Inicio » Destacado » Un policía acusó a Walter Lasi por desviar la investigación
Yatasto

Un policía acusó a Walter Lasi por desviar la investigación

“Nos llevó a 300 metros de El Mirador y siempre pasaba por caminos que ya habíamos recorrido”. Los peritos confirmaron que del arma Bataan efectuaron el disparo que mató a Cassandre Bouvier.

La novena jornada marcó un nuevo récord en el histórico juicio que se lleva a cabo por el doble crimen de las turistas francesas Cassandre Bouvier y Houria Moumni. Si bien fue el día en que menos testigos hubo (fueron cinco), se extendió hasta las 19.30 y un policía acusó directamente a Walter Lasi, padre de uno de los imputados. Se trata del Sargento Ayudante Tiburcio Arias (uno de los pocos efectivos que no fue ascendido tras los hechos), quien participó del hallazgo de los cadáveres el 29 de julio de 2011 y dijo que “Percha” -como le dicen a Lasi-, “nos llevó 300 metros arriba de El Mirador y como no encontramos nada, él tomó los mismos caminos que ya habíamos recorrido y luego quiso bajar sin encontrar los cuerpos”.
“Eso me llamó la atención, así que le volví a preguntar sobre la denuncia de los turistas y recién ahí me dijo que habían visto una persona tirada a un costado, cerca de El Mirador”. “Cuando encontramos a las jóvenes, Lasi jamás se acercó y no estaba sorprendido, pero si preocupado”.
“Le comenté al comisario Néstor Piccolo sobre esta situación porque para mí, Lasi sabía donde estaban los cuerpos”.
“Antes de encontrar los cuerpos, Nicolás Olaciregui e Ignacio Poodts (dueños de Puma Expeditions), buscaban a la par mía, pero Lasi lo hacía sin ánimos”.
Por último, Arias, que trabajaba en la subcomisaría de San Lorenzo dijo que a los imputados Lasi, Santos Clemente Vera y Daniel Vilte jamás los vio juntos.
Las armas secuestradas
Luego fue el turno del perito en Balística Simón Pistán, quien investigó sobre el arma calibre 22 secuestrado y tres proyectiles; uno que se encontraba en el cuerpo de Cassandre y los otros dos hallados de manera sorpresiva 72 horas después del espeluznante descubrimiento.
Pistán aseguró que tras realizar un minucioso trabajo, pudo detectar que el arma no coincidía con la bala del cadáver, pero si con los dos plomos que estaban a simple vista en El Mirador y que Piccolo sospechó de que se trataban de pruebas plantadas.
Al efectivo le consultaron sobre esos misteriosos proyectiles y dijo que si se habría disparado a tres metros, estos habrían estado enterrados y no a la vista de cualquiera que rastrillaba el lugar.
Más tarde fue el turno del suboficial principal José Puca, que estuvo el día en que se encontraron esas supuestas pruebas y era guiado por el imputado por encubrimiento Omar “Pajarito” Ramos.
Al respecto, el policía dijo que le llamó la atención que Ramos se adelantaba en todo momento e “iba solo y si bien nos tenía que trasladar a otro puesto, nos llevó a la zona de El Mirador”.
Esto provocó que el imputado, quien el primer día se negó a declarar, quiera dar su palabra y lo hizo minutos después.
“Pajarito” dijo que “siempre, no solo en este caso, estuve a disposición de la Policía”.
“Yo fui a El Mirador porque la policía me pidió que antes de ir al puesto Florinda pasemos por ahí y por un camino alternativo para documentar más pruebas, pero en ningún momento fui solo, porque estuve todo el tiempo con un oficial que tenía el pelo largo y “colita’”.
Más tarde, Ramos comentó que “Walter Lasi, a quien conozco de toda la vida, me pidió el 4 o el 6 de agosto que me lleve el rifle de su padre porque no tenía papeles y tenía temor que la policía le pegue, como ya había pasado en esos días con la gente de la zona”.
“Nunca desconfié de él, pero yo le dije que no quería tener un arma porque jamás tuve y menos una que no sea mía, pero me pidió que se la acerque a su hermano Enrique, quien luego se la dio a Eduardo “Chato’ Sandoval”, el otro acusado por encubrimiento.
“Durante 25 años trabajé con turistas y jamás tuve un percance. Esto que pasó es horrible y nosotros siempre tuvimos un lema: Dios, Patria y Tradición”. “Si sabía de qué se trataba, hubiese denunciado a la Policía, no tengan ninguna dura”, le dijo al Tribunal.
Luego, hubo un careo entre Ramos y el suboficial Puca, por las versiones diferentes en sus relatos, pero estos mantuvieron sus dichos y rápidamente el efectivo dejó la Sala de Grandes Juicios. En la jornada de ayer también declararon el Subcomisario Héctor Barboza, de Criminalística y el Sargento Ariel Guantay. Barboza contó que trabajó sobre la carabina Bataan secuestrada, de Walter Lasi, y afirmó que la bala que extrajeron desde el cuerpo de Bouvier, corresponde a esta carabina y no así a los plomos de El Mirador.
El profesional, al ser consultado por la escena donde se las encontró a las turistas, dijo que sospecha que ambas pueden haber sufrido los abusos y luego los asesinatos en ese mismo lugar. En la jornada ayer también estaba previsto que declare el oficial Auxiliar Rodrigo Bautista, pero éste recién lo hará hoy. En nueve días de audiencias, pasaron 67 personas y hoy harán lo propio más policías.

La defensora de Ramos, contra Flores

La defensora oficial Clara Estela Castañares de Belmont, quien representa a Omar “Pajarito” Ramos y Eduardo “Chato” Sandoval, se mostró molesta tras las declaraciones del exsegundo jefe de la Brigada de Investigaciones, Miguel Flores, del viernes pasado. Cabe recordar que el actual comisario inspector dijo que “Néstor Piccolo (quien por ese entonces era el titular de la Brigada), sospechaba que “Pajarito’ Ramos plantó los plomos en El Mirador”.
“¿Piccolo le dijo, concretamente, que sospechaba de Ramos? fue la pregunta de Belmont, pero Flores se retractó y dijo que “es una interpretación mía”.
Por ese motivo, la profesional dijo que así como Flores presume que su defendido plantó esas pruebas “yo también presumo que Flores faltó a la verdad”. Con respecto a las declaraciones que realizan algunos efectivos, Belmont dijo que “el testimonio de Tiburcio Arias fue de suma importancia”, porque se refiere al nerviosismo que portaba Walter Lasi al momento del hallazgo de los cuerpos.
“Tras los dichos del comisario Miguel Flores, el nombre de mi defendido Ramos se vio perjudicado y eso me afectó profundamente”, comentó.
“En el juicio quedó demostrado que Ramos es una persona que tiene un muy buen concepto de todas los que viven en San Lorenzo”, agregó.
Con respecto a las declaraciones de Puca, la defensora oficial también mostró su descontento y comentó que por ese motivo “Pajarito” quiso declarar.
En el careo, Ramos volvió a repetir que jamás dejó a los policías atrás, ya que “un oficial siempre me acompañó”.
“A Vera lo busqué para que nos ayude y él se sumó minutos después antes de llegar a la zona de El Mirador”. “En el trayecto nos demoramos porque los policías antes de subir, se pararon a comprar “coca’ y cigarrillos en un negocio del barrio Mariano Moreno”, recordó el imputado por encubrimiento. Cabe recordar que tanto él como “Chato” Sandoval, llegaron al juicio en libertad.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*