posibilidad de decretar nuevas sanciones contra Rusia.
Todos exigieron que Rusia se abstenga de “declaraciones provocadoras o maniobras de intimidación”, señaló la presidencia francesa. La Casa Blanca insistió ayer con la necesidad de trabajar juntos a través del G7 y de la UE para imponer sanciones a Rusia.
Ya nada parece detener el enfrentamiento entre Moscú y Occidente, mientras que la tensión aumenta cada día en el este de Ucrania entre el gobierno central y los separatistas. Un helicóptero del ejército ucraniano fue alcanzado ayer por un disparo de lanzacohetes.
A unos kilómetros de allí, el bastión prorruso de Slaviansk está parcialmente asediado tras el breve pero mortífero asalto lanzado por tanques del ejército ucraniano.
El presidente interino de Ucrania, Olexandre Turchinov, indicó haber instaurado “un bloqueo” de Slaviansk para impedir que lo prorrusos envíen refuerzos. Sin embargo, el gobierno dijo que no lanzará un nuevo asalto, que podría causar víctimas. “No entregaremos la ciudad”, respondió el líder insurgente, Viatcheslav Ponomarev.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*